Río Senguer: miembros de la comunidad Sacamata sospechan que el agua que toman está “envenenada”





Miembros de la comunidad Sacamata Liempichún se movilizaron ayer hacia la Municipalidad de Río Senguer acompañados por representes de otras comunidades de Chubut, Río Negro y Neuquén. Le solicitaron al intendente Javier Maraboli que pida el análisis del agua que corre por el sector de la recuperación de la comunidad, porque sospechan que está “envenenada”.

En el mediodía de ayer, representantes de la coordinadora Nor Feleal y comunidades de la Patagonia Norte acompañaron en una movilización a la comunidad Sacamata Liempichún, que inició un proceso de recuperación de tierras en el paraje Ayaniyeo, en la zona de Río Senguer, el pasado 29 de diciembre.

A través de un comunicado denunciaron que empresarios “han usurpado nuestro territorio junto a Javier Maraboli, intendente de Alto Río Senguer; todos ellos en complicidad con el presidente de la Federación de Sociedades Rurales del Chubut son los responsables del envenenamiento de las aguadas que están provocando la muerte de animales y la intoxicación de los integrantes de la comunidad”.

Caminos vecinales

Patricia Rupallán, de Nor Feleal informó a Diario Patagónico, que también se denunció ante Maraboli los hechos ocurridos días pasados, cuando los terratenientes cerraron caminos vecinales, que deben ser de libre tránsito. “Un nene de la comunidad se quemó con agua caliente. Llamaron a la ambulancia pero no pudo entrar porque estaban con candados los caminos vecinales. La gente de la comunidad tuvo que correr con el nene en brazos. Fue muy angustiante porque el nene tenía quemaduras importantes”, indicó.

Rupallán agregó que “las instituciones no sólo no nos dan respuesta, parecieran ser nuestros opositores. Fuimos al hospital porque varios de la comunidad estaban descompuestos, y vieron morir perros, vacas y otros animales por eso creemos que el agua está contaminada. Pedimos una certificación sobre los motivos por los que se atendió a la gente y no lo quisieron extender. Ahora estamos con muestras del agua en la mano y esperamos que las autoridades cumplan con su deber”, afirmó.

Argumentos

En el marco de la movilización recordaron que el Poder Ejecutivo le otorgó las mitades de los lotes 20 y 11, actualmente ubicados en el departamento de Río Senguer. Estos comprenden en total una superficie de 10 mil hectáreas que fueron entregadas por un decreto del Poder Ejecutivo en 1925, a fines de crear una reserva.

Sin embargo, los miembros de la comunidad de Juan Sacamata ya se habían establecido en la zona en 1906.

“Pasaron 26 días desde que decidimos realizar la reafirmación de nuestro territorio ancestral, resguardando los chenques (cementerios) y rewe (lugar de ceremonias), que allí se encuentran además de nuestro territorio que fue repartido a terratenientes amigos del gobierno provincial, que además pretenden distorsionar nuestro reclamo, tergiversando la información y la verdad histórica”, concluyeron.

Fuente: El Patagónico

----------------------------------------------------

Chaco: denuncian a una empresa de Eduardo Eurnekian por fumigar sobre familias Quom
Por Darío Aranda

En Pampa del Indio, Chaco, la comunidad qom denunció a la estancia Don Panos, propiedad de Eurnekian. Desde allí sostienen que parte una avioneta fumigadora que esparce agrotóxicos que luego caen sobre el terreno lindante, donde viven familias enteras.

Mediodía en el campo chaqueño. El sol es impiadoso y las familias buscan refugio bajo los árboles. La brisa caliente arremolina la tierra y la pega de inmediato en la piel transpirada. “Hoy está lindo, no debe llegar a los 40 (grados)”, sonríe Juan Capra, de la comunidad qom, papá de siete niños, trabajador a destajo y, según denuncia, afectado por agroquímicos. “El viento viene con el veneno.” Es la primera descripción que hace Capra, al igual que otros indígenas de Pampa del Indio, cuando habla de las fumigaciones que le arruinan las cosechas, matan animales, contaminan fuentes de agua y enferman a sus familias. Realizaron denuncias ante la comisaría local, la Fiscalía de Investigaciones, el gobierno provincial y ante la Cámara de Diputados de la provincia. Pero no hubo respuesta. Enfrente tienen a uno de los mayores terratenientes del Chaco, Eduardo Eurnekian, dueño de la estancia Don Panos, que forma parte de la Corporación Unitec Agro. Desde la empresa rechazan las acusaciones y afirman que su prioridad es el cuidado del ambiente.
Algodón, maíz, poroto, sandía. Era lo que habían sembrado los Capra en las 25 hectáreas que comparten con otras tres familias. Lo obtenido iba a ser destinado para autoconsumo. “Mire usted, todo quemado, todo arruinado”, lamenta y muestra el sembradío, lindante al alambrado de Don Panos, finca de 96 mil hectáreas, mitad en Chaco, mitad en Formosa. Apunta a una avioneta amarilla que los tiene a maltraer.
“Varias veces nos mojó toda la casa”, explica enojado. Recuerda que el agrotóxico llegó hasta el tanque de agua e, incluso, afectó a su esposa, que estaba amasando bajo un árbol. La peor parte la llevó su hijo Ever, de 8 años, que comenzó con vómitos, pasó la noche retorcido de dolor y terminó en el hospital. “Ese viento mata”, resume Capra.
Buena parte de la población qom de Pampa del Indio vive desde hace generaciones en la zona conocida como Campo Medina. Las críticas al vecino Don Panos se remontan a la década pasada, cuando la empresa se instaló en el lugar y arrasó parte del monte donde las comunidades obtenían leña, hierbas medicinales y alimento.
Las acusaciones por fumigaciones llevan diez años, pero recién a fines de 2010 se plasmaron en papel. El 10 de noviembre se realizaron presentaciones ante la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara de Diputados del Chaco y ante la Subsecretaría de Derechos Humanos provincial. El 26 de noviembre fue el turno de la comisaría de Pampa del Indio y el 1 de diciembre en la Fiscalía de Investigación de General San Martín.
“Se denuncian severos daños sobre personas, animales, plantaciones y cursos de agua debido a la fumigación con agrotóxicos (..). Toda vez que se realizan fumigaciones se perciben olores insoportables, se registran mortandad de animales y los chicos presentan manchas en la piel”, detalla la denuncia y remarca que “los daños son irreparables sobre bienes y personas”, por lo cual piden la “urgente intervención” para frenar las aspersiones.
Estancia Don Panos está ubicada sobre la ruta provincial 3, desde donde se observan los modernos equipos de irrigación, enormes estructuras móviles que proveen las plantaciones con agua extraída directamente del río Bermejo. Es un paisaje de postal: llanuras prolijas, grandes viviendas a dos aguas, de tejas rojas y paredes claras, aire acondicionado, televisión satelital e internet wi-fi. Una estancia siglo XXI. Forma parte de Corporación Unitec Agro, que nuclea a otras cinco fincas de Chaco y Formosa.
“Sí, fumigamos con una avioneta amarilla, pero de ninguna manera utilizamos agroquímicos, usamos fertilizantes. Está todo registrado por nuestro profesional matriculado, en cumplimiento de la ley provincial de biocidas. Tenemos instrucciones estrictas del señor Eurnekian de cumplir todas las leyes y cuidar el ambiente, y así lo hacemos”, explica el gerente de Don Panos, Juan Arenaza. Detalla que cuentan con cien trabajadores, 20 mil animales, 12 mil hectáreas bajo riego, y cosechan algodón, trigo, sorgo y soja. Confiesa que se enteró de la denuncia dos meses después de realizada (recién los primeros días de enero) y ofrece respuestas: “La quema de las cosechas puede ser por la sequía brutal que estamos sufriendo. O también hay que tener presente que del otro lado de la comunidad indígena hay empresarios cordobeses que hacen monocultivo de soja, no son como nosotros que rotamos la siembra, nunca hacemos soja sobre soja, e incluso tenemos 4000 hectáreas de producción orgánica”.–¿Pero esos productores cordobeses también tienen una avioneta amarilla, que es la denunciada? –pregunta Página/12. –Eso no lo sé. Lo que pasa que nuestra avioneta es la más conocida, pero le aseguro que no fumiga ahí –señala el gerente de la estancia y comparte una hipótesis sobre lo que entiende la causa del recelo local–. No sé lo que busca esta gente (los denunciantes). Te miran mal si no los llevás cuando vas en la ruta. Y, si los llevás, hablan mal de vos porque no les diste plata para el vino. Santos López también es qom y vive lindante a Don Panos. Tiene nueve hijos y una certeza: “Antes no era tanto (las fumigaciones), pero cada vez siembran más y por eso mismo cada vez fumigan más. No podemos tener nada, perdimos las chacras y los cajones de cría de abejas, nada podemos tener, se meten en las pocas tierras que tenemos”. En la zona falta el agua. Las lluvias son escasas, pero se trata de recolectar lo que cae del techo. También se recoge de charcos en la tierra y aljibes comunitarios. En las parcelas indígenas se dejan ver bidones verdes, con los que acarrean el agua y que no hace mucho contenían Roundup, el glifosato pilar del modelo sojero. Leyes sanitarias prohíben su reciclado, no hay lavado que elimine el tóxico, pero abundan y envenenan en todos los poblados pobres cercanos a campos transgénicos.

Publicado en: Puerta E

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia