sábado, 27 de noviembre de 2010

Luz y Movimiento




Estamos rodeados de Luz, es más, somos parte de la Luz, estamos hechos de Luz.
También estamos inmersos en el Movimiento continuo, permanente, de la Vida. Nos rodea, nos compenetra, nos permite vivir en la Vida, estar vivos.
Somos Luz y Movimiento.
Tan sólo tenemos que ser conscientes de ello, porque los problemas que vivimos son consecuencia de la inconsciencia, de vivir en la oscuridad, y de generar movimientos que no sintonizan con el Movimiento original de la Vida.
Por ser Luz somos creadores, pero como también poseemos una relativa libertad, podemos crear sin partir de la Luz. Entonces nuestras creaciones se vuelven contra nosotros y contra nuestro entorno.
Si nos faltara la Luz no podríamos vivir. Si se detuviera el Movimiento todo quedaría suspendido en la nada.
Pero también podemos existir en la Luz y estar muertos en la vida, en la expresión, porque no generamos Luz, porque no transmitimos Luz.
No hay mayor engaño que creer que se está vivo cuando en realidad no nos comportamos como hijos de la Vida, como exponentes de la Vida, como vidas que emiten Luz, porque la realidad es que se está prisionero de un movimiento circular basado en la inercia y provocado por una actitud egoísta.
Estamos rodeados de ejemplos que nos sirven de referencia. 
Una bombilla está “viva” cuando emite luz, cuando es consecuente con la razón de su existencia. Por su interior circula el movimiento de la electricidad y, como consecuencia, emite luz. Si deja de emitir luz es porque en su interior se rompió la unidad.
¿A quién le interesa una bombilla que no emite luz? ¿Para que sirve?
Estamos hechos de Luz, pero podemos anularla con nuestro comportamiento egoísta.
Entonces la Vida, en nosotros, se transforma en muerte.
Debemos observar a nuestro alrededor, en la Naturaleza, el movimiento de la Vida.
Porque somos parte de esa Naturaleza, de esa Vida, y estamos sujetos a las mismas Leyes.
Somos un Todo en permanente Movimiento en la Luz.
No existe la parte separada, excepto en la mente egoísta e individualista del hombre.


Fuente: Fusión.com