Indígenas brasileños exigen respeto a sus tierras

Tras ocupar las obras de construcción de la gigantesca hidroeléctrica de Belo Monte, en plena Amazonia, integrantes de la comunidad aborigen decidieron viajar a la capital para expresar su descontento con el gobierno central, por la falta de respuestas de integrantes del gabinete presidencial.
Los aborígenes desplegaron un cartel que dice “Respeten nuestro derecho” en las afueras de la sede de la Funai que bloquea la entrada e imposibilita el acceso a esas instalaciones
Los indígenas brasileños esperan que el gobierno central les de respuestas a sus demandas, piden que se respeten sus derechos y además exigen al gobierno central que cumpla la Constitución, de la que dijeron podrían haber nuevos decretos sobre los territorios indígenas y la posibilidad de explotación minera. "Queremos que a los indígenas nos consulten sobre todo eso", dijo un líder aborigen.
Unos 150 indígenas de la Amazonia brasileña ocupan este martes la sede de la Fundación Nacional del Indio (Funai) en Brasilia (capital) para pedir que se les consulte sobre la construcción de la represa Belo Monte, así como para mostrar su rechazo a posibles reformas legislativas que aseguran afectarán sus territorios.
Tras ocupar las obras de construcción de la gigantesca hidroeléctrica de Belo Monte, en plena Amazonia, integrantes de la comunidad aborigen decidieron viajar a la capital para expresar su descontento con el gobierno central, por la falta de respuestas de integrantes del gabinete presidencial.
"Lo que queremos es que se respete la Constitución, que deja muy claros los derechos indígenas. El gobierno está creando varios decretos, pasando por encima de nuestros derechos sobre nuestros territorios y construyendo hidroeléctricas.
Queremos que nos consulten sobre todo eso”, dijo el líder indígena Valdenir Munduruku.
"Queremos salir mañana (miércoles), viajar de retorno a nuestras tierras, pero antes tiene que haber compromisos. Estamos aquí en la Funai porque debería ser nuestro organismo, pero no defiende a los indígenas, sino al gobierno", dijo otro líder, Josias Munduruku.
Los aborígenes desplegaron un cartel que dice “Respeten nuestro derecho” en las afueras de la sede de la Funai que bloquea la entrada e imposibilita el acceso a esas instalaciones.
La construcción de Belo Monte, destinada a ser la tercer mayor represa hidroeléctrica del mundo, ha generado fuerte rechazo de las comunidades indígenas de la región, que aseguran que aunque no tiene lugar directamente en sus tierras, afectará su hábitat, y denuncian que no fueron consultados.
Los grupos étnicos manifestaron su preocupación porque aseguran que en el Congreso y a nivel del Ejecutivo cambiarán estatutos relacionados al reconocimiento de las tierras aborígenes, y la posibilidad de explotación minera.
En Brasil, con una población de 194 millones de habitantes, viven casi 897 mil indígenas de 305 etnias, ocupando el 12 por ciento del territorio, pero todavía hay muchas áreas pendientes de reconocimiento oficial, especialmente en las áreas de desarrollo agrícola.
A inicios del mes de mayo, un grupo de 200 indígenas de varias etnias paralizaron la construcción de la represa Belo Monte en reclamo de estudios ambientales y denunciaron maltrato por parte de la policía.
“Nos están apuntando armas a la cabeza, sitian nuestros territorios con soldados y camiones de guerra; hacen que los peces desaparezcan; se roban los cuerpos de nuestros antepasados enterrados en nuestra tierra y lo hacen porque tienen miedo de oírlos", se pudo leer en una carta que enviaron al gobierno central el Consejo Indigenista de Misionario (Cimi) y la Xingú Vivo Para Siempre.
La hidroeléctrica de Belo Monte constituye uno de los principales proyectos del gobierno federal para garantizar la futura demanda de energía y su culminación está prevista para 2015. Dicha represa tendrá la capacidad de generar de 11 mil 233 megavatios.

RNV http://www.rnv.gov.ve - Imagenes: aoni.com - justiciaenlosandes.org

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia