Las pesquerías del Mar del Norte desechan hasta la mitad de los peces que pescan




Un artículo publicado ayer en el diario inglés The Independent señala que las pesquerías del Mar del Norte desechan hasta la mitad de todos los peces que capturan cada año. La pregunta que todo el que tenga sentido común se hace ante esto es: ¿por qué no se pesca menos? Las razones no son menos injustas que el propio hecho.
Recordemos que en este planeta hay millones de personas que no pueden alimentarse diariamente. Recordemos también que los recursos naturales son escasos y que los consumimos mucho más rápido de lo que pueden regenerarse. Ahora veamos las razones por las que los pescadores del Mar del Norte devuelven al mar, ya muertos o a punto de morir, casi un millón de peces.
El diario cita los datos ofrecidos por una campaña que busca llamar la atención sobre la necesidad de reformar la Política Común Europea sobre Pesquerías: la mayoría de los peces pescados y luego descartados son arrojados por la borda porque son demasiado pequeños, de una especie no deseada o porque provocarían que los barcos pesqueros sobrepasasen sus cuotas de captura.

La campaña, llamada Fish Fight, está siendo impulsada por Hugh Fearnley-Whittingstall, un conocido chef inglés. El objetivo es enviar a Maria Damanaki, comisionada europea de pesca, todas las firmas que puedan recogerse, para exigir que se ponga fin a la práctica.
De acuerdo con el diario, no hay cifras precisas sobre la cantidad descartada, pero es generalmente aceptado entre los expertos que alrededor de una cuarta parte de las toneladas obtenidas en el Mar del Norte es devuelta al mar. Los científicos del Consejo Internacional para la Exploración del Mar calculan que, por ejemplo, más de 60% del bacalao es desechado en el Mar del Norte.

Vía | www.independent.co.uk
Fotografía | NASA Earth Observatory Collection

Entradas populares de este blog

El calentamiento global y las montañas

¿Cuánto tiempo nos queda? El informe de la ONU en 60 segundos

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques