miércoles, 10 de febrero de 2016

Las poblaciones de peces en el Mediterráneo al límite


El 96% de los stocks de la UE están sobreexplotados, con niveles de pesca hasta tres veces superiores a los niveles sostenibles. En el caso de poblaciones como la merluza, el salmonete de roca, el rape negro y la bacaladilla, los actuales índices de mortalidad por pesca son seis veces superiores a los niveles sostenibles (RMS).

En vísperas del Seminario de alto nivel sobre el estado de las poblaciones de peces en el Mediterráneo (Catania, 9-10 de febrero de 2016) organizado por la Comisión Europea, MedReAct advierte que a las poblaciones del Mediterráneo se les está agotando el tiempo. Mientras que el número de poblaciones de peces en aguas del Atlántico europeo comienzan a mostrar signos de recuperación, los datos científicos en el Mediterráneo muestran en cambio la tendencia contraria. A pesar de historias exitosas como la recuperación parcial del atún rojo, en el Mediterráneo gran parte de las poblaciones de peces sufren sobrepesca y/o están en mal estado, en particular las explotadas exclusiva o principalmente por las flotas de la Unión Europea (UE). Según la Comisión Europea, entre todas las poblaciones evaluadas en el Mediterráneo y Mar Negro encontramos: El 96% de los stocks de la UE están sobreexplotados, con niveles de pesca hasta tres veces superiores a los niveles sostenibles. En el caso de poblaciones como la merluza, el salmonete de roca, el rape negro y la bacaladilla, los actuales índices de mortalidad por pesca son seis veces superiores a los niveles sostenibles (RMS). El 91% de los stocks de la UE compartidos con terceros países se explotan a niveles muy por encima del RMS, con índices de pesca dos veces superiores a los niveles sostenibles. Este es el caso del mar de Alborán, costa argelina, estrecho de Sicilia, etc. En el marco de la Política Pesquera Común de la UE, reformada hace apenas dos años, los límites de pesca deben ajustarse a niveles sostenibles (correspondientes al RMS) a más tardar en 2020. Para cumplir con la política anteriormente mencionada y detener la sobrepesca, los científicos advierten de la necesidad de una reducción media del esfuerzo de pesca en Mediterráneo de entre el 50% y el 60%. En otros términos, se debería reducir la pesca en casi a la mitad. Sin embargo, incluso esto podría no ser suficiente. Un nuevo estudio dirigido por el Dr. Daniel Pauly y Dirk Zeller, enmarcado en el proyecto Sea Around Us, ha "reconstruido" los niveles de captura utilizando datos que no aparecen en las fuentes oficiales (como los de la pesca recreativa, los descartes y la pesca ilegal). Como resultado encontraron que entre 1950 y 2010 las capturas en el Mediterráneo fueron 50% superiores a las capturas oficiales registradas por la FAO y que éstas habían disminuido con más fuerza desde la década de los 90s. Para algunos de los países mediterráneos como Italia, el estudio estima que en el mismo período de tiempo la captura total fue 2,6 veces superior a los datos presentados por la FAO y que la pesca ilegal no declarada representaba el 54% del total de las capturas. Para Francia, las capturas del Mediterráneo fueron más del doble que las registradas en los datos oficiales. En el Mediterráneo español y Golfo de Cádiz, las capturas reconstruidas en el estudio de Coll et al. (2015) resultaron ser mucho más elevadas que en nuestros países vecinos, 70% superiores a los datos declarados. Este último estudio muestra así mismo que la subestimación de la cantidad de peces que realmente se extrae del mar es en parte debido a las vendas no declaradas (mercado negro), la pesca recreativa, la pesca artesanal, la pesca de subsistencia, así como las capturas ilegales y los descartes generados por la actividad pesquera. Lydia Chaparro, miembro de MedReAct, asegura que “los países del Mediterráneo, y especialmente España, deben avanzar sin demora en la aplicación de la Política Pesquera Común y asegurar la recuperación de las poblaciones de peces en el menor tiempo posible”. Y añade “estamos en una situación muy crítica que requiere una serie de acciones inmediatas. Se debe combatir la pesca ilegal, reducir el esfuerzo de pesca, introducir planes de recuperación para las especies con mayor riesgo y establecer zonas de cría que permitan la recuperación del Mediterráneo”.

Fuente: http://www.ecoticias.com - Imagen: ‪nuevamiradaalmar.blogspot.com‬