viernes, 26 de febrero de 2016

El aumento del nivel del mar en el siglo 20 fue el más rápido en 3 mil años

Si seguimos emitiendo gases de efecto invernadero a este ritmo, el aumento puede acelerarse aún más y sepultarnos bajo catástrofes climáticas.

El calentamiento global podría tener un impacto mucho mayor de lo que se cree en el aumento del nivel de mar, poniendo en riesgo las vidas de millones de personas en todo el mundo. Así lo indica un equipo internacional de científicos que encontró que los niveles globales de los mares aumentaron unos 14 centímetros en el último siglo. Más del doble de lo que sería sin el calentamiento global.
Para estimar el nivel del mar a nivel planetario, el equipo tuvo que desarrollar una nueva base estadística usando indicadores geológicos del nivel del mar, como atolones de coral, sitios arqueológicos y ciénagas de 24 lugares alrededor del mundo. La base de datos también usó registros de altura de mareas de los últimos 300 años. Tomando toda esta información, reunieron datos de más de 3 mil años.
“No hay un registro local que mida niveles del mar globales”, dijo en una declaración Robert Kopp, autor principal de la investigación y profesor asociado en el Departamento Rutgers de Ciencias Planetarias y de la Tierra. “Cada uno mide el nivel del mar en un lugar en particular, influido por una serie de procesos que le hacen diferir del estado global. El desafío estadístico es dar con una señal global. Eso es lo que nos permite hacer nuestro enfoque estadístico”.
Los resultados del estudio se publicaron en Proceedings of the National Academy of Sciences y muestran que los niveles del mar se elevaron y cayeron en los últimos tres milenios. Por ejemplo, desde el año 1000 hasta el 1400, el nivel declinó unos 8 centímetros. Esto coincide con un período de enfriamiento global conocido como la Pequeña Era del Hielo. En ese tiempo la Tierra se enfrió aproximadamente 0,2ºC.
“Es impactante ver que ese cambio en el nivel del mar se relacionó con ese leve enfriamiento”, señala Kopp. Así es que no es sorprendente que ahora estemos viendo un aceleramiento en el aumento del nivel del mar. La temperatura global promedio de hoy es aproximadamente 1ºC mayor a lo que fue a fines del 1800.
Este nuevo modelo de mediciones también se usó para predecir el aumento del nivel del mar hacia el año 2100. El alza depende mucho de la cantidad de gases invernadero que los humanos generemos en los próximos 84 años. Estos hallazgos coinciden con los de otro estudio publicado en el mismo medio científico la última semana.
De acuerdo al estudio de Kopp, si la concentración de gases invernadero alcanza un nivel tope en esta década, el aumento del nivel del mar tendrá un valor de 38 centímetros. Si continúa la emisión de gases y sigue aumentando a este ritmo durante el siglo 21, el promedio del alza sería de 76 centímetros a nivel global.

Traducción CCV.
Fuente IFLScience.

------------
La Antártida a ‘merced’ del CO2


Es la conclusión de una nueva reconstrucción de cómo respondieron las capas de hielo de la Antártida al clima durante el último periodo en el que el dióxido de carbono atmosférico llegó a niveles como los que se espera que ocurran dentro de unos 30 años.

Las capas de hielo de la Antártida son más vulnerables al incremento del dióxido de carbono atmosférico (CO2) en la atmósfera de lo que se pensaba. Es la conclusión de una nueva reconstrucción de cómo respondieron las capas de hielo de la Antártida al clima durante el último periodo en el que el dióxido de carbono atmosférico llegó a niveles como los que se espera que ocurran dentro de unos 30 años. También se tuvieron en cuenta los resultados de núcleos de sedimentos revelados en un documento complementario. Por una parte, investigadores dirigidos por Edward Gasson y Robert DeConto, de la Universidad de Massachusetts Amherst, con colegas de la Universidad Estatal de Pensilvania, en Estados Unidos, y GNS Science, en Nueva Zelanda, informan de los resultados de un estudio de modelado del clima y la capa de hielo. Por otro lado, Richard Levy, de Nueva Zelanda, y sus colegas de la 'National Science Foundation's Antarctic drilling program' (ANDRILL) aportan las conclusiones de un análisis de un núcleo de sedimento de 3.735 pies (4.168 metros) del estrecho de McMurdo para reconstruir la historia de las capas de hielo de la Antártida. Los autores, cuyas conclusiones se publican en 'Proceedings of the National Academy of Sciences', afirman que, en su conjunto, los resultados ponen de manifiesto que grandes cambios en las capas de hielo de la Antártida pueden ser posibles a niveles más bajos de dióxido de carbono en la atmósfera que lo que han demostrado estudios anteriores. Gasson explica que los científicos del clima han buscado durante mucho tiempo crear un modelo que simule condiciones similares a las experimentadas durante la primera mitad del Mioceno, según lo establecido por los datos de núcleos de sedimentos. Esa fue probablemente la última vez que los niveles de CO2 atmosférico fueron ligeramente superiores, unas 500 partes por millón (ppm), que el nivel de 400 ppm alcanzado el año pasado, y las temperaturas medias globales fueron alrededor de 3 a 4 grados centígrados más altas que en la actualidad. Pero esto no quiere decir que la fusión de las capas de hielo de la Antártida elevará los niveles globales del mar inmediatamente, tranquilizan los investigadores. "Las capas de hielo tardan cientos de años en responder, por lo que aunque el CO2 puede estar al mismo nivel que durante el Mioceno en los próximos 30 años, esto no significa que se vayan a fundir en 30 años", matiza Gasson. Entender cómo las enormes capas de hielo de la Antártida responderán al calentamiento es un objetivo importante para los científicos del clima. Gasson subraya: "Sabemos que la capa de hielo de la Antártida con el tiempo se derretirá si quemamos todas las reservas conocidas de combustibles fósiles, con un incremento del nivel del mar de más de 100 pies (30,48 metros). Lo que estos dos estudios muestran es que la capa de hielo de la Antártida también es vulnerable a niveles mucho más bajos de dióxido de carbono de lo que se creía antes. Los intentos anteriores para simular la retirada de la capa de hielo de la Antártida han sido insuficientes porque a pesar de la evidencia geológica directa de que se producían grandes oscilaciones de la extensión de las capas de hielo impulsadas por pequeños cambios en el CO2 atmosférico, era difícil modelarlas en las simulaciones por ordenador. El modelo de Gasson y sus colegas incluye nuevas estrategias clave que mejoran la simulación: emplearon un componente que recoge la retroalimentación entre la capa de hielo y el clima mejor que antes. Los autores del equipo liderado por la Universidad de Massachusetts Amherst señalan que su trabajo "en gran medida resuelve la discrepancia entre los registros geológicos y los modelos de la capa de hielo que habían existido anteriormente". ep

Fuente: http://www.ecoticias.com