jueves, 4 de febrero de 2016

La inhumana globalización mundial


Hedelberto López Blanch
Rebelión


Como una bendición para los ricos, por un lado, y una maldición para los pobres, por otra, llegó la llamada globalización capitalista de la economía mundial que ha incrementado constantemente la desigualdad entre las personas y los países del orbe. La selecta reunión de políticos y empresarios conocida como el Foro de Davos, efectuada en los Alpes suizos a mediados de enero, tuvo que escuchar el informe emitido por la Organización No Gubernamental (ONG) Oxfam Intermon donde se confirman las grandes inequidades existentes en el planeta.

Oxfam denunció en un detallado documento que solo las 62 personas más ricas del mundo acumulan más capitales que la mitad más pobres.
En los últimos cinco años (2011-2015) esos 62 acaudalados vieron incrementar sus riquezas en 44% mientras la de la mitad más pobre se redujo en 41%, o sea un millón de millones (un billón).
Los datos puntualizan que desde el año 2000, esa edulcorada globalización que las naciones pudientes y las empresas transnacionales han impuesto en la economía del orbe, motivó que la mitad más pobre de la población recibiera solo el 1% del incremento de la riqueza, mientras hacia los bolsillos del 1% de las personas más ricas fuera a parar la mitad de la riqueza generada en el mundo.
El informe de Oxfam al Foro de Davos, presentado por la responsable de investigación de la organización, Deborah Hardoon, reafirma que la desigualdad está “fuera de control” y que el crecimiento económico, en muchos países, no es sinónimo de mejora de las condiciones de vida de la mayoría de la población.
El documento, lleno de cifras acumuladas años tras años por acuciosos investigadores, señala que el sistema económico cada vez está más orientado a favorecer a los poderosos y en esa dirección se les facilita esconder sus capitales en los llamados paraísos fiscales, cuyas fortunas ascienden ya a 7,6 billones de dólares, una cantidad que supera los Producto Interno Bruto (PIB) del Reino Unido y Alemania juntos.
Los paraísos fiscales se han convertido en uno de los principales mecanismos para que los acaudalados eludan las obligaciones impositivas fiscales que se les podrían exigir en sus respectivos países.
Hay países que durante décadas se han hecho famosos por tener en sus territorios paraísos y Centros Financieros Extraterritoriales (CFE), como Suiza, pero estos entes financieros proliferaron y hoy se encuentran en numerosos países.
Varias Organizaciones No Gubernamentales que se han dedicado a otear esos huecos financieros oscuros aseguran que alrededor del valor equivalente a un tercio del PIB mundial está depositado en esos bancos extraterritoriales y que gran parte del capital móvil hace uso de ellos.
Debido al hermetismo de estas entidades, es casi imposible realizar un estimado del dinero envuelto en esas transacciones. Recientes cálculos ubican la cantidad en siete trillones de dólares, y la mayor parte, cerca de cuatro trillones, son de "ahorros" de personas de muy altos ingresos depositados en el exterior.
En décadas anteriores, Suiza era el imperio internacional a donde iban a parar los capitales de un sinnúmero de compañías o individuos que deseaban mantener, en el más absoluto secreto, la procedencia de su dinero.
Paraísos fiscales se hallan también en Islas Caimán y Gibraltar, dependientes del Reino Unido, así como en Estados Unidos, Liechtenstein, Mónaco, Andorra y San Marino.
Suiza y Gibraltar aparecen en la lista como dos de los paraísos fiscales tradicionales más importantes. En Gibraltar se hallan registradas cerca de 42.000 compañías y sociedades activas según un informe del Fondo Monetario Internacional (FMI).
En esa colonia inglesa se crean anualmente 3.000 nuevas sociedades con una permanencia promedio de cinco años. Más de 8.500 empresas se hallan exentas de impuestos y solo los depósitos en los bancos que se dedican a los negocios fuera de fronteras se calculan en 2.000 millones de libras esterlinas.
Según el último informe de Oxfam, es especialmente el sector bancario el que se beneficia de los paraísos fiscales, ya que toda esta riqueza está gestionada por solo 50 de esas entidades. La ONG añade que de las 200 mayores compañías del mundo, nueve de cada diez tiene presencia en los paraísos fiscales, lo que ha contribuido a que la inversión en estos lugares se haya multiplicado por cuatro desde 2001.
La globalización capitalista de la economía mundial impulsó en los últimos 30 años, la desigualdad entre los habitantes de las 34 naciones pertenecientes a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
Esa institución asegura que la brecha entre ricos y pobres se ha disparado debido a los ajustes fiscales, las subidas de impuestos y los recortes sociales lo cual ha motivado que entre sus miembros, el 10% de los favorecidos posee el 50% de la riqueza, mientras el 40% de los pobres solo tiene el 3%.
Los habitantes de España, Grecia, Irlanda, Portugal, México, países integrantes de la OCDE, han sufrido por la falta de puestos de trabajo, y los ajustes fiscales que afectan al seguro de desempleo, la educación y el acceso a la atención de salud.
Mientras los ricos acumulan montañas de capitales, la pobreza mundial resulta alarmante. Se estima que en Asia Meridional la población que subsiste con un dólar, se sitúa en 535 millones de personas. En Asia Oriental, Sudoriental y el Pacífico, 466 millones y en los Estados Árabes, 15 millones.
En África Subsahariana, 280 millones. En América Latina y el caribe 120 millones de personas sobreviven con dos dólares diarios. En Europa Oriental y en los países de Asia Central 160 millones viven con cuatro dólares al día y en Estados Unidos ya hay 56 millones de pobres.
Estos son algunos de los desastres ocasionados por esa descontrolada globalización que sus propagandistas la definen como un fenómeno de carácter internacional cuya acción consiste principalmente en lograr una penetración mundial de capitales financieros, comerciales e industriales para que el planeta abra espacios a la desnacionalización de los mercados, de las leyes y la política.
¿Podrá el mundo continuar aguantando esa disparidad entre unos pocos ricos y la inmensa mayoría de los más necesitados?

Fuente: ‪www.tumblr.com