jueves, 11 de febrero de 2016

El cóndor de California ‘contra las cuerdas’


De punta a punta de sus alas, el cóndor californiano puede llegar a medir tres metros. Esto hace también que tenga un peso importante: según la revista National Geographic, estos animales pesan entre ocho y 14 kilos, llegando a vivir unos 60 años. Se alimenta principalmente de carroña.


El cóndor de california es el ave capaz de volar más grande de América del Norte. Se trata de una de las dos especies de cóndor que existen en el mundo: la otra, el cóndor andino, habita en América Latina. En la actualidad, este gran carnívoro se encuentra "en peligro crítico", según la Lista Roja de Animales en Peligro de Extinción.
CARACTERÍSTICAS Y HÁBITAT
De punta a punta de sus alas, el cóndor californiano puede llegar a medir tres metros. Esto hace también que tenga un peso importante: según la revista National Geographic, estos animales pesan entre ocho y 14 kilos, llegando a vivir unos 60 años. Se alimenta principalmente de carroña. Se trata de animales que destacan por su intenso color negro, con manchas blancas en la parte inferior de las alas. También es característica de esta especie su cabeza calva, cuyo color depende: las aves jóvenes tienen la piel grisácea, mientras que las más mayores la tienen amarilla o naranja. La Lista Roja de Animales en Peligro de Extinción explica que los cóndor californianos solían vivir en todo el Oeste Norteamericano, pero ahora sólo se encuentran en pequeñas áreas de California, Utah y Arizona. AMENAZAS E INTENTOS DE REGENERACIÓN El hombre es el principal responsable de la desaparición de este animal: la caza furtiva, los envenenamientos y la pérdida de hábitat son los factores mencionados por la Lista Roja. Para evitar su pérdida, en 1982 se rescató a un total de 22 individuos --los únicos que quedaban vivos en ese momento-- y se les llevó a un ambiente en cautividad. Entre las medidas llevadas a cabo para lograr la supervivencia de estos animales destaca la 'doble nidada'. Como los cóndor sólo tienen una cría al año, se optó por quitar su huevo del nido y llevarlo a una incubadora. Esto 'forzaba' a las hembras a poner otro huevo, con lo que finalmente nacían dos individuos al final del año (el del niño y el de la incubadora), en lugar de uno. Fue en 1992 cuando los primeros cóndor nacidos en cautividad se liberaron en la naturaleza. Desde entonces, los intentos por que el animal no se extinga continúan. En abril de 2012 su población había aumentado hasta los 405 animales, de los que 226 vivían en libertad. ep

Fuente: http://www.ecoticias.com