En medio de la polémica, Cataluña prohibió las corridas de toros






PROTESTAS. UN ACTIVISTA DESNUDO SOSTIENE UN CARTEL: “PAREN LA CRUELDAD A LOS ANIMALES. NO MAS SANGRE”.


En una votación que avivó una encendida polémica, el Parlamento catalán prohibió ante ayer en esa región las corridas de toros, una de las tradiciones más enraizadas de la cultura española. La decisión desató un feroz debate social y político que se extiende a toda España y llegará seguramente al Congreso nacional, ya que los opositores a la medida, que entrará en vigencia en 2012, anunciaron una amplia ofensiva para dejarla sin validez.
Mientras fuera del Parlamento se concentraban tanto los defensores de los animales como los partidarios de esta fiesta nacional, los legisladores aprobaron por 68 votos a favor, 55 en contra y 9 abstenciones la iniciativa legislativa popular que impulsó la plataforma Prou! (Basta) bajo el argumento de que las corridas son “una tortura” y un “maltrato evitable”, y que contó con 180.000 firmas, 130.000 más de las necesarias para llegar al Parlamento regional.
Cataluña es entonces la segunda región española en prohibir las corridas de toros en su territorio, luego de Canarias, que lo hizo en 1991. La región catalana, que fue cuna y referencia de “la Fiesta” de los toros, termina así con siglos de tradición, aunque se mantendrán los “correbous” –festejos con toros a los que se prende fuego en las astas aunque no son sacrificados– a los que no afecta esta iniciativa.
El debate, que captó fuerte interés por parte de la prensa local y extranjera, comenzó en diciembre y provocó fuertes enfrentamientos entre los defensores y los detractores de esta fiesta tradicional.
Los choques se profundizaron cuando algunos sectores de la derecha española planteaban que la discusión se debía, en realidad, a una cuestión “identitaria” , por el sentimiento nacionalista en Cataluña, algo que siempre fue negado por los “abolicionistas”.
El respaldo mayoritario del grupo nacionalista catalán Convergencia y Unión, y de Izquierda Republicana de Cataluña y de Iniciativa por Cataluña Verdes, hizo posible la prohibición, que debería aplicarse desde el 1 de enero de 2012.
Votaron en contra el conservador Partido Popular (PP) y Ciudadanos, así como la mayoría de diputados del Partido Socialista de Cataluña, tras deliberaciones en las que los abolicionistas intentaron alejarse de la acusación de los defensores de las corridas, que era la de terminar “con el signo de identidad español”.
El presidente del gobierno regional, José Montilla, votó en contra de la prohibición . “Creo en la libertad”, argumentó. Además lamentó “las pretensiones de los que han querido hacer de esto un termómetro de la relación Cataluña–España”, atravesada por el reciente rechazo del Tribunal Constitucional de algunos puntos del Estatuto de autonomía, como el que refería a la región catalana como una “nación”.
En la vereda opuesta, el presidente de Izquierda Republicana, Joan Puigcercós, afirmó: “Se ha querido buscar una confrontación (con España) que no es tal. Hay que enviar un mensaje al mundo de que la sociedad catalana evoluciona. Votamos a favor del respeto a la vida y el rechazo de las torturas, por el progreso moral”.
Pero el PP, principal partido de la oposición en España, anunció su propósito de dejar sin efecto la prohibición en las Cortes Generales españolas.
Pedirá en el Congreso “que se regule por ley” que las corridas sean “fiesta de interés cultural general” en todo el país, para que los Parlamentos regionales “no tengan capacidad para prohibir” estos festejos.
“No se pueden poner cuestiones identitarias sobre los derechos de los ciudadanos”, manifestó el presidente del PP, Mariano Rajoy.
Las reacciones también llegaron desde el gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que expresó su respeto por la decisión de la Cámara autonómica, pero insistió en que no es partidario de una prohibición de estas características.
También el mundo de los toreros salió a protestar, con el argumento de que la decisión cercena la libertad. Y mencionaron las pérdidas económicas que significará la abolición de esta fiesta que convoca a millones de seguidores.

Indignación y tristeza entre los toreros

Los toreros españoles expresaron indignación y tristeza por la prohibición de las corridas en Cataluña. Uno de los referentes más importantes que ha tenido el toreo, Manuel Benítez “El Cordobés”, recibió la noticia con amargura, “hasta con ganas de llorar, porque es una pena que destruyan lo que funciona”, señaló a la agencia EFE. Benítez, ídolo de multitudes mientras estuvo activo, lamentó además el daño que esto causará a las familias que “se ganan la vida muy honradamente”.

El valenciano Enrique Ponce, uno de los máximos exponentes del toreo actual, expresó “gran indignación e impotencia por lo ocurrido”. La prohibición, dijo, es “una coacción a la libertad de los seres humanos precisamente por quienes hace 40 años abogaban por ella”.

En tanto, defensores de los animales celebraron la votación en el Parlamento catalán. También festejó la actriz francesa Brigitte Bardot, que habló de una “victoria de la democracia” y “de la dignidad sobre la crueldad”.

BARCELONA. EFE

-------------------------------------------------

El debate sobre las corridas de toros se traslada a Asturias y el País Vasco
La Asociación para un Trato Ético de los Animales recogerá firmas en el País Vasco y se movilizará durante la Semana Grande de Bilbao.
El Bloque por Asturias llevará sus propuestas abolicionistas en el Parlamento asturiano.



Las colectivos antitaurinos no se han dormido en los laureles con el histórico triunfo de la prohibición de las corridas de toros en Catalunya y ya están preparando nuevas acciones para iniciar el debate abolicionista en Asturias y el País Vasco.
ATEA recogerá firmas en el País Vasco
En el País Vasco, la Asociación para un Trato Ético de los Animales (ATEA) ha explicado que va a iniciar una campaña de recogida de firmas, similar a la que llevó a cabo Prou! para trasladar el debate al Parlamento Vasco. Simultáneamente, el partido Bloque por Asturias anunciaba que en septiembre daría los pasos necesarios en el Parlamento asturianos para lanzar una iniciativa legislativa para eliminar de la ley de protección animal la excepción que se hace con la tauromaquia.
Contracorriente, el PP registraba este jueves en el Congreso su proposición de ley para proteger las corridas de toros como bien de interés cultural y turístico, algo que ya hace tiempo hizo Esperanza Aguirre en la Comunidad de Madrid. Con esta iniciativa el PP quiere blindar las corridas de toros al considerarlas una competencia exclusiva del Estado en todo el territorio nacional.

Fuente: 20minutos.es

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques