Brasil - Mato Grosso: Campesinos ganan juicio contra Monsanto


La Unión Rural Sinop, el sindicato que representa los intereses de los agricultores del estado brasileño de Mato Grosso, ganó un juicio contra Monsanto. La empresa no podrá imponer condiciones a los compradores de las semillas de su soja transgénica.
La sentencia, dictada el sábado, bloqueó el intento de la compañía de obligar a los agricultores a firmar acuerdos restrictivos antes de permitirles adquirir las nuevas semillas genéticamente modificadas de soja Intacta RR2. Estas semillas se postulan como resistentes a las orugas que se han atacado últimamente en los cultivos de muchas zonas del país, causando graves pérdidas de cosecha.
En el momento de hacer la compra de las semillas ‘milagrosas’, los campesinos firmaban un contrato que no ofrecía garantía alguna del aumento de la cosecha pero incluía el pago de regalías por parte del comprador, daba a Monsanto el derecho a entrar e inspeccionar la propiedad del agricultor en cualquier momento, afirmaba que la empresa podía subir las tasas de regalías o confiscar una parte de la cosecha y estipulaba que el comprador en ningún momento podía poner un pleito contra la compañía.
Con el mismo acuerdo, el granjero también aceptaba “el derecho de propiedad intelectual sobre las tecnologías agrícolas”. Cabe destacar que esta última fórmula contradice la ley brasileña, que protege el derecho de los agricultores a guardar semillas y utilizar o vender productos de su propio cultivo.
Según la justicia de Mato Grosso, Monsanto se aprovecha de su posición favorable en el mercado como único proveedor de Intacta RR2 para obligar a los granjeros a “cumplir unas cláusulas que son excesivas, si no ilegales”. A partir de ahora, la compañía tendrá que pagar una multa de 400.000 dólares cada vez que no cumpla con la sentencia, vigente en todo el territorio del estado de Mato Grosso, y emprenda un nuevo intento de promover este tipo de acuerdos.
Fuente: elciudadano.cl
-----------------------------
Monsanto es la empresa más nociva, está envenenando el planeta


Desde hace años el gigante biotecnológico Monsanto intenta reemplazar a la naturaleza saltándose miles de millones de años de evolución, afirma Jeffrey Smith, el investigador de OMG. La actual generación de los GMO no tiene nada que proponer para alimentar el mundo hambriento o erradicar la pobreza, contienen altos niveles de herbicida Roundup que contiene glifosato, así como la toxina Bt usada contra los insectos, lo que predispone a sufrir alteraciones en la salud.
Pese a las promesas de Monsanto, que rechaza la existencia de pruebas convincentes que vinculen a los organismos genéticamente modificados con daños la salud, la exclusión de estos productos de la dieta mejora los problemas intestinales y el sistema inmunológico, entre otros efectos, señala Jeffrey Smith en la entrevista exclusiva de RT.
El investigador explica que actualmente los productos genéticamente modificados de Monsanto que entran en mercado contienen altos niveles de herbicida Roundup que contiene glifosato, así como la toxina Bt usada contra los insectos, lo que predispone a sufrir alteraciones en la salud.
"La toxina Bt la produce la bacteria cuyos genes introduce Monsanto a sus semillas. La toxina mata a los insectos provocándoles daños en su sistema digestivo. La empresa aseguraba que esto no iba a tener efectos en los humanos, pero un estudio de 2012 demuestra que la toxina es igualmente efectiva para destruir las células del organismo humano", consigna Smith, subrayando que Bt realmente entra en nuestro sistema sanguíneo, y que de las mujeres embarazadas pasa al feto".
El otro 'componente' de las semillas Monsanto, el Roundup, se absorbe durante la dispersión del herbicida. "Un estudio reciente sobre Roundup lo vincula a la obesidad, diabetes, cáncer, esclerosis múltiple, anorexia, autismo, enfermedades de Alzheimer y de Parkinson, agresión y depresiones, entre otros, porque corta ciertas secuencias metabólicas, mata a las bacterias 'buenas' e interrumpe los canales digestivos", señala.
El experto indica que las declaraciones del imperio biotecnológico sobre la posibilidad de resolver el problema global del hambre con ayuda de los OMG carece de fundamentos sólidos. Los datos demuestran que las semillas genéticamente modificadas reducen las cosechas en un 79% de promedio. "La actual generación de los GMO no tiene nada que proponer para alimentar el mundo que sufre hambruna o erradicar la pobreza", subraya Smith.
Asimismo, el investigador advierte que la empresa viene forjando siniestros planes a largo plazo. De acuerdo con Smith, la compañía hace décadas que "planea reemplazar a la naturaleza, eliminando los resultados de miles de millones de años de evolución y reemplazándolos con organismos genéticamente modificados para su mayor beneficio y control", recalca el investigador.
"Esta es la razón por la que Monsanto ha sido votado continuamente como la empresa más nociva en el planeta", concluye Smith.
Todos estos motivos han generado una oleada de marchas de protesta contra Monsanto a nivel internacional, una de los cuales está planeada para el próximo 12 de octubre. De esta forma, los activistas quieren mostrar su rechazo a Monsanto, que más de una vez ha sido acusada de falsificaciones y de lobbismo.

RT


Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques