Montes del Plata: mucho peor que Botnia-Upm




Fundavida

Cuando desde Gualeguaychú reclamábamos a los distintos gobiernos uruguayos sobre las autorizaciones a Ence y Botnia, nos contestaban al principio que eran herencias, compromisos asumidos por anteriores gestiones y con un inmenso costo económico para desactivar. Fueron variando el discurso, pasando hasta por la gansada de Tabaré Vázquez cuando expresó en agosto del 2008: “Botnia no solo no contamina, también mejora el agua”.
Un amigo uruguayo una vez dijo: “no se equivoquen muchachos, Ence era un negocio de los blancos, pero Botnia es del Frente”. Y así borraba toda esperanza de que Tabaré recapacitara sobre la decisión de autorizarlas.
Y Montes del Plata, ¿de quién es?.
Personalmente me equivoque con Pepe Mujica. Pensaba que algo había entendido del problema. Pero Montes del Plata es “su” proyecto. En octubre del 2010, envió a su Canciller y a su Ministro de Vivienda yMedio Ambiente a Suecia y Finlandia, a “promover el régimen de inversiones de Uruguay”. O sea, pasen y vean las hermosas zonas francas, donde se puede hacer de todo y sin controles.
Montes del Plata no ha tomado decisión de la inversión (el directorio se reunirá el 18 de enero), pero por las dudas, ya Mujica y sus muchachos les otorgaron una autorización ambiental previa, contestando así a un simple pedido de “factibilidad”. Toda una expresión de desesperación.
Este proyecto será peor que el de Botnia-UPM. Qué duda cabe.
Primero por su dimensión, que le permite producir un 30% más que la finlandesa, que pidió autorización para 1 millón y está en 1.15, lo que hace sospechar que la de Conchillas producirá 1.5 millones de TN/año.
Segundo, los controles. Mujica nos recordó en varias oportunidades que la DINAMA no tiene equipos ni personal técnico para controlar, que por sus malos sueldos son rápidamente absorbidos por la industria privada. Sumemos a esto, que esta DINAMA, no pudo/no quiso, encontrar el caño usado para diluir efluentes en UPM, mintiendo a su propio pueblo sobre una fábrica que incumplía desde sus cimientos con lo más elemental. Son tramposos. Nadie puede creer que esto pasara desapercibido, necesariamente contó con la complicidad de muchos.
Hay alguien más que sabía de esta “omisión”. El gran financista del proyecto y respaldo de garantías: el Banco Mundial, con su brazo financiero para emprendimientos privados, la CFI o Corporación Financiera Internacional. Muy conocidos por Gualeguaychú a raíz de la dura pelea dada a través de su Ombudsman, que llegó a la ciudad en el año 2005. La CFI documenta en su página web, inspecciones previas a la inauguración de la planta. Para ello envía primero a la consultora AMEC y luego a Ecometrix. Tampoco observan nada, confirmando lo que Gualeguaychú siempre ha dicho, que veían solo lo que Botnia mostraba. Ya eramos parte de los tristes desastres financiados por el Banco Mundial.
Y teniendo en cuenta que se sabía que Botnia-UPM es una de las empresas más observadas del mundo, y que era inevitable después del fallo de la CIJ caer en un monitoreo binacional; a pesar de todo igualmente trampearon con el caño para diluir las emisiones.
Entonces, ¿qué no harán en Conchillas donde solo se controlarán ellos?.
Montes del Plata no solo tiene autorización ambiental previa, también, y como James Bond, posee licencia para matar.
Y Gualeguaychú siempre ahí, atenta para recordarles a estos saqueadores sin escrúpulos, que no son bienvenidos, que estamos hartos de sus proyectos, que no nos resignamos a vivir como estas inversiones dictan, que son bandas organizadas cuasi mafiosas, y que siempre los estaremos señalando como responsables de cada ser vivo que afecten.

gustavo@fundavida.org.ar

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente