Expertos instan a la UE a llenar estómagos, no tanques





Por Julio Godoy

VIENA, nov (IPS) - Si la Unión Europea (UE) no revisa de forma urgente sus planes de incrementar la producción de combustibles orgánicos, se producirá un enorme aumento de las emisiones de dióxido de carbono que agravarán las consecuencias del cambio climático, advierten especialistas.
La idea de la UE para que los combustibles de origen orgánico representen 20 por ciento del consumo total para 2020 es un gran error, según un estudio divulgado esta semana en Bruselas por el Instituto para Políticas Ambientales Europeas (IEEP, por sus siglas en inglés). 

Tendrá consecuencias socioeconómicas y ambientales negativas. 

También aumentarán las emisiones de gases de efecto invernadero, poniendo en peligro la seguridad alimentaria y los puestos de trabajo en el sector agrícola, según el estudio de IEEP. 

El maíz y demás cultivos básicos serán desplazados por palmas aceiteras, entre otros, para producir combustible orgánico en los países en desarrollo, y en especial en África. 

La directiva de la UE de abril de 2009 para "promover el uso de fuentes de energía renovables" apunta a reducir las emisiones de gases invernadero, como el dióxido de carbono y el metano, considerados por la mayoría de los científicos responsables del recalentamiento global, que acelera el cambio climático. 

La norma señala que 10 por ciento de la gasolina y el gasóleo consumidos deben ser de origen orgánico en 2020. 

"La mayor demanda de biocombustibles y los incentivos para su uso no deben fomentar la destrucción de zonas con diversidad biológica", señaló. 

Las consecuencias sociales y ambientales de la producción de combustible orgánico pueden ser peor de lo previsto. La UE debe revisar de forma urgente las políticas de energía renovables, concluyó el estudio "Cambio indirecto anticipado en el uso de la tierra asociado al mayor uso de biocombustibles en la UE". 

Para producir la cantidad de combustible prevista habrá que limpiar un área el doble del tamaño de Bélgica, unos 69.000 kilómetros cuadrados, arriesgando bosques, ecosistemas naturales y perjudicando a comunidades pobres. 

El cambio en el uso de la tierra aumentará la cantidad de emisiones contaminantes liberadas a la atmósfera, advierte el informe. 

"Aun cuando se tomen en cuenta los ahorros de emisiones previstos en los requisitos de sustentabilidad de la UE para los biocombustibles, su producción no contribuye a mitigar" el problema para 2020. El mayor uso causará más emisiones, dijo a IPS Catherine Bowyer, autora del informe. 

"El mayor uso de biocombustibles convencionales no puede considerarse entonces como una contribución a los objetivos de la política de cambio climático de la UE", señaló. 

Aun con el ahorro de emisiones, entre 273 y 564 millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono para el periodo 2011 a 2020 o entre 27 y 56 millones de toneladas, al año, se liberaran más gases invernadero debido al cambio en el uso de la tierra, indicó Bowyer. 

"Será equivalente a tener entre 12 y 26 millones más de vehículos circulando en Europa en 2020", apuntó. 

La segunda directiva renovable de la UE repercutirá en un aumento de entre 80,5 y 167 por ciento de emisiones, señala el informe. 

El documento de la IEEP se basó sobre los planes de acción nacionales en materia de energías renovables enviados por 26 miembros del bloque a la Comisión Europea, órgano ejecutivo del bloque, en el que especifican cómo harán los estados para cumplir con la directiva de la UE. 

Gran Bretaña prevé importar 90 por ciento de su consumo de biocombustibles de los países en desarrollo, en especial africanos. 

"Podrá haber un aumento del precio de los alimentos en África debido a la nueva producción de biocombustibles", dijo a IPS el portavoz de ActionAid Internacional, con sede en Bruselas, Chris Coxon. 

"Los pequeños agricultores, que suelen ser mayoría en los países de África subsahariana y son responsables de alimentar a sus comunidades, serán desplazados por los cultivos" destinados a producir combustible. 

"La UE da a las empresas un cheque en blanco para seguir usurpando tierras a los sectores más pobres y producir combustible para llenar nuestros tanques en vez de alimentos para llenar estómagos", advirtió Coxon.(

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento