CENTRO SALMONERO INFECTADO CON VIRUS TRIPLICA VOLUMEN DE PRODUCCIÓN PERMITIDO




Luego de la aparición del brote del virus ISA en salmones Acuimag en Magallanes comienzan a evidenciarse una serie de irregularidades que fueron las mismas causantes de la crisis social, sanitaria y ambiental ocurrida en la Región de Los Lagos: sobreproducción, falta de vertederos para la disposición final de los ejemplares infectados, y bloqueo de información por parte de Sernapesca. Este centro salmonero además intenta aumentar su producción en 3 mil por ciento como parte de la estrategia de la industria de expandirse en esta austral región.

Punta Arenas, 12 de Noviembre de 2010. (Ecoceanos News)— La compañía Acuimag, responsable del primer brote del virus de la Anemia Infecciosa del Salmón (virus ISA) en la Región de Magallanes, triplica el volumen de producción autorizada en su centro de cultivo en Bahía Perales, cercano a las mundialmente conocidas Torres del Paine.
Se trata de 600 toneladas de salmón del Atlántico (Salmo salar) que se encuentran en riesgo de infectarse, en un centro que sólo tiene permitido la producción de 220 toneladas anuales, entre smolt (peces de 70 grs.) y ejemplares reproductores. Así lo establece la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) presentada en 2002 por la compañía, y que fue aprobada por CONAMA. 
  
En el centro Bahía Perales es hoy el escenario de una opaca situación. Al hermetismo de las autoridades de Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca), se ha sumado la no entrega de información oficial respecto del peso de los ejemplares de salmón afectados por el virus, así como el manejo, tratamiento y disposición final de 100 toneladas de  mortalidad de estos peces.
 
Esto porque el centro salmonero contaminado de Acuimag no cuenta con autorización ambiental para la engorda de salmones, y no existe ningún vertedero industrial en la Región de Magallanes autorizado sanitariamente para recepcionar legalmente los desechos generados por este tipo de episodios.
De las 100 toneladas de mortalidad infectadas con virus ISA, más de 20 fueron ingresadas este miércoles al vertedero municipal de Punta Arenas, el cual no cuenta con el permiso para la disposición final de este tipo de desechos industriales.
Se desconoce el paradero de las 80 toneladas restantes, las que podrían aumentar en los próximos días a 600 toneladas, volumen correspondiente al total de la producción que contiene las 10 balsas-jaulas del centro salmonero de Acuimag, según ha informado Sernapesca a la prensa regional.
El vertedero de Puerto Natales es otro de los recintos que podría servir de acopio para esta mortalidad industrial. Sin embargo este basural ya se encuentra colapsado, por lo que no cuenta con los permisos ni las condiciones sanitarias adecuadas para este tipo de basura.
El centro acuícola de Acuimag posee permiso sólo para producción de smolt y de reproductores. Frente a esta situación, las organizaciones ciudadanas están preguntando a las autoridades de pesca y sanitarias sobre los destinos de las producciones de ovas (huevos) de los peces reproductores del centro afectado por el virus. Esto, teniendo en consideración que en el caso de la crisis sanitaria ocurrida el 2007 en la Región de Los Lagos, la vía principal de ingreso del virus a aguas chilenas desde Noruega, habría sido a través ovas no certificadas ni controladas sanitariamente. 
Fuentes vinculadas al sector no descartan que el virus ISA se haya manifestado varias semanas antes que el anuncio oficial de Sernapesca, ocurrido el viernes pasado en la tarde, y se encontraría ya extendido a otros centros de cultivo de la Región de Magallanes y la contigua Aysén.
EL FANTASMA DE LA SOBREPRODUCCIÓN 
La sobreproducción de Acuimag, más allá de lo autorizado, pone en discusión los bajos estándares sanitarios y ambientales que persisten en la industria del salmón y el débil sistema de control y fiscalización del Estado. Esto, cuestiona a la denominada nueva “salmonicultura 2.0” que se pretende implementar en aguas patagónicas.
La sobreproducción salmonera fue una de las principales causas del desastre sanitario, ambiental y social generado por la industria del salmón en la Región de Los Lagos entre el 2007 y 2009, el cual dejo el 80% de los centros de cultivo no operativos, y más de 20 mil trabajadores cesantes.
Fue el propio Director regional del Sernapesca Magallanes, Patricio Díaz, quien confirmó la sobreproducción salmonera de Acuimag. Díaz dijo a Radio de Magallanes que en primera instancia se eliminarían unas 100 toneladas de salmón, que corresponden a las dos balsas que cumplen con los requisitos propios de un brote del virus, pero se están evaluando las balsas restantes. Además, informó que el centro de cultivos Bahía Perales tiene 600 toneladas del producto.
SOBREPRODUCCIÓN ILEGAL Y VIRUS ISA  
Cabe consignar que en 2006, meses previo a la “crisis del virus ISA”, fueron detectados 13 centros de cultivos con sobreproducción en la Región de Los Lagos. Un año antes, habían ingresado a la CONAMA Regional un total de 60 Declaraciones de Impacto Ambiental (DIA) con solicitud de aumentar sus niveles de producción. Pero, el 46,7% de éstas fue rechazada principalmente por no obtener los permisos ambientales sectoriales por parte de la Subsecretaría de Pesca, referidos a las condiciones físicas y biológicas del fondo marino.
En esa oportunidad, fue la Corema que inició un proceso de sanciones a las empresas infractoras. La pregunta hoy en Magallanes es: ¿Quién sancionará a Acuimag por incurrir en sobreproducción?, ya que la nueva Institucionalidad Ambiental le acaba de quitar dicha atribución a CONAMA. Y según la nueva Ley, la potestad de sancionar recae ahora en la Superintendencia y en los Tribunales Ambientales, organismos que recién el 2011 entrarían en funcionamiento. 
El caso de Bahía Perales demuestra que el empresariado salmonero mantiene la misma cultura corporativa y las malas prácticas sanitarias y ambientales previas a la crisis del virus ISA desatada el 2007 en Chiloé, y que la “salmonicultura 2.0” son sólo relaciones públicas. 

Lo grave es la existencia ahora de 1.600 nuevas solicitudes de concesiones de acuicultura en la prístina región de Magallanes y Antártica chilena, con el objetivo de aumentar en 1.300% la producción de salmón durante la presente década, unido a un cuestionado proceso de zonificación costera regional.
El centro salmonero con brote de virus ISA forma parte de la estrategia de esta industria global para expandir sus operaciones en la Región de Magallanes y aguas subantárticas. Esto queda demostrado en el hecho que el centro de Acuimag en Bahía Perales, el que el año pasado declaró una producción de 129 toneladas anuales, solicitó a través de una DIA la ampliación para producir hasta 4.000 toneladas anuales, lo que corresponde a un 3.000 % de aumento. Esta es el segundo intento de Acuimag, ya que una anterior Declaración de Impacto Ambiental fue rechazada en primera instancia en julio de este año.
NO EXISTEN VERTEDEROS, NI INCINERADORES 
Anticipándose al aumento de mortalidades de peces por causas virales, la empresa Acuimag presentó el 29 de octubre del 2010 una DIA a través de la consultora SEEAA. Se trata de un sorprendente proyecto para la instalación de una planta de incineración en el medio marino, dentro del área de concesión de la empresa.
“Debido a la falta de servicios que reducen mortalidad, a la lejanía de los centros de cultivo, costos estimados en transporte de mortalidades y las inconveniencias del manejo de residuos del sistema de ensilaje, se ha optado por una alternativa técnica y económicamente viable, y contemplada en el inciso segundo, letra d del artículo 22 bis del D.S. Nº 319 de 2001, el que permita reducir a cenizas lo desechos mortalidades de peces y su transporte como residuo sólido inertizado a los vertederos de la provincia que cuenten con los permisos ambientales correspondientes”, dice la DIA de la empresa Acuimag.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia