lunes, 11 de julio de 2016

Uruguay; Un triunfo de David contra Goliat

   LA TABACALERA PHILIP MORRIS PERDIO LA DEMANDA QUE HABIA INICIADO CONTRA URUGUAY

En su primera gestión, Tabaré Vázquez impuso una fuerte política antitabáquica. PM demandó entonces al país ante el Ciadi, que ayer rechazó las pretensiones de la empresa. El presidente celebró el fallo a través de una cadena nacional.

El Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi) del Banco Mundial falló a favor de Uruguay en un juicio que la tabacalera Philip Morris Internacional (PMI) había iniciado contra el país por medidas que regulaban su actividad. “El Estado uruguayo ha salido ganancioso y las pretensiones de las tabacaleras han sido rotundamente rechazadas”, dijo el presidente Tabaré Vázquez por cadena nacional emitida ayer. El fallo del tribunal internacional también determina que la empresa deberá abonar 7 millones de dólares al gobierno uruguayo y cerca un millón y medio de dólares al CIADI por los gastos judiciales. La tabacalera, por su parte, anunció que no apelará.
La demanda internacional de Philip Morris fue presentada en febrero de 2010 ante el Ciadi en Washington. La tabacalera adujo entonces que Uruguay violaba un tratado de inversiones con Suiza al adoptar medidas regulatorias “inadecuadas y expropiatorias” de la actividad de las tabacaleras. En el curso del arbitraje se imputó a Uruguay el haber actuado contra ese tratado de inversiones infrigiendo daños y perjuicios derivados de una supuesta expropiación y denegación de justicia.
El 1º de marzo de 2006, Uruguay se convirtió en el primer país latinoamericano en prohibir fumar en espacios públicos cerrados. La política antitabaco, conocida como la campaña “Libre de humo de tabaco”, incluyó además aumentos de impuestos en cigarrillos, importantes restricciones a la venta y la obligación de poner imágenes duras con advertencias sobre los riesgos para la salud en porciones extensas de las cajas de cigarrillos.
“Uruguay y el mundo sabrán del satisfactorio resultado obtenido después de largos años de juicio”, anunció ayer el primer mandatario y advirtió: “Ahora cuando intenten moderar un convenio con la amenaza de un litigio, se encontrarán con nuestro precedente”.
Tabaré Vázquez recordó que el país “defendió su poder soberano para dictar normas de advertencias sanitarias, prohibiendo incluso el uso de símbolos o términos tendientes a desvirtuar la falsa sugerencia que algunos cigarrillos son menos nocivos que otros”. Así, señaló el mandatario, el Estado uruguayo –por ese entonces bajo su primera gestión– determinó “la prohibición de publicidad del tabaco” y estableció como requisito “la presentación única y la adopción de normas relativas al etiquetado de las advertencias”. “Las medidas sanitarias para protección de nuestro pueblo han sido expresamente reconocidas (por el tribunal) como legítimas y fueron adoptadas en función del poder soberano de nuestra república”, añadió.
Vázquez afirmó que Uruguay honra y respeta los acuerdos internacionales que asume, “sin perjuicio de reconocer que los acuerdos bilaterales de inversión deben ser interpretados a la luz de otras obligaciones internacionales de Uruguay”, como la protección “de los derechos de las personas, concernientes, nada más y nada menos, que a la vida a la salud”. El presidente uruguayo además ratificó el derecho “a continuar la lucha contra el consumo de tabaco para reducir la pesada carga que esa epidemia pone sobre nuestro pueblo”. De esta forma, consideró, el país expuso que “no es admisible priorizar los aspectos comerciales por encima de la defensa de los derechos fundamentales, como la vida y la salud”.
Los gastos que el fallo del tribunal internacional establece que las partes demandantes deberán abonar ascienden los 7 millones de dólares. Además, según entendió la Ciadi, la compañía con casa matriz en Suiza deberá pagar 1.485.714,08 de dólares por gastos administrativos y por honorarios a la entidad.
A través de un comunicado, la empresa tabacalera señaló: “Durante los últimos siete años hemos cumplido con las regulaciones que se discuten en este caso, así que el resultado de hoy no cambia el status quo”. Además, sostuvo que la compañía nunca cuestionó “la autoridad de Uruguay para proteger la salud pública”. Además, agradeció al Tribunal por su evaluación y apuntó que respeta la decisión.
Luego de considerar que “el diálogo y la diplomacia son importantes para resolver fenómenos sociales complejos”, la empresa expresó su deseo de reunirse con representantes del gobierno uruguayo, “especialmente para explorar marcos regulatorios que permitirían a los miles de fumadores adultos del país tener información y acceso a productos alternativos de riesgo reducido”. Por último, el comunicado de Philip Morris aclara: “PMI ya no hace parte de ninguna reclamación de protección de inversiones”.
La campaña contra el cigarrillo de 2006 le valió a Tabaré Vázquez –de profesión médico oncólogo– el premio del Director General de la Organización Mundial de la Salud, por su contribución a reducir el consumo del tabaco, y por su accionar a favor de la salud y en contra el tabaquismo.

Fuente: Pagina12