Se confirma una “muerte catastrófica” en la Gran Barrera de Coral de Australia

Tras un importante estudio a largo plazo, los científicos han revelado que la Gran Barrera de Coral de Australia sufrió una “muerte catastrófica” de coral durante una ola de calor prolongada en 2016, amenazando una gama de vida arrecifal más amplia de lo que se temía anteriormente.
 
La ola de calor submarina que blanqueó secciones masivas del arrecife en 2016 fue tan grave que inmediatamente “cocinó” algunos corales en la región norte.La agencia noticiosa francesa AFP informa que el 30% del coral del arrecife murió en la ola de calor entre marzo y noviembre de 2016, el primero de los dos años consecutivos sin precedentes de blanqueamiento de corales a lo largo de los 2.300 kilómetros de arrecifes del Patrimonio Mundial en el norte de Australia -la costa este.
El estudio, publicado hoy en la revista Nature, descubrió que los corales, que sirven de hábitat para otras criaturas, fueron particularmente afectados por las crecientes temperaturas del mar causadas por el calentamiento global.
El profesor Terry Hughes, coautor del informe y jefe del Centro de Excelencia para Estudios de Arrecifes de Coral de la Universidad James Cook de Australia, dijo a AFP que los más vulnerables a la exposición al calor son los corales ramificados, criaturas con forma de mesa que proporcionan rincones y grietas para viveros de peces y pesquerías.

Los corales que tenían más probabilidades de sobrevivir a las temperaturas más cálidas del mar eran suaves y con forma de melón, dijo.
“Si bien eran buenos calcificadores que aumentan el volumen de los arrecifes, no eran” muy útiles como proveedores habitables “.
“Así que hay un cambio en la mezcla de especies y la pérdida general de corales tiene un impacto más amplio en todas las criaturas que dependen de los corales para la alimentación y los hábitats”, dijo el profesor Hughes.
Los hallazgos se producen cuando un organismo asesor científico de las Naciones Unidas considera qué partes del mundo natural están al borde de una falla ambiental.
Los investigadores de JCU dijeron que su trabajo mostraba que el cambio climático amenazaba a la Gran Barrera de Coral con un colapso ecológico.
El centro de investigación dijo que el nuevo estudio mostró que los corales en el norte de la Gran Barrera de Coral “experimentaron una muerte catastrófica” después de la ola de calor de 2016.
“La extinción de los corales ha provocado cambios radicales en la mezcla de especies de coral en cientos de arrecifes individuales, donde las comunidades de arrecifes maduros y diversos se están transformando en sistemas más degradados, con solo unas pocas especies duras restantes”, dijo el profesor Andrew Baird, otro de los autores del informe.
Los científicos dijeron que el enfoque debería estar en proteger a los corales supervivientes, que suman unos mil millones después de los dos eventos de blanqueamiento en 2016 y 2017.
“Ellos son los que van a volver a alimentar y repoblar un arrecife alterado en el futuro”, dijo el profesor Hughes, agregando que una forma de mantener su salud era mejorar la calidad del agua al reducir la contaminación costera.
Concluyeron que el evento de decoloración de 2016 fue el comienzo de una transformación a largo plazo, que ha alterado la Gran Barrera de Coral “para siempre”.
Los esfuerzos para frenar el cambio climático, como el Acuerdo de París patrocinado por las Naciones Unidas para limitar el calentamiento global a menos de 2,0 grados centígrados por debajo de los niveles preindustriales, también fueron críticos.
“Ahora hemos visto cuatro eventos de decoloración (1998, 2002, 2016 y 2017) en la Gran Barrera de Coral con un grado (Celsius) de calentamiento global promedio”, dijo.
“Estamos en un camino en el que estamos comprometidos con una barrera de arrecife diferente. Si continuamos con las emisiones habituales, entonces no creo que el arrecife pueda sobrevivir “.
Los arrecifes de coral representan menos del uno por ciento del medio ambiente marino de la Tierra, pero albergan aproximadamente el 25 por ciento de la vida marina, actuando como viveros para muchas especies de peces.
La Autoridad del Parque Marino de la Gran Barrera de Coral del gobierno australiano concluyó que el blanqueamiento en 2016 fue causado por una ola de calor marina récord, causada por una combinación de cambio climático y el ciclo climático de El Niño.
La Dra. Sarah Perkins-Kirkpatrick del Centro de Investigación del Cambio Climático de la Universidad de Nueva Gales del Sur publicó recientemente trabajos que muestran que las olas de calor submarinas han aumentado en duración y frecuencia durante el siglo pasado, con un repentino repunte desde la década de 1980.
Como resultado, en promedio en todo el mundo, hay un 54 por ciento más de días cada año que están sujetos a una ola de calor marina.
“El tipo de eventos que causan el blanqueamiento del coral ocurrirá con más frecuencia en el futuro”, dijo el Dr. Perkins-Kirkpatrick.
Añadió que estaba conmocionada por los resultados del artículo del profesor Hughes.
“Tengo que decir que es catastrófico. Al ver todos los artículos de noticias y verlos evolucionar, parecía catastrófico “, dijo.

Por David Twomey
Ecoportal.net

----------
Niveles sorprendentes de contaminantes sobre los océanos
Un avión de investigación de la NASA, en misión desde 2016, ha encontrado niveles sorprendentes de contaminantes en el aire sobre los océanos Pacífico, Atlántico y Ártico. Cabe destacar un persistente manto de humo y polvo en el Atlántico tropical.
 
La misión ha tomado muestras de más de 400 gases diferentes y una amplia gama de partículas en el aire en expediciones de un mes desde Alaska hasta Nueva Zelanda y luego a Sudamérica, subiendo después por el Atlántico hasta Groenlandia, y culminando a través del Océano Ártico.
Lejos de la tierra firme, la atmósfera sobre el océano es donde se encuentra el aire más limpio del planeta, al menos en teoría. En el transcurso de tres despliegues, y con su cuarta y última expedición prevista desde finales de abril, el equipo ha encontrado niveles sorprendentes de contaminantes sobre los océanos Pacífico, Atlántico y Ártico.
“Es asombroso ver tanta contaminación en medio del océano, tan lejos de las regiones de origen”, asegura el principal investigador de la denominada misión ATom, Steve Wofsy, de la Universidad de Harvard, recordando su vuelo al centro del Atlántico y su parada en la Isla Ascensión a mitad de camino, entre África y América del Sur, justo al sur del ecuador.
“Cuando descendimos la primera vez, nos quedamos atónitos de encontrarnos en una espesa neblina de humo y polvo que se originó en África, a miles de kilómetros al este. La neblina tenía un color marrón amarillento poco atractivo y era tan gruesa que no podíamos ver el océano. Todos los cientos de sustancias químicas contaminantes que medimos tenían cantidades muy altas. En cada visita posterior a esa primera, hemos encontrado un manto similar que se extiende por miles de kilómetros, abarcando todo el océano Atlántico tropical”, señala en un comunicado.
Los modelos de computadora que simulan el movimiento de los principales gases como el monóxido de carbono, creados por la combustión incompleta de los incendios, son una de las herramientas utilizadas por el equipo de ATom para tener una idea de lo que podrían ver en cada tramo de su vuelo. También es una de las herramientas que están evaluando.
“Una de las mejores cosas de ATom es mostrar lo bien que funciona el modelo en general”, dice el científico jefe Paul Newman, de Ciencias de la Tierra en el Goddard Space Flight Center de la NASA en Greenbelt, Maryland.
Combinación de pronósticos meteorológicos con química atmosférica
El modelo combina pronósticos meteorológicos con química atmosférica conocida para indicarles dónde y cuándo una columna de contaminación se cruza con la trayectoria de vuelo. “Pero pierde un montón de detalles -explica-. Te está dando una idea de dónde viene el material, y eso te permite refinar tu ciencia. Así que no estamos descubriendo tierras inexploradas, pero es como si tengo una mapa de Iowa, y conduciré por ahí, y ese mapa es probablemente, dependiendo de la antigüedad, correcto al 95%. Es ese 5% incorrecto lo que es interesante”.
Una de esas desviaciones interesantes ocurrió en el Ártico, según el científico atmosférico e investigador del equipo Róisín Commane, de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York. “Una de las mayores columnas de contaminación que hemos visto no fue pronosticada por los modelos, que vinieron de los incendios en Siberia. Por lo tanto, ATom nos ha dado una instantánea de lo que podríamos estar perdiendo”, apunta.
El seguimiento de estos penachos es solo el primer paso. El siguiente es obtener una mejor comprensión de cómo cambian a medida que se demoran en el océano. Por ejemplo, los hidrocarburos de las columnas de humo reaccionan a la luz del sol con otros gases para formar ozono, un gas de efecto invernadero y contaminante del aire más conocido como el ingrediente principal en la polución de la ciudad.
Los instrumentos a bordo del avión de la NASA pueden detectar tanto el ozono como todos los gases que producen ozono por reacciones químicas. Esto significa que, además de rastrear el ozono en las plumas desde tierra, el equipo de ATom también puede determinar cuánto se produce a partir de otros gases sobre el océano.
El Pacífico, fuente de ozono troposférico
El centro del Océano Pacífico está mucho más lejos de la tierra que el Atlántico. Allí, ATom observó niveles de ozono generalmente bajos, pero la producción de ozono nuevo sobre el océano basada en el conjunto medido de gases de ingrediente fue mayor que los modelos predichos.
“Esto implica que el Pacífico remoto es una fuente más grande de ozono troposférico de lo que previamente entendíamos“, afirma el científico adjunto Michael Prather, de la Universidad de California en Irvine.
“Es un resultado preliminar, y todavía tenemos que analizar si este ozono producido es natural o está relacionado con la contaminación, pero significa que tendremos que reconsiderar lo que creemos sobre la cantidad de ozono que se produce en los océanos remotos, y qué significa para el clima y nuestros esfuerzos para reducir la contaminación del ozono en la tierra”, concluye.

Fuente: RTVE

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

El espejismo de "reciclar" plástico

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno