Conflictos mineros: Siguen muriendo indígenas en el Cauca colombiano




No más muertos
Se agrava la situación de orden público en el departamento colombiano del Cauca
La complejidad de los acontecimientos actuales en el departamento del Cauca, en Colombia, tiene “una historia de abandono, de iniquidad, de falta de Estado, y la respuesta de los últimos gobiernos ha sido fortalecer la Fuerza Pública y no dar una respuesta a la problemática social”.
Así lo dijo a Radio Mundo Real el dirigente Rafael Coicue, de la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN). La ubicación estratégica del departamento para acceder a la Amazonía, al Pacífico, al centro del país, hace de esa zona un área en disputa, con un conflicto armado que tiene en el Plan de Consolidación Integral una de las expresiones de colonialismo que afecta a la población, agregó.
Coicue fue entrevistado el jueves por el corresponsal de Radio Mundo Real en Colombia, Danilo Urrea, en la plaza de Bolívar de la capital colombiana, Bogotá, donde se hizo una jornada de solidaridad con el Cauca, paralela a una manifestación por el derecho a la salud llamada “la marcha blanca”.
Luego de varios días de los levantamientos indígenas en el Norte del Cauca, la tensión en la región se agrava, señaló a Urrea a su turno el dirigente Ricardo Rojas, también de la ACIN. “La situación sigue siendo sumamente crítica, toda vez que los actores armados han recrudecido y aumentado la presencia de los activos militares, tanto las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) como el Ejército”, manifestó Rojas, “Las decisiones del gobierno nacional son una salida de guerra militarista y las FARC insisten en jugarse el acumulado militar que tienen en esta zona y presionar para una salida negociada al conflicto, pero por la vía militar", agregó.
Durante la última semana los indígenas del Norte del Cauca arribaron al Cerro de Berlín, lugar sagrado para las comunidades, para exigir el retiro de la presencia militar en la zona, al tiempo que pidieron a la guerrilla de las FARC que abandone sus territorios. Los indígenas señalaron que se cansaron de la guerra, de tantos muertos, heridos, amenazas, persecuciones y dijeron “YA NO MÁS”. Argumentaron que no quieren que ningún actor de guerra esté en sus territorios porque son zonas de vida, de paz, de armonía y equilibrio con la Madre Tierra.
La complejidad de la situación se agravó en los últimos dos días tras la muerte del guardia indígena Fabián Güetio, lo que los medios de comunicación masiva colombianos señalaron como un hecho confuso. Sin embargo, como lo explicara Coicue, “la Fuerza Pública reconoció que fueron ellos, ayer en Asamblea pública en el municipio de Caldono un soldado reconoció que disparó a este joven”. Familiares de Güetio y dirigentes indígenas de la zona advirtieron que el guardia fue asesinado por el Ejército a sangre fría.
Los medios de comunicación colombianos también señalaron que se llegó a un acuerdo entre el gobierno y las comunidades para que los indígenas abandonasen los lugares recuperados. Sin embargo, Rojas expresó que "no se ha llegado a un proceso formal de diálogo, hay acercamientos entre el Ministerio del Interior y una delegación de la ACIN y del CRIC (Consejo Regional Indígena del Cauca), pero son conversaciones apenas preliminares”. “(...) La decisión de la ACIN especialmente es seguir con la Minga Territorial de Resistencia, de sacar a los actores armados hasta que se pueda abrir un proceso de negociación política a nivel nacional. [...] Acuerdos no han habido, hay acercamientos para iniciar un diálogo en firme, pero hasta que no haya una voluntad clara del gobierno nacional no se entra en proceso de diálogo o negociación", agregó Rojas.
En la charla con Radio Mundo Real, los integrantes de la ACIN señalaron también que lo que está detrás de la crisis en el Cauca no es una lucha entre indígenas y Ejército, sino un conflicto frontal por los recursos naturales, y que el Estado tiene la decisión firme de entregar esos recursos a las grandes corporaciones transnacionales. El movimiento indígena está dispuesto a defender no sólo los territorios sino los recursos que allí existen, porque son patrimonio de la nación y no sólo de los indígenas, según su entendimiento.
La ACIN y el CRIC demandan una solución política y pacífica al conflicto armado, y realizaron un llamado a unir “fuerzas, manos y corazones” para una salida negociada, en defensa de la vida y los procesos de los pueblos.
Foto: alicealocombia.wordpress.com - biodiversidadla.org Fuente: (CC) 2012 Radio Mundo Real


Desmilitarización YA
Pronunciamiento de la CAOI
La Coordinadora Andina de Organizaciones Indígenas (CAOI) terminó el martes su III Congreso ordinario en el municipio colombiano de Chinauta, departamento de Cundinamarca, con una exigencia “a todos los actores del conflicto armado” de ese país de “respetar la vida, la cultura y el derecho a la libre determinación de los hermanos indígenas”, “en especial los del departamento del Cauca”.
La red indígena decidió emitir una resolución que atendiera la situación de violencia y violaciones a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario sufrida por los indígenas de esa zona de Colombia.
En los últimos días han habido enfrentamientos entre las guardias indígenas del Cauca y las fuerzas del Ejército. Las comunidades indígenas están movilizadas. Pretenden que las tropas del Estado y especialmente de la guerrilla izquierdista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) abandonen sus territorios. Han habido decenas de representantes originarios heridos y ayer fue asesinado el indígena Fabián Guetio, de 20 años, en el resguardo de La Laguna Siberia, municipio de Caldono. Según informaciones de sus familiares y autoridades del resguardo, Guetio fue ultimado a sangre fría por el Ejército.
Las organizaciones que hacen parte de la CAOI son: la Confederación de Pueblos de la Nacionalidad Kichwa de Ecuador (ECUARUNARI), el Consejo Nacional de Ayllus y Markas del Qullasuyu de Bolivia (CONAMAQ), la Confederación Nacional de Comunidades Afectadas por la Minería de Perú (CONACAMI), la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), la Identidad Territorial Lafkenche de Chile y la Organización de Naciones y Pueblos Indígenas de Argentina (ONPIA).
Esas organizaciones habían estado reunidas en el III Congreso ordinario de la CAOI, que se hizo desde el domingo en la capital colombiana, Bogotá, y en Chinauta, donde se cerró el encuentro.
Allí la CAOI emitió la resolución que estipula que los pueblos indígenas colombianos “viven una de las peores crisis humanitarias, debido a la profundización del conflicto armado, el irrespeto a sus sitios sagrados, las graves violaciones a los derechos humanos y al Derecho Internacional Humanitario”. Eso ha generado cientos de muertos y heridos especialmente en el Cauca y “un riesgo cierto e inminente de desaparición física y cultural”.
Los pueblos indígenas del Cauca han reivindicado y defendido históricamente su derecho al territorio, a la autonomía y a vivir en paz. Están agrupados en la ONIC y en su filial regional, el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC). Ellos, al igual que los pueblos indígenas del resto de Colombia, “son autónomos ante todos los actores del conflicto armado y en ese marco exigimos la desmilitarización de sus territorios como una estrategia de pervivencia y de continuidad cultural”, expresó la CAOI.
La agrupación indígena respaldó y se solidarizó con las reivindicaciones y luchas de los indígenas del Cauca, “en especial, la desmilitarización inmediata de sus territorios”. Exigió a todos los actores del conflicto armado el respeto a la vida, la cultura y al derecho a la libre determinación de las comunidades originarias.
Asimismo, la CAOI convocó a la comunidad nacional e internacional a que “acompañen humanitariamente a los hermanos indígenas del Cauca, que en la actualidad se encuentran en medio del fuego cruzado, con graves consecuencias en su vida física y cultural”.
El documento elaborado por las organizaciones indígenas andinas reconoce y reivindica el papel de la guardia indígena como una “fuerza de paz”, al tiempo que llama a todos los actores del conflicto armado a acatar las normas del Derecho Internacional Humanitario y a que instalen mecanismos de diálogo para una salida negociada. Sobre el final del texto, la CAOI urgió al Estado colombiano a que busque esa salida negociada incluyendo la participación de la sociedad civil, y especialmente, de las autoridades indígenas, “para la construcción de una paz verdadera y duradera en Colombia”.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques