¿Por qué lo llamamos clima cuando queremos decir tiempo?

    •    Cuando nos dicen que el clima está cambiando es que lo está haciendo, inequívocamente; más allá del tiempo que haya hecho esta primavera o que haga la que viene

José Luis Gallego

La tendencia a confundir el tiempo (en la acepción que la RAE define como ‘estado atmosférico’ ) con el clima puede llevar a muchos a pensar erróneamente que, tras tres meses de lluvia intensa, eso del calentamiento global no era para tanto.
“Vaya clima está haciendo”, “Otro día de clima invernal”, “El clima para este fin de semana será frio y lluvioso”. Durante las últimas semanas resultaba muy habitual escuchar este tipo de frases en las conversaciones de la gente, incluso en los medios de comunicación. Unas expresiones tan frecuentes como del todo incorrectas.
La confusión consiste en elevar de rango al tiempo atmosférico hasta convertirlo en categoría, que es lo que corresponde al clima. Porque no tiene nada que ver el tiempo que ha hecho esta primavera con la evolución del clima en su conjunto.
Por norma general los meteorólogos hablan del tiempo a corto plazo. Ellos son los que se encargan de elaborar pronósticos a corto plazo. Sus fuentes de información son los radares y satélites meteorológicos, los mapas de presión atmosférica (o de isobaras), el avance de los frentes nubosos, la fuerza y dirección del viento. Con todos esos datos y otros referentes a la evolución de la atmósfera elaboran pronósticos a 12, 24, 48 y hasta 72 horas.
Los climatólogos en cambio trabajan a una escala mucho más lenta. Sus datos refieren a períodos de tiempo cronológico más prolongados. No miran los radares y los mapas de isobaras para hoy, mañana o pasado, sino las estadísticas de varias décadas.
Los científicos que siguen la evolución del clima necesitan observar y analizar los datos meteorológicos de 30 años para obtener un dato climático: apenas una pista que les permita prever una tendencia. Y precisan de varios datos (que son siglos) para confirmar dicha tendencia.
Por todo ello cuando nos dicen que el clima está cambiando es que lo está haciendo. Inequívocamente. Más allá del tiempo que haya hecho esta primavera o que haga la que viene.
Otra cosa es que los datos meteorológicos empiecen a fortalecer las tendencias climáticas mucho antes de confirmarlas. Como está sucediendo en España.
Más sequías y más inundaciones
En zonas geográficas como la nuestra, el cambio climático está provocando un aumento de las situaciones extremas
Todos los informes sobre la evolución del clima en nuestro país y todos los modelos elaborados por los expertos coinciden en señalar una tendencia que se fortalece: los fenómenos extremos se agravarán y sus períodos de recurrencia se irán acortando.
La semana pasada acudí a un pueblo de Castilla y León para hablar de las incertidumbres medioambientales que estamos afrontando, y el dilema que generó más inquietud entre el público fue el del cambio climático.
“Aquí llevaba dos años sin llover -me apuntaba un vecino- y ahora lo que llevamos es cuatro meses seguidos de lluvias intensas”. “Así no hay quien cultive la tierra ni saque adelante al ganado” se quejaba otro. Y ambos tenían razón.
Si hace unos meses batíamos récords históricos de sequía, esta primavera los estamos batiendo de precipitación. No es insólito, de hecho la alta variabilidad y los fuertes contrastes del tiempo entre estaciones es una de las características del clima mediterráneo. Pero tampoco es común que se alcancen estos extremos.
Unos extremos que afectan gravemente a nuestra agricultura y ganadería y que acabarían arruinando a las gentes del campo si no conseguimos mitigar el cambio climático y se confirman como tendencia.
Habrá que seguir acumulando los datos del tiempo atmosférico para confirmar las tendencias del clima. Nuestra Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), considerada como uno de los mejores servicios meteorológicos del mundo, permite consultarlos en su excelente página web www.aemet.es.
Pero lo cierto, lo inequívoco, es que el clima esta cambiando hacia modelos más secos y calurosos, que nosotros somos esta vez los responsables, y que de nosotros depende que la cosa vaya a peor. Y todo ello más allá de lo que haya ocurrido esta primavera que ahora acaba.
 
Fuente: http://www.lavanguardia.com/natural/20180618/45125630741/ecogallego-cambio-climatico-diferencia-tiempo-atmosferico.html -
   

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia