Argentina / Acampe originario: Sangre indígena y huellas de dignidad

El largometraje Acampe originario, dirigido por Ernesto Gut, junta las piezas del proceso de resistencia que las naciones Qom, Pilagá, Wichí y Nivaclé, en la provincia de Formosa, llevaron a cabo para defender su territorio. Las escenas que comienzan en el año 2010 en el territorio de la nación Qom “Potae Napocna Navogoh”; contrastan la vida tranquila en la comunidad y la represión de las fuerzas de seguridad de la provincia. El conflicto que resulta en el asesinato del indígena Jorge López es el punto de partida para el desarrollo de una lucha que llevó a las comunidades a viajar a Buenos Aires con el objetivo de hablar con la entonces presidenta de Argentina, Cristina Kirchner.  Sin embargo, retornan el año 2015 para intentar nuevamente establecer un diálogo con la Presidenta, aunque finalmente, a lo largo de 10 meses de Acampe, no los atendió.

El documental tiene su enfoque central en el acampe que armaron los pueblos originarios en el año 2015. Instalado en el corazón de la ciudad y en una de las avenidas más importantes y conocidas del mundo, la carpa fue abrigo de relatos, discursos e incontables conferencias de prensa. La denuncia en las venas de la ciudad y la verdad cruda develada a la vista de los turistas por las lentes de las cámaras es una mirada desde adentro y desde afuera.
Los relatos en primera persona cuentan historias de antepasados, comparten sentires y saberes, denuncian la lógica que mercantiliza la naturaleza y que, por ende, destruye la vida. Los diálogos con estas personas que se acostumbraron al peligro son un viaje hacia su mundo distante y vivo en el presente, en su memoria y continua caminata. Sin fronteras posibles, hablan de sus luchas con coraje y de su futuro con esperanza. Bajo la gigantesca carpa armada para abrigar sus cuerpos y sueños, comparten rituales que mezclan su cosmovisión ancestral y la fuerte influencia neopentecostal.
El carácter comunitario del espacio está muy marcado en la película; las reuniones alrededor del fuego, la presencia de varios colectivos y militantes de la ciudad de Buenos Aires, la solidaridad para sostener el acampe que duró diez meses. Entre marchas, actividades, entrevistas a los medios hegemónicos y reuniones, finalmente a través de su líder Félix Díaz lograron un acuerdo con el gobierno que, más tarde, significó desarticulación y más debilitamiento de las comunidades.

Félix Díaz en el Acampe // REINALDO ORTEGA

En un aparente mosaico de contradicciones, Gut logra construir un entramado de interrogantes que interpela el espectador sobre el existir indígena, pero también invita a reflexionar sobre el desprecio del Estado hacia los pueblos originarios y su poder como desarticulador de las luchas que se dan desde los territorios.
Acampe originario es una obra que deconstruye la mirada romántica hacia los pueblos originarios y deja en evidencia, de forma sorprendente, el desenlace de una lucha que logró dialogar directamente con la máxima autoridad del Estado.
Puede verse online hasta el 27 de octubre en CINE.AR Play: https://play.cine.ar

/INCAA/produccion/6746/reproducir
Más información:
Facebook: @AcampeOriginarioDocumental
Fuente: http://virginiabolten.com.ar/cultura/acampe-originario-sangre-indigena-y-huellas-de-dignidad/

 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

ARGENTINA: Aguas de nadie. Buscan ponerle un freno global a la depredación en los océanos