Detienen en Australia a 60 activistas que se negaban a la tala de arboles sagrados para los aborigenes

El operativo tuvo lugar el estado de Victoria luego de que comunidades aborígenes protestaran por el ecocidio. «La policía dijo que unos 40 manifestantes fueron arrestados por negarse a abandonar el área e incumplir con las instrucciones anticovid y fueron liberados en espera de una citación, otras 10 personas fueron arrestadas por obstaculizar la labor policial», escribe el medio.

Además, un número significante de manifestantes fueron multados por violar las normas anticovid.
Los árboles en cuestión pertenecen a una especie de eucalipto que los aborígenes llaman «árbol de direcciones» y consideran árbol sagrado Djab Wurrung.
Se encuentran en el lugar donde las autoridades planean construir una réplica de la carretera regional que conectará las ciudades de Buangor y Ararat y costará cerca de 110 millones de dólares estadounidenses.

Varios árboles Djab Wurrung fueron talados el lunes lo que provocó protestas de los aborígenes.
El martes, la policía logró dispersar a casi todos los manifestantes salvo los que se habían trepado en los árboles para protegerlos.
Por su parte, el primer ministro de Victoria, Dan Andrews, explicó que es importante construir una nueva carretera porque la que existe se ha convertido en escenario de accidentes viales con numerosos desenlaces letales.
También declaró que las autoridades «habían cooperado intensamente» con la población local y llegaron a un acuerdo con 12 familias que representaban la región.
En particular, el año pasado, el Gobierno del estado aceptó enmendar el proyecto de construcción de la carretera para preservar 16 de los 22 árboles Djab Wurrung identificados como «culturalmente significativos».


Cortesía de Sputnik - Imagenes: DW - Resumen Latinoamericano
 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

En Ausencia de una Cultura Profunda Andino-Patagónica: La Tragedia del Bosque Nativo

ARGENTINA: Aguas de nadie. Buscan ponerle un freno global a la depredación en los océanos