2011 - Año Internacional de los Bosques. Los bosques, nuestro futuro







Por Prof. Norberto Ovando


El aire que respiramos, los alimentos, el agua, las medicinas que necesitamos para sobrevivir, la variedad de la vida en la tierra, el clima que perfila nuestro presente y futuro, todo depende de los bosques.
La Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), subrayan la importancia de estos ecosistemas como fuentes de captura de carbono, protección del suelo y captación de agua dulce.
El 2011 debe ser el año en el que el mundo reconozca la importancia vital de la salud de los bosques para la vida en la tierra, las personas y la biodiversidad”, señaló en un comunicado, Julia Marton-Lefèvre, directora general de la UICN.
La declaración formulada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, asignando al 2011 “Año Internacional de los Bosques”, no hace más que afirmar, que estos ecosistemas y su ordenación sostenible contribuyen “significativamente” al desarrollo, la erradicación de la pobreza y el logro de los objetivos de desarrollo del Milenio.
Deterioro de los bosques
Según la Organización para la Alimentación y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO), los bosques representan más del 30 por ciento del territorio y contienen el 80 por ciento de la biodiversidad del planeta, pierden anualmente, unas 13 millones de hectáreas, una superficie equivalente a la provincia de La Pampa, o a un país como Grecia.
Las principales causas son la sobreexplotación y tala ilegal, la conversión a tierras agrícolas y ganaderas, recolección insostenible de madera, gestión inadecuada de la tierra, creación de asentamientos humanos, explotaciones mineras y petrolíferas o la construcción de embalses y carreteras, entre otras.
A pesar de que muestra signos de desaceleración a nivel mundial, el ritmo actual de deforestación sigue siendo un motivo de grave preocupación para América Latina y el Caribe.
Mientras que los bosques de la región representan una de las fuentes potenciales más importantes para mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, igualmente entre 2005 y 2010 (FAO 2010), Brasil perdió 2,6 millones de ha/año.
La lista de los diez países con las mayores pérdidas neta de bosques en la última década incluye el Estado Plurinacional de Bolivia y la República Bolivariana de Venezuela, con una pérdida combinada de 290.000 ha/año. Estos países, junto con Perú, México, Colombia y Ecuador, constituyen áreas críticas de la deforestación en la región.
Frédéric Achard en su trabajo “Los bosques del mundo” emite este interrogante: ¿”Se pueden establecer comparaciones entre “bosques rápidos” y “comida rápida”? En ciertos casos, la respuesta a esta pregunta es afirmativa, ya que, en algunos países, el reemplazo de la cubierta vegetal nativa por el monocultivo de especies forestales de rápido crecimiento para satisfacer la demanda emergente de madera es tan perjudicial para la salud de los bosques como la comida rápida puede serlo para la salud humana.
Conclusión
Los Gobiernos, deben tomar la obligación de preservar sosteniblemente los boques.
Debemos exigir a las autoridades ambientales, que defiendan los bosques, la creación de áreas protegidas y corredores estratégicos, prácticas eficientes en los bosques y una gestión forestal sostenible entre muchas otras estrategias.
No habrá madera sin árboles


www.ecoportal.net
Prof. Norberto Ovando - Experto Comisión Mundial de Áreas Protegidas - WCPA - de la UICN
Red Latinoamericana de Áreas Protegidas - RELAP

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques