Chaco. Un nuevo y alarmante desmentido del director de Bosques

                           Confirman los desmontes y las explotaciones forestales
 
CENTRO NELSON MANDELA

Se hace imprescindible aclarar varias cuestiones de notable interés público que están relacionadas con las graves y alarmantes declaraciones formuladas por el director de Bosques, Miguel Ángel López, publicadas en el suplemento Sáenz Peña de Diario Norte y en la sección Interior del diario Primera Línea de las ediciones del viernes 14 de junio. López calificó como una “canallada” el informe que Telenoche, el noticiero central de Canal 13 de Buenos Aires, realizó sobre los desmontes y las explotaciones forestarles que se producen en el Chaco. El ingeniero se dedicó nuevamente a desmentir y a refutar un informe. Con sus declaraciones también descalificó la tarea que desarrolla el Centro Mandela en lo relacionado con el esclarecimiento público del sistemático avance de los desmontes, que en un proceso creciente viene afectando el frágil equilibrio ambiental chaqueño.
Particularmente nos preocupa la información brindada por este funcionario público en el tramo que figura desarrollado en recuadro por Diario Norte, potenciado por el contexto de la extensa nota descalificatoria que se le realizara a López, quien efectuó afirmaciones que -involuntaria o intencionalmente- fueron erróneas o falsas en relación a la participación de Osvaldo Ramón Maldonado y del Centro Mandela en la etapa de producción de la nota periodística que Canal 13 puso al aire bajo el título “Hecha la ley, hecho el desmonte”. Repitiendo la misma conducta pública que desplegó en otras oportunidades, esta vez el director de Bosques dijo - refiriéndose a los desmontes en donde se realizaran las entrevistas- que “descubrimos que este topado y las imágenes son de 2006”. Esta declaración, entre otros conceptos y manifestaciones realizadas por López, estuvieron finalmente dirigidas a calificar al informe periodístico como una “canallada”. Lo cierto y concreto es que en los tramos que opinamos, lo hicimos sobre desmontes realizados poco antes de nuestra visita. Sin embargo, López nuevamente salió a desmentir, tal cual lo hizo cuando cuestionó la denuncia pública de Greenpeace sobre los desmontes silvopastoriles, clandestinos o mal realizados en zona amarilla, que luego se demostró que se produjeron y que pusiera en evidencia el mal desempeño de este funcionario, que evidentemente cuenta con el apoyo del ministro del área y del gobernador.
La cronología de nuestra participación en la investigación periodística
En primer término visitamos una mega-carbonera ubicada en el Paraje Pampa Vargas, aproximadamente a 12 kms de Tres Isletas. El viernes 29 de marzo visitamos el lugar. Estaban quemando 47 hornos y preparaban 5 más para totalizar 52. El objetivo era llegar a 60 unidades. Encontramos hornos de 8, 9 y 10 metros cúbicos, que elaboraban de 12 a 15 toneladas de carbón cada 15 días. También existían hornos más grandes, del que pueden sacar de 20 a 22 toneladas de carbón. En la carga de los hornos combinan quebracho colorado con carandá y quebracho blanco con guayacán, aunque también utilizan otras maderas. Queman las mencionadas especies, fundamentalmente carandá y quebracho colorado, porque exportan a Chile, que utiliza carbón de altas calorías para sus industrias siderúrgicas. Usan despuntes, ramas y rollos de árboles enfermos y sanos, de modo de que no se respeta el régimen legal vigente. Diariamente entran a la carbonera de 8 a 10 camiones, que cargan de 28 a 30 toneladas de madera, lo que permite comprender que el promedio diario que ingresa a la playa se aproxima a las 300 toneladas. Para entender lo que esto significa, vale señalar que un árbol de quebracho colorado de 10 metros de altura y de 50 cm. de diámetro pesa 2 toneladas de fuste y 2 toneladas de despuntes y ramas. O sea que si las 300 toneladas fueran solamente de quebracho colorado, significa que consumirían -como mínimo- 75 árboles por día; sin embargo, como utilizan más fustes que despuntes y ramas, en realidad están quemando no menos de 100 árboles por día. La misma proporción se aplica para el carandá y el guayacán, mientras que el quebracho blanco tiene una leve diferencia en menos en su peso, de manera de que supone la utilización de un mayor número de árboles porque es más liviano.
Por lo tanto, es extraordinario el impacto ambiental que genera el funcionamiento de esta mega-carbonera, lo que pone en duda la eficiencia de los controles a cargo de la dirección de Bosques, que en el caso es fácil de ser realizado porque la carbonera tiene una sola tranquera de ingreso y una sola picada de acceso; sin embargo, queman rollos sanos.
Desmonte chico
El sábado 30 de marzo visitamos un predio que presentaba un desmonte, ubicado en el Paraje Raíz Chaqueña, a 50 kms en dirección oeste de Tres Isletas, frente a la tranquera de la propiedad comunitaria indígena que fuera comprada por la empresa cordobesa Bajo Hondo, violando la prohibición establecida por el inciso 17 del artículo 75 de la Constitución Nacional, que establece la prohibición de venta de las propiedades comunitarias aborígenes.
El monte intervenido tiene una extensión aproximada de 40 hectáreas. Al tiempo de la visita ya habían retirado toda la madera con valor comercial. Los restos forestales, que erróneamente se considera sin valor maderable, estaban acordonados para ser quemados apenas se produzcan las primeras heladas. Cuando visitamos el predio no se exhibía el cartel obligatorio que publicite la autorización del desmonte por parte de la Dirección de Bosques, por lo que debimos presumir que era un desmonte clandestino o ilegal. Allí se efectuaron las entrevistas.
Desmonte grande
Ese mismo día visitamos un desmonte bastante grande, que también se produjo en el Paraje Raíz Chaqueña. Tenía una extensión aproximada de 200 hectáreas. Las coordenadas son S 26º 17.823’ W 060º 42.179’, S 26º 17.453 W 060º 42.173’, S 26º 17.453’ W 060º 42.015’, tomando dos vértices del desmonte desde la picada. No sacaron la madera. Los restos forestales eran visibles, pero las enredaderas y el gathon paning (pasto combustible) que plantaron cubrían los restos, que suponemos serán quedamos con las primeras heladas. El desmonte se produjo en zona verde. Cuando visitamos el campo, no exhibía el cartel obligatorio que publique la autorización, por lo que debemos presumir que era un desmonte clandestino o ilegal. Aquí también se realizó una entrevista. Este desmonte fue visitado el jueves 13 de este mes por funcionarios de la dirección de Bosques, orientados por Osvaldo Ramón Maldonado.
Dos mega desmontes
Ya sin el acompañamiento de Chala Maldonado, con el quipo periodístico de Canal 13 visitamos dos predios que presentaban grandes desmontes, ubicados en el límite entre los departamentos Maipú y Güemes, a los que se llega a través de la picada que divide ambos departamentos, camino por el que se llega al Paraje Bella Vista. Las Coordenadas, desde el esquinero Oeste, sobre la picada, es S 26º 21.153’ W 060º 48.259’; desde el esquinero Este, también sobre la picada, es S 26º 07.066’ W 060º 43.227’. En este predio se realizó una entrevista.
El titular de los predios es Crebus S.A. El total de la superficie desmontada fue de 490 y 850 hectáreas en cada uno de los campos. La autorización de desmonte habría sido otorgada por la Dirección de Bosques a través del sistema de cambio de uso de suelo. No exhibía carteles, a pesar de que es una grave infracción, por si misma. La falta de cortinas vegetales o la insuficiencia de las que vimos, también son infracciones graves.
Los dos grandes desmontes están ubicados cerca de la línea de inicio de la zona amarilla, a 28 kilómetros de la misma; por lo tanto, comparten los riesgos agroclimáticos. Por ese motivo es que cuando recorrimos la zona notamos que no existían chacras, por lo que entendimos que la zona no es apta para la agricultura intensiva que suponemos se aplicará en los predios a través del cultivo de la soja. Los suelos y las precipitaciones promedios en la zona, a largo plazo (50 años), indican un caudal anual que no supera los 800 milímetros, situación que se agravó en el curso de la última década, en la que perdimos el equivalente a un año de lluvia. Además, debe tener en cuenta que en el largo verano (7 meses) el sol al mediodía provoca temperatura cercanas a los 60/70 grados, lo que constituye uno de los factores más duros que generan severos riesgos agroclimáticos, que se caracterizan por el intenso calor y poca agua de lluvia, que se concentran en marzo y noviembre de cada año. Por lo tanto, es incierto el destino de estos predios cuando sean sometidos a los trajines demoledores de la agricultura intensiva.
Explotación del monte algarrobo en propiedad comunitaria de la Megue
Visitamos la explotación forestal que con intensidad se realiza en la propiedad comunitaria indígena de la Meguesoxochi, ubicada en el Interfluvio, frente al casco urbano de Villa Río Bermejito, en el Paraje que ahora la comunidad aborigen llama “El Naranjo” y que los criollos mencionan como el campo de quién en vida fuera Cayetano Palavecino, que ocupó el lugar hace aproximadamente 80 años, continuando con la posesión algunos de sus hijos. Recientemente el indígena qom Roberto Maidana hizo su pequeño rancho en el lugar; sin embargo, vive en el caso urbano de Villa Río Bermejito con su compañera, que es la hermana de Zenon Cuellar, presidente de la asociación civil indígena que es titular de la propiedad comunitaria, quién se encarga de obtener autorizaciones para explotar el monte de algarrobo.
Están talando descontroladamente los mejores algarrobos del lugar, incluso los que forman parte del monte de galería del Rió Bermejito, que prácticamente ya está seco a la altura del puente La Sirena, que está a pocos kms al norte de Villa Río Bermejito. Están destruyendo el ecosistema del lugar. Es muy poco el dinero que le queda a la familia indígena a las que se les hace firmar las solicitudes de los permisos para explotar el monte de algarrobo, haciéndoles aparecer como pequeños productores que no lo son. Es evidente que para diezmar el monte de algarrobo, para explotarlo hasta su extinción, los explotadores forestales cuentan con la ineficiencia, la complacencia o la corrupción del sistema institucional y político. Si hubieron resuelto impedir la explotación forestal clandestina debían controlar los puentes “La Sirena” y “Santa Ana”, que son los únicos lugares por los que pasan los camiones cargados con rollos.
Nuevamente atropellaron
Esta vez el director de Bosques y sus colaboradores avanzaron un poco más que en otras ocaciones. Al mediodía del pasado día jueves 13 tres personas del organismo se hicieron presentes, con pocas muestras de simpatía, en la humilde casa de Osvaldo Ramón Maldonado, ubicada cerca de los desmontes que Telenoche pusiera al aire. Los acompañó para ver un desmonte ubicado en el Paraje Raíz Chaqueña. Los funcionarios públicos miraron y permanecieron en silencio. Frente a este predio una topadora estaba desmontando. Los visitantes dijeron que no podían entrar al lugar. Después Maldonado propuso que visitaran otro desmonte cercano, pero no quisieron hacerlo. A la noche del mismo día llegó al rancho de Maldonado el director de Bosques, con dos personas más y el intendente y le dijeron que “deje de joder con el desmonte. Que ellos ya conocen la casa y la familia, prometiéndole un sueldo y un manejo de monte, que le pagarán si se calla y no hace más denunciadas por las topadoras”. Maldonado invitó a los funcionarios a mirar el trabajo de la topadora y le volvieron a decir que no podían entrar donde se estaba topando “porque seguramente tenían permiso”.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento