La avispa asiática que se come a las abejas conquista el norte de España

La avispa de origen asiático Vespa velutina, especializada en alimentarse de abejas de la miel, se ha convertido en una plaga de proporciones gigantescas en algunas comarcas del norte de España.No se conocen datos centralizados sobre el alcance de esta invasión pero la Federación de Asociaciones de Apicultores de Cantabria (FAAC) ha presentado un balance regional que muestra la preocupante situación en su área de influencia.

Joaquim Elcacho

Durante esta primavera y solo contando con las trampas instaladas por la FAAC han sido capturadas 29.250 reinas fundadoras de Vespa velutina. A esta cifra se deben sumar las avispas reina capturadas por particulares, servicios municipales o empresas contratadas por vecinos afectados por la presencia de esta avispa, según indica la FAAC.
La captura de un número tan elevado de reinas permite reducir la presencia de esta especie a medio plazo pero, al mismo tiempo, es un indicador de que la avispa asiática V.velutina debe tener una presencia enorme en buena parte de Cantabria (suponiendo que solo se puede capturar un pequeño número de las avispas presentes en el medio natural).
Botella utilizada como trampa y cientos de avispas asiáticas capturadas en Cantabria (AC)

Los datos de esta primavera en Galicia son igualmente preocupantes, sobretodo para los apicultores (que pierden buena parte de sus colmenas por los ataques de esta avispa). Algunas valoraciones locales significativas son las 3.000 reinas de avispa asiática capturadas en el Concello de Camariñas y las 810 atapadas en trampas instaladas en Zas.
La primera cita oficial de presencia de Vespa velutina en Europa tuvo lugar en Francia, en el departamentote de Lot et Garonne, en 2005. Esta especie invasora ee extendió rápidamente por toda Aquitania, y en 2010 se detectaron los primeros nidos en la CAPV (Gipuzkoa) y en Navarra, cerca de la frontera con Francia.
El País Vasco dispone de un sistema de alertas en las que se actualizan de forma constante los datos sobre presencia de esta especia. La constante actividad de los apicultores y el gobierno vasco no han impedido, no obstante, que la avispa asiática siga expandiendose. Algo parecido ocurre en algunas comarcas templadas de Aragón y Asturias.
Un estudio publicado en 2016 por expertos del Creaf indicaba que la Vespa velutina expande su territorio de acción en zonas del norte de España a un ritmo de 50 kilómetros por año. (Ver más información en La Vanguardia Natural ).
Plenamente implantada en Catalunya
En Catalunya, los primeros ejemplares de esta avispa asiática fueron detectados en 2012 y según la Generalitat, “su presencia se ha multiplicado exponencialmente, hasta detectar 370 nidos en 2017, un 68% más que el año anterior”.
Los técnicos confirman que esta especie invasora se encuentra ya plenamente instalada en Catalunya. Las comarcas que sufren más afectaciones en el sector de la apicultura son el Alt Empordà, la Garrotxa, la Selva, el Pla de l’Estany y el Gironès, mientras que en el Ripollès y el Baix Empordà, la especie genera más molestias en construcciones y viviendas. La expansión de la avispa se ha frenado en las comarcas meridionales de Catalunya y es inexistente su presencia en Tarragona, a consecuencia del clima mediterráneo. En 2017, la Velutina fue detectada por primera vez en las comarcas de la Cerdanya, el Berguedà, el Bages, Vallès Oriental y el Maresme.
Nido de avispas asiática en una caja de conexiones eléctricas en Cantabria (Iggate1971 / AC)

Fuente: http://www.lavanguardia.com/natural/20180613/4583736567/avispa-asiatica-vespa-velutina-invasion-espana-cantabria-catalunya-galicia-euskadi.html - Imagen de portada: Colección de avispas asiáticas capturadas la pasada temporada en Cantabria (AC)

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento