El hielo superficial de Groenlandia se derritió en cuatro días



Groenlandia se queda sin hielo superficial
Según la NASA  la capa superficial de hielo se redujo un 97% entre el 8 y el 12 de este mes. No sucedía algo así desde hace 150 años. La semana pasada se desprendió un iceberg dos veces el tamaño de Manhattan
PÚBLICO
Casi la entera totalidad de la capa superficial de hielo de Groenlandia se derritió durante varios días a mediados de este mes de julio según reveló la NASA el martes. Los expertos de la agencia espacial estadounidense concluyeron, después de analizar las imágenes de tres satélites independientes y recoger la opinión de científicos universitarios, que la isla perdió el 97% de su masa helada en apenas cuatro días. 
Es el mayor deshielo en 30 años de observaciones según la propia NASA, que aún está estudiando los efectos que esto puede tener en el nivel del mar. Los científicos creen que la mayor parte de Groenlandia ya está volviendo a su forma habitual de nuevo.
Groenlandia suele perder el 50% del hielo que la recubre en esta época del año pero la rápidez con la que se degradó la situación este mes ha llamado la atención de los investigadores.
"Era algo tan extraordinario que en un primer momento me planteé los resultados: ¿Esto estaba pasando realmente o se trataba de un error?", explica el científico Son Nghiem. Según los datos analizados, el 8 de julio se había derretido el 40% de la superficie helada y cuatro días después, el 12, el deshielo era del 97%.

Fuertes masas de aire 
Los científicos de la NASA explicaron en su página web que Groenlandia ha estado recibiendo varias masas de aire caliente desde el mes de mayo, lo que podría haber provocado este fenómeno tan inusual. "Cada oleada fue más potente que la anterior", dijo el profesor Thomas Mote, experto en climatología de la Universidad de Georgia.
Para Tom Wainer, investigador de la NASA, "Groenlandia tiene un largo historial de cambios. Este suceso, combinado con otros fenómenos poco comunes como el desprendimiento en el glaciar Petermann la semana pasada, forman parte de una historia más compleja". 
Según él, "el análisis de los satélites nos están ayudando a comprender cómo eventos de este tipo pueden estar relacionados entre sí".
La semana pasada, un iceberg con un tamaño del doble de Manhattan, se desprendió del glaciar Petermann de Groenlandia y se desplazó corriente abajo a lo largo de un fiordo en la costa noroccidental de la isla.
En este caso, el movimiento la gran masa de hielo hacia aguas abiertas no tuvo un impacto inmediato en el nivel del mar, porque el iceberg era ya parte de una capa de hielo conectada a la tierra pero que se extendía sobre el agua.

Otro desprendimiento en 2010
Era la segunda vez en menos de dos años en que gigantescas islas de hielo se desprenden del glaciar. En 2010, una masa de hielo de 260 metros cuadrados se separó del Petermann dirigiéndose hacia el mar sin causar daños. Fue la mayor amputación en el Ártico en medio siglo.
La última vez que se produjo una ruptura similar en el Ártico fue en 1962, cuando un iceberg de unos 600 kilómetros cuadrados se separó de la plataforma Ward Hunt, en la isla de Ellesmere, la más septentrional del archipiélago ártico canadiense.
Algunos de sus pedazos quedaron entonces atrapados entre las islas del estrecho de Nares

Durante el verano boreal, casi la mitad de la capa de hielo que cubre la isla se derrite como consecuencia de las temperaturas, pero este año, según la NASA, el hielo se ha fundido "dramáticamente" y el hielo desapareció del 97% de la superficie de la isla, en un fenómeno que afectó desde las capas más finas de la costa hasta las más gruesas del interior, donde el hielo alcanza los dos kilómetros de profundidad.
La NASA agrega que el deshielo "se extendió rápidamente" y mientras el 8 de julio los satélites mostraban que afectaba a alrededor del 40 por ciento de la superficie, cuatro días después el 97 por ciento de la superficie se había derretido.
Los investigadores aún no han podido determinar cómo afectará este deshielo masivo a la subida del nivel del mar y a la pérdida de masa de agua de la isla.
Este es el segundo fenómeno anormal ocurrido en la isla en las últimas semanas, después de que un iceberg de proporciones mayores a las habituales se separara del glaciar Petermann y quedara a la deriva.
Para Tom Wagner, director del programa de la criosfera de la NASA, las observaciones vía satélite de estos hechos extraordinarios pueden ayudar a comprender si algo está cambiando en Groenlandia y si tiene alguna relación con el cambio climático.

(Fuente: EFE)  Imagenes: El hielo en Groenlandia el 8 de julio de 2012 (izq) y cerca de un 40 por ciento de ese hielo desaparecido el 12 de julio de 2012 (dcha). (EFE)
Imagen de la NASA sobre el desprendimiento en el glaciar Petermann. Reuters 

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia