Hielo andino describe la historia del clima tropical durante 1.800 años

Los patrones en la composición química de ciertas capas coinciden, a pesar de que los núcleos fueron tomados en lados opuestos del planeta, según las conclusiones de la investigación
Núcleos de hielo extraídos de los Andes peruanos revelan la historia del clima tropical de la Tierra en detalle sin precedentes, año tras año, durante casi 1.800 años. Investigadores de la Universidad Estatal de Ohio recuperaron los núcleos a partir de una capa de hielo del Perú en 2003 y encontraron algunas similitudes sorprendentes con otros núcleos de hielo que se habían recuperado en el Tíbet y el Himalaya.
   Los patrones en la composición química de ciertas capas coinciden, a pesar de que los núcleos fueron tomados en lados opuestos del planeta, según las conclusiones de la investigación, publicada este jueves en la edición online de la revista 'Science Express'. Los autores han llamado al hallazgo la primera "Piedra Rosetta" anualmente resuelta, con el que se pueden comparar otras historias climáticas de las regiones tropicales y subtropicales de la Tierra en los últimos dos milenios.
   Los núcleos proporcionan una nueva herramienta a los investigadores para estudiar el clima pasado de la Tierra y comprender mejor los cambios climáticos que se están produciendo en la actualidad. "Estos núcleos de hielo proporcionan la más larga y más alta resolución de expediente tropical de un núcleo de hielo hasta la fecha", afirmó Lonnie Thompson, distinguido catedrático de Ciencias de la Tierra del Estado de Ohio y autor principal del estudio.
   "De hecho, después de haber perforado los núcleos de hielo en los trópicos durante más de 30 años, ahora sabemos que ésta es la más alta resolución de expediente tropical de un núcleo de hielo que pueda ser recuperado", agrega. Los núcleos nuevos, perforados en el hielo de Quelccaya Cap de Perú, son especiales porque la mayoría de sus 1.800 años de historia existe como capas bien definidas de luz y oscuridad: la luz de la nieve acumulada de la temporada de lluvias y la oscuridad del polvo acumulado en las temporadas secas.
   Estos núcleos también son especiales debido al lugar donde se formaron, sobre el altiplano andino en el sur de Perú. La mayor parte de la humedad en el área que sale del oriente proviene de tormentas de nieve alimentadas por la humedad del aire pasando por la cuenca del Amazonas. Sin embargo, los derivados del núcleo de hielo en registros climáticos de los Andes también se ven afectados por el oeste, específicamente por El Niño, un cambio temporal en el clima que es impulsado por las temperaturas superficiales del mar en el Pacífico tropical.
   El Niño deja así su huella en la capa de hielo Quelccaya como una firma química (especialmente en los isótopos de oxígeno) que indica las temperaturas superficiales del mar en el Océano Pacífico ecuatorial durante gran parte de los últimos 1.800 años. "Hemos sido capaces de obtener un indicador de temperatura superficial del mar que se remonta mucho antes a que los seres humanos fueran capaces de hacer estas mediciones y mucho antes de que los seres humanos comenzaron a influir en el clima de la Tierra", dijo Thompson.
   Ellen Mosley-Thompson, distinguida catedrática de Geografía en la Universidad Estatal de Ohio y directora del 'Byrd Polar Research Center', explicó que la expedición de 2003 a Quelccaya fue la culminación de 20 años de trabajo. Los Thompsons han perforado los núcleos de hielo de los glaciares encima de las zonas más remotas del planeta, el Himalaya chino, la meseta del Tíbet, el Kilimanjaro en África, Indonesia y Papua entre otros, para medir el clima del pasado de la Tierra. Cada núcleo proporcionó una nueva pieza del rompecabezas, ya que los investigadores midieron las concentraciones claves de químicos conservados en miles de años de hielo acumulado.
   Un viaje de 1983 a Quelccaya dio núcleos que permitió al equipo de investigación publicar su primera serie de artículos en 'Science', pero la lejanía del lugar y de la tecnología disponible en el momento limitó la calidad de las muestras que podrían obtener, puesto que la carretera más cercana estaba a un paseo de dos días a partir de la capa de hielo, por lo que se vieron obligados a fundir los núcleos en el campo y llevar muestras de vuelta como botellas de agua, lo que imposibilitó algunas mediciones químicas y disminuyó el tiempo de resolución disponible en los núcleos.
   "Debido a la lejanía de la capa de hielo, hemos tenido que desarrollar nuevas herramientas como un taladro ligero que funciona con paneles solares para recoger los núcleos. Sin embargo, sabíamos que había mucha más información que los núcleos podrían proporcionar", subrayó Mosley-Thompson. "Ahora la capa de hielo está sólo a una caminata de seis horas a partir de una nueva vía de acceso donde se coloca un camión congelador para preservar los núcleos. Así que ahora podemos tomar mejores mediciones de polvo junto con una serie de análisis químicos que no podíamos hacer antes", agregó.
   Los núcleos proporcionarán un registro permanente para uso futuro por los científicos del clima, según Thompson, que lo califica de "muy importante" porque las plantas captadas por la capa de hielo avanzando hace 6.000 años están surgiendo a lo largo de sus márgenes en retirada, lo que demuestra que Quelccaya es ahora más pequeño de lo que fue hace 6.000 años.
ECOticias.com – ep - Imagenes: lavoz.com.ar - efeverde.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia