Crítica de la (sin)razón nuclear. Fukushima, un Chernóbil a cámara lenta

Quienes hablan, hoy, de seguir construyendo reactores nucleares no han comprendido nada de la tragedia de Chernóbil. Y Chernóbil era, quizá, la última advertencia de la que podíamos aprender, si es que ha de existir en el futuro una humanidad libre sobre una Tierra habitable. Mi convicción personal es que la única energía nuclear limpia y segura, que hemos de reivindicar sin tregua, es la de las reacciones de fusión que tienen lugar en el interior del sol y nos llegan luego en forma de bendita luz solar que caldea la atmósfera, mueve los vientos y nutre la vida. (Jorge Riechmann, 2007) Para manipular los residuos nucleares hemos construido un palacio para el olvido. Lo que quedará después de nuestra civilización será, pues, olvido y silencio. Y un veneno escondido en las profundidades de una catedral excavada donde nunca podrá entrar la luz. (Henning Mankell, 2015)

Mientras las fuerzas motrices de la producción sean el beneficio y la expansión de las empresas que buscan los beneficios y mientras la renta de los trabajadores se mantengan a la baja precisamente para permitir un aumento en los beneficios y una expansión más rápida de las empresas, aumentará el crecimiento del poder de la sociedad para intentar dejar atrás su capacidad de consumo. 
Y si esta contradicción es más profunda y penetrante hoy día que en tiempos de Marx, la razón es que, en el periodo transcurrido, el proceso de concentración y centralización del capital -que él reconoció como rasgos inevitables del desarrollo del capitalismo- ha ido tan lejos que los monopolios dominantes tienen hoy día el poder no sólo de explotar a sus propios trabajadores, sino también al de los restantes estratos de la sociedad, ensanchando de este modo la brecha entre la riqueza en un extremo y la pobreza en otro, al mismo tiempo que hay, o pronto podrá haber, un amplio poder productivo para suministrar a todo el mundo sin excepción los medios para vivir humana y decentemente. En estas circunstancias, los economistas han cargado sobre sus hombros la tarea de esconder los hechos, de hacer aparecer lo incontrolable como si estuviera controlado, de racionalizar un sistema que condena a cientos de millones de seres humanos a vivir en la desesperación y el hambre y que, a través de su libertinaje y violencia desmedidos, amenaza la misma continuación de la vida en la tierra. No es una tarea que les envidie. (Paul M. Sweezy, 1975)

Otra alternativa abierta a la humanidad es la energía nuclear. Aunque el stock de esta energía, si se utiliza en los reactores ordinarios, no suma una cantidad mucho mayor que los combustibles fósiles; si se usa en el reactor-reproductor, algunos opinan que podría proporcionar abundante energía para una población de veinte mil millones de personas durante, quizás, un millón de años. Pero este plan a gran escala está lleno de problemas por las consecuencias no previstas para la especie humana, y tal vez para toda la vida terrestre. Representa, de hecho, un auténtico pacto fáustico. Los defensores de este pacto no nos dicen cómo almacenar de manera segura los residuos nucleares. Ni tampoco sugieren qué hacer con las montañas de residuos mineros resultado de la extracción del uranio, del granito de New Hapmshire o de la pizarra bituminosa de Chattanooga. Es una preocupación aún más grave el que sólo sean necesarias unas ocho libras de plutonio 239 para fabricar una simple bomba atómica. Y no existe forma de asegurar que el plutonio 239 no vaya a parar a manos que no están controladas por mentes sensatas. Sólo en Estados Unidos, cientos de libras de material nuclear se encuentran ya sin contabilizar. (Nicholas Georgescu-Roegen, 1977)

Fuente: http://rebelion.org
 --------------
Seísmo de 6,1 grados causa 4 heridos y daños materiales en el oeste de Japón

Un seísmo de 6,1 grados de magnitud en la escala abierta de Ritcher ha sacudido la prefectura japonesa de Shimane (oeste del país), sin producir alerta de tsunami y ha causado, al menos, cuatro heridos leves y daños materiales.
El terremoto ha tenido su hipocentro a 12 kilómetros de profundidad en la prefectura de Shimane, en el extremo suroccidental de la isla de Honshu, la principal del archipiélago japonés, informó la Agencia Meteorológica (JMA).
El seísmo ha alcanzado el nivel 5 superior en la escala japonesa cerrada de 7 grados (centrada en las zonas afectadas más que en la intensidad del temblor) en Shimane y ha sido sucedido por numerosas réplicas de menor fuerza.
Al menos cuatro personas han resultado heridas en la localidad de Oda en diferentes accidentes relacionados con el seísmo, mientras que 50 hogares se han quedado sin electricidad y un centenar han perdido el suministro de agua, según ha informado la cadena estatal NHK.
El terremoto también ha causado daños materiales en decenas de edificios e infraestructuras de la zona, según el Gobierno de la prefectura, que ha solicitado el despliegue de las Fuerzas de Autodefensa (Ejército) para contribuir a las reparaciones.
Infraestructuras resistentes a seísmos
Por el momento no se han detectado irregularidades en la central nuclear de Shimane, que se encuentra inactiva y en proceso de retirada e inspección de su combustible nuclear, según su operador, Chugoku Electric Power.
Japón se asienta sobre el llamado anillo de fuego, una de las zonas sísmicas más activas del mundo, y sufre terremotos con relativa frecuencia por lo que las infraestructuras están especialmente diseñadas para aguantar estos movimientos telúricos.

Fuente: EFEverde

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia