En 2018 las emisiones de CO2 se aceleraron al mayor ritmo en cinco años

Estados Unidos, China e India representaron un 85 % de la subida del pasado año, que se debió en una parte importante a la entrada en servicio de nuevas centrales de electricidad producida con carbón, informó la Agencia Internacional de la Energía (AIE), que este martes publicó su informe anual sobre la demanda energética mundial.En 2018 las emisiones globales de dióxido de carbono (CO2), el principal gas causante del calentamiento global, no sólo han seguido creciendo, sino que aceleraron su progresión al 1,7 %, un ritmo no alcanzado desde 2013, a causa sobre todo de China, India y Estados Unidos.

Récord de emisiones de CO2 a la atmósfera
NUEVA DELHI, INDIA
Un cuervo vuela en el cielo contaminado de Nueva Delhi, India. EFE/Anindito Mukherjee/ARCHIVO

Las emisiones alcanzaron un nivel récord de 33.143 millones de toneladas de CO2, de las cuales un 28,6 % correspondieron a China (+2,5 % con respecto a 2017), un 14,75 % a Estados Unidos (+3,1 %) y un 6,94 % a India (+4,8 %).
Por el contrario, Europa las redujo en un 1,3 %, y supusieron un 11,94 % del total.
La generación de CO2 se había estancado entre 2014 y 2016 pese al crecimiento económico gracias a la eficiencia energética y al despliegue de tecnologías renovables, unidos a una menor demanda de carbón. Pero las cosas se torcieron desde 2017, y esa tendencia se agravó al año siguiente.
El principal motivo fue el repunte del consumo de carbón en China, India y otros pocos países del sudeste asiático, que por su naturaleza muy contaminante generó un 2,9 % de emisiones de CO2 suplementarias.
Aunque ha perdido peso relativo con respecto al gas, el carbón sigue siendo a escala mundial la principal fuente de generación de electricidad y la segunda para el conjunto de la energía por detrás del petróleo.
El carbón responsable de la subida de temperatura media global
Y de acuerdo con una estimación de la AIE, el carbón ha sido responsable de una subida de la temperatura media global de entre 0,3 y 1 grado centígrado con respecto a los niveles preindustriales.
En Estados Unidos, pese al discurso favorable al carbón de la Administración de Donald Trump, lo cierto es que su declive continuó el pasado año (-4 %) por unas plantas envejecidas que las compañías eléctricas prefieren sustituir por otras de gas.
Algo parecido ocurrió en Europa (-2,6 %), con alguna diferencia: ahí las centrales térmicas de carbón en países como Alemania, Francia, España, Italia o el Reino Unido están siendo reemplazadas por energías renovables.
En todo el mundo, la demanda de gas creció un 4,6 %, la mayor cadencia registrada desde 2010, y un 70 % de esa expansión tuvo lugar en Estados Unidos y China.
Estados Unidos, China e India
Emisiones de CO2 en Estados Unidos
Vista de una fábrica en Massachusetts (Estados Unidos). EFE/Cj Gunther/ARCHIVO

En Estados Unidos, a pesar de un contexto de subida de precios, el tirón fue del 10,5 %, el mayor desde comienzos de los años 1950 por la sustitución de centrales de carbón, pero también por el gasto en calefacción ante un invierno más frío.
En China, con un alza del 18 %, el gas ha duplicado su cuota en el “mix” energético desde comienzos de la década, hasta el 8 %.
La progresión de las renovables a escala mundial se quedó algo por debajo de la del gas y supuso en torno al 15 % de la demanda energética, especialmente en la generación de electricidad, donde ya pesan alrededor de la cuarta parte de la capacidad.
China lideró el despegue de las renovables, con un 40 % de las nuevas instalaciones, seguida de Europa, de Estados Unidos e India.
En cuanto al consumo de petróleo, subió un 1,3 %, con 1,3 millones de barriles al día adicionales.
La AIE está preocupada por la ralentización por tercer año consecutivo de las mejoras en cuanto a eficiencia energética, con un ritmo del 1,3 % en 2018 cuando ése es precisamente el principal vector para limitar la generación adicional de CO2.
Para su director ejecutivo, Fatih Birol, el aumento de las emisiones “demuestra otra vez que hace falta más acción urgente en todos los frentes”, en particular el desarrollo de tecnologías limpias, incluida la captura y almacenamiento de CO2.

 EFEverde
----------
El cambio climático está provocando la desaparición de peces


Los peces constituyen una fuente importante de alimentos e ingresos para millones de personas en todo el mundo y el cambio climático actual está afectando negativamente tanto a los peces como a los seres humanos. Un estudio revela que las poblaciones de peces están disminuyendo a medida que los océanos se calientan
Según los resultados publicados en la revista científica Science el cambio climático está amenazando a las especies piscícolas de todo el mundo reduciendo las poblaciones hasta en un 35 % en las regiones costeras próximas a China y Japón. El calentamiento de los océanos ha provocado una disminución mundial del 4 % de las capturas sostenibles es decir de la mayor cantidad de peces que pueden capturarse sin agotar las poblaciones a largo plazo.

En declaraciones al periódico The New York Times el doctor Chris Free investigador principal del estudio y ecólogo cuantitativo de la Universidad de California en Santa Bárbara comentó: "Esta disminución del 4 % parece pequeña pero representa 14 millones de toneladas métricas de pescado entre 1930 y 2010. El pescado es una fuente esencial de proteínas para más de la mitad de la población mundial y aproximadamente cincuenta y seis millones de personas en todo el mundo se benefician de algún modo de la explotación de las pesquerías marinas". A lo que añadió: "Los ecosistemas de Asia oriental han padecido uno de los mayores declives de la productividad pesquera. Y esta región constituye el hogar de algunas de las mayores poblaciones humanas en crecimiento y de poblaciones que dependen en gran medida de los alimentos marinos".

Científicos de la Universidad de Rutgers, en los Estados Unidos, emplearon datos de 235 poblaciones de peces localizadas en 38 regiones ecológicas de todo el mundo, lo que representa, aproximadamente, un tercio de las capturas mundiales declaradas. Investigaron cómo ha cambiado la disponibilidad de pescado para la alimentación entre 1930 y 2010. Las mayores pérdidas de productividad pesquera se observan en las ecorregiones del mar de Japón, el mar del Norte, la costa Ibérica, la corriente de Kuroshio y la plataforma continental en el área del mar Céltico y el golfo de Vizcaya. Las ecorregiones más afectadas son las del mar de China oriental y la corriente de Kuroshio, cuyas poblaciones de peces descendieron entre un 15 y 35 % durante el período de ochenta años.
¿Se están escaldando los peces? Sí, y el aumento de la temperatura de los océanos tiene la culpa.
"Nos quedamos asombrados al descubrir que las pesquerías de todo el mundo ya han respondido al calentamiento de los océanos" manifestó Malin Pinsky coautor del estudio y ecólogo de la Universidad de Rutgers a USA Today. "Estos no son cambios hipotéticos en algún punto del futuro".
Asia oriental alberga las poblaciones de más rápido crecimiento y tiene una demanda muy grande de alimentos marinos. La disminución de las poblaciones de peces en estas regiones es preocupante porque, dado que las poblaciones de peces continúan retrocediendo, los países de Asia oriental podrían empezar a importar pescado de otras partes del mundo y esto encarecerá los precios. La sobrepesca también acentúa los efectos del cambio climático. La extracción de los peces de mayor tamaño disminuye la capacidad reproductiva de una población y la hace más vulnerable al calentamiento de la Tierra con el tiempo.
La investigación revela que no todos los peces acusaron el calentamiento del océano. De hecho, algunas especies se han beneficiado del calentamiento de las aguas. Las poblaciones de peces de la región de Terranova y Labrador, el mar Báltico, el océano Índico y la plataforma nororiental de los Estados Unidos aumentaron sus efectivos poblacionales.
"Esperamos que esto ponga de manifiesto la importancia de tener en cuenta el hecho de que el cambio climático está favoreciendo cambios en la productividad. Los responsables de la gestión de la pesca tienen que idear formas nuevas y diferentes para contabilizar esos cambios. Esto incluye la reducción de los límites de capturas en los años cálidos negativos, pero también puede incluir el aumento de los límites de capturas en años más fríos positivos. Tener normas que se adapten al cambio climático va a ser muy importante para maximizar el potencial alimenticio", comentó el doctor Free a The New York Times.
En declaraciones a USA Today, ofreció más propuestas: "Recomendamos que los gestores de pesquerías eliminen la sobrepesca, restablezcan las pesquerías y tengan en cuenta el cambio climático en las decisiones de gestión de la pesca".

Fuente: https://www.madrimasd.org/notiweb/noticias/cambio-climatico-esta-provocando-desaparicion-peces?

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

¿Cuánto tiempo nos queda? El informe de la ONU en 60 segundos