El primer ministro japonés afirma que la situación en Fukushima es 'muy grave'





En aguas situadas a cientos de metros de la central
La radiactividad del mar cercano a Fukushima se multiplica en unas horas

Fuerzas de autodefensa niponas siguen buscando a desaparecidos en la provincia de Miyagi. | Efe
• Se ha detectado una tasa de yodo radiactivo 1.250 veces superior a la permitida
• Los niveles de esta sustancia el viernes estaban 140 veces por encima de lo normal
• La radiación en el agua de Tokio sigue en nivel seguro por tercer día
• Dos operarios hospitalizados tras ser contaminados ya han sido dados de alta
• Continúan la inyección de agua desde camiones para evitar un sobrecalentamiento
• Se amplía el radio de evacuación de 20 a 30 kilómetros

La Agencia de Seguridad Nuclear de Japón ha comunicado que se ha detectado una concentración de yodo radiactivo 1.250 veces superior al límite legal en aguas marinas cercanas a la planta nuclear de Fukushima (noreste del país).
En una rueda de prensa, un portavoz de este organismo detalló que estos niveles se detectaron a primera hora de este sábado en muestras de agua marina recogidas muy cerca de la central nuclear, en las que ayer la concentración de yodo radiactivo era 140 veces superior al límite.
El nivel detectado hoy supone que, si un adulto bebiese medio litro de este agua, recibiría una radiactividad de 1 milisievert, detalló el portavoz.
Pese a los llamamientos a la calma del Gobierno, los avisos sobre la radiactividad llevaron esta semana a que los residentes de Tokio agotaran buena parte de las existencias de agua mineral de la ciudad y las autoridades pidieran a las empresas embotelladoras un aumento de la producción. Además, los responsables municipales repartieron 240.000 botellas de 550 mililitros a las familias de unos 80.000 bebés de Tokio y cinco ciudades cercanas.

El primer ministro de Japón, Naoto Kan, ha manifestado que la situación en la central nuclear de Fukushima es todavía 'muy grave' y 'muy precaria', durante una comparencia pública dos semanas después del terremoto y posterior tsunami que devastaron una gran parte del país.
Según Kan, la evolución de la planta es "imprevisible", aunque el Gobierno está haciendo todo lo posible por controlarla y los bomberos continúan trabajando contrarreloj para evitar que se deteriore aún más.
Uno de los operadores de la panta nuclear ha declarado que las operaciones de enfriamemiento de la central accidentada podrían prolongarse más de un mes.
Tres empleados de Fukushima que estuvieron expuestos a una dosis extraordinariamente alta de radiación trabajaron en un agua que, según indicó la operadora Tepco, tenía valores de radiactividad 10.000 veces mayores de lo normal.
Japón teme que el reactor 3 haya sufrido daños vitales. La medición de los niveles de radiactividad apunta, según la Agencia de Seguridad Nuclear de Japón, a la posibilidad de que las barras de combustible en este reactor estén dañadas. Un portavoz de este organismo nipón apuntó que el agua con radiación podría provenir del núcleo del reactor, por lo que "no se puede descartar" que haya daños en la vasija de contención aunque, insistió, "es prematuro ofrecer conclusiones". La empresa que gestiona la central y los trabajos de reparación ha sacado la misma conclusión.
Los afectados trabajaban el día 24 en el reactor 3 de la central de Fukushima I, donde intentaban reparar cables para restablecer el sistema de refrigeración del reactor. Mientras realizaban su labor no llevaban botas de protección, por lo que el agua con elevada radiactividad les atravesó los zapatos.
Dos de los tres trabajadores fueron llevados con quemaduras a una clínica especial. Este viernes serán trasladados desde Fukushima hacia la ciudad de Chiba al sur de Tokio, al Instituto Nacional para Investigación de la Radiación. Allí permanecerán en observación durante cuatro días.
La operadora TEPCO sostuvo que durante una inspección efectuada el miércoles 23 no había agua en el sitio donde luego trabajaron los técnicos. Después del incidente, la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial de Japón instó a la operadora de la central nuclear a reforzar la protección.
Tras conocer estos datos, el Gobierno japonés ha incrementado de 20 a 30 kilómetros el radio de evacuación en torno a la planta y ha pedido a los habitantes de la zona que dejen sus hogares y acudan a los refugios. Naoto Kan ha prometido transparencia a la hora de informar sobre la crisis

Entradas populares de este blog

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

¿Cuánto tiempo nos queda? El informe de la ONU en 60 segundos

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques