Chile: Senado discute extender subsidio forestal que favorece a grupos económicos

Como primer tema de la tabla del Senado, a partir de las 16 horas del martes 11 de junio, está el Proyecto de ley, en segundo trámite constitucional, sobre fomento forestal. Este modifica y extiende los incentivos a la forestación establecidos en el Decreto Ley N° 701.
Esta es una ley que viene de la dictadura militar y subsidia a las grandes corporaciones con monocultivos de pino y eucaliptus en territorio mapuche. Este proyecto, que promueve la desigualdad, atenta contra la biodiversidad y es una nueva burla a las demandas del pueblo mapuche, ha sido calificado de “suma” urgencia.
El texto legal sometido a tramitación legislativa para extender el D.L N° 701, por 20 años, presenta numerosas falencias tanto de forma como de fondo, las cuales han sido explicitadas por organizaciones y comunidades mapuches y que van desde el incumplimiento de la Consulta Previa, que no existe una evaluación social ambiental y económica de la aplicación de este decreto durante casi 40 años, y hasta que Chile no cuenta con una institucionalidad forestal pública que pueda administrar esta nueva ley.
El gobierno, en medio de una férrea oposición de comunidades y organizaciones, viene promoviendo este proyecto que busca fortalecer la forestación a nivel nacional por medio de la prórroga del Decreto Ley y que apunta principalmente a intensificar la introducción de especies de pino y eucaliptus a suelos de comunidades y campesinos chilenos, hecho que a la postre significa beneficios para las corporaciones forestales, quienes no están comprando más tierra y esto les ayuda a anexar estos terrenos a sus intereses industriales por cuanto regulan los precios del mercado y pueden adquirir las cosechas de las plantaciones evitando riesgos.
En Chile, de acuerdo a la información oficial sostenida por la Corporación Nacional Forestal (CONAF) al 2011, las plantaciones forestales son de dos millones setecientas mil hectáreas de superficie, lo que corresponde al 3.1 % total de la superficie nacional, sin embargo, con las políticas de incentivo, expansión y proyección, estas bordean o habrían superado las tres millones de hectáreas a finales del 2012.
Dicho modelo fue impuesto en la dictadura militar y con amplia apertura en los denominados gobiernos democráticos a través de diversos acuerdos comerciales multilaterales, cuya producción se ha basado en la instalación sistemática de monocultivos a gran escala de especies exóticas de pinos y eucaliptus para abastecer plantas de celulosa, aserraderos y productos madereros principalmente con fines de exportación.
Cabe mencionar que en abril del 2012 el diario La Segunda, medio ligado a sectores empresariales, daba a conocer a través de un artículo denominado “Quiénes son los mecenas de la política chilena” sobre el involucramiento de grupos económicos chilenos de la industria forestal, como los Matte (CMPC) y Angelini  (Celco Arauco) en el financiamiento de partidos políticos de la denominada Alianza o Coalición por el cambio y a la Concertación, lo que refleja el nivel de intervencionismo de los intereses empresariales con sectores que en teoría, deberían gobernar y legislar para los intereses de las mayorías.

Por El Clarín de Chile

Entradas populares de este blog

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

¿Cuánto tiempo nos queda? El informe de la ONU en 60 segundos

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques