“En Aysén tenemos demandas históricas”





Juan Pablo Orrego: “Gobierno debe comprender que Aysén reivindica su derecho a elegir su desarrollo”
· El Presidente de Ecosistemas, respaldó al Movimiento Social por la Región de Aysén, que ha levantado las demandas para lograr un desarrollo social y ambientalmente sustentable en la Patagonia chilena.

Santiago-. “No hay duda que la creación del Movimiento Social por la Región de Aysén es un proceso de trabajo colectivo ejemplar para el país. Patagonia-Aysén ha sido una región que desde hace una más de una década está siendo invadida y amenazada por consorcios extranjeros y nacionales, que solo buscan alimentar sus ganancias a través de proyectos de gran envergadura y altos impactos ambientales y sociales, en los sectores de energía, salmonicultura, forestal, minería, etc.”, afirmó Juan Pablo Orrego, Presidente de la ONG Ecosistemas.
“Lo que hoy sucede en Aysén es producto de años de debate, creación de conciencia, movilización y construcción social” indicó Orrego, quien es además coordinador internacional de la campaña Patagonia Sin Represas.
Sobre el movimiento social, enfatizó “ellos abogan por la descentralización, y se han dedicado a construir una alternativa de desarrollo local que va en la línea de Aysén Reserva de Vida, mientras a la mayoría de las regiones de nuestro país se les ha impuesto un tipo de desarrollo que está resultando con la zona norte con altos índices de pobreza y contaminación, sin agua potable para sus habitantes ni para el riego, al privilegiar la minería a gran escala”.
Agregó que en la zona sur con una situación socio económica similar, con sus valiosos bosques talados para dar paso a plantaciones de pino y eucaliptus que degradan los ecosistemas, con numerosos ríos intervenidos con mega represas y salmonicultura impactando gravemente el bosque costero, todas actividades probadamente insustentables económica, social y ambientalmente.
“El Gobierno debe comprender que Aysén reivindica su derecho a elegir su desarrollo”, agregó Orrego. “Ahora, son las autoridades del país quienes deben dar una respuesta a la altura del proceso de movilización organizada de Aysén, sin imponer mediáticamente lecturas tergiversadas de un proceso democrático, ni aparentar sofocar las fogatas del descontento, pero con gasolina” señaló el ecologista.
----------------------------------------

PATRICIO SEGURA, VOCERO DEL MOVIMIENTO SOCIAL POR AYSEN
“En Aysén tenemos demandas históricas”
Dirigentes, vecinos y estudiantes de esa región chilena protestan por el alto costo de vida, los bajos sueldos y el sistema de salud. El gobierno de Piñera afirma que las movilizaciones están digitadas por sectores políticos.
El nuevo foco de conflicto que amenaza al gobierno de Sebastián Piñera se agravó ayer, en otra violenta jornada de represión contra los manifestantes de Puerto Aysén, al sur de Chile. El movimiento social de esa región protesta por el alto costo de vida con respecto al resto del país desde hace dos semanas. El 7 de febrero pescadores y dirigentes sociales cortaron el tránsito del simbólico puente Presidente Ibáñez, que comunica el interior de la región y la capital regional Coyhaique con el resto de Chile. Ese puente colgante, construido en la década del sesenta y declarado monumento histórico nacional, fue escenario en las últimas dos noches de una feroz represión por parte de Carabineros contra cientos de personas apostadas en la ribera sur, impidiendo con barricadas el avance de la policía. Al menos siete detenidos, entre ellos dos mujeres y un hombre que resultó con fractura de nariz, fue el saldo de la jornada de ayer, con varios jóvenes heridos por balas de goma y golpes por parte de las Fuerzas Especiales (FF.EE.).
Al cierre de esta edición, Carabineros había tomado el control del puente, tras arrojar al menos cien bombas de gas lacrimógeno. El sábado un hombre perdió un ojo por disparos a quemarropa de Carabineros. Muchos de los heridos en los enfrentamientos temen atenderse por miedo a que la policía los embosque en los hospitales y los detenga. El gobierno de Piñera envió a principios de esta semana al ministro de Salud, Jaime Mañalich, en un infructuoso intento por atemperar las protestas. Ante el complejo panorama, el gobierno jugó una carta para deslegitimar la protesta, afirmando que las movilizaciones sociales estaban digitadas por sectores políticos. Mañalich apuntó específicamente a Patagonia Sin Represas (PSR), un movimiento que rechaza la instalación de centrales hidroeléctricas del proyecto HidroAysén. “El rol de PSR es absolutamente cierto y seguro para mí, al punto que uno de los dirigentes principales de este movimiento en Aysén es el señor Patricio Segura, empleado de PSR”, lanzó el ministro ayer durante una actividad junto a Piñera en la Región de Bío-Bío. En diálogo con Página/12, el vocero de Movimiento Social por Aysén se defendió de la acusación de Mañalich. “Hemos visto que se dilató la respuesta del gobierno, por lo que ahora están tratando de politizar el movimiento”, aseguró Patricio Segura. “Lo que ocurre es que el gobierno de Chile está controlado por gente que vive en Santiago y no entiende nada. Esta es una causa social compuesta por vecinos, dirigentes de salud, estudiantes y campesinos. Toda la región de Aysén está movilizada y no es un grupo en particular”, aclara el vocero.
Mañalich lo acusa de boicotear la mesa de negociación que buscaba acuerdos entre las autoridades gubernamentales y los líderes de la protesta. Ayer el gobierno de Piñera decidió delegar en la intendenta de Aysén, Pilar Cuevas, las negociaciones con el movimiento, al tiempo que descartó nuevos viajes de ministros a la zona. Diputados provinciales reclamaron la presencia de ministros del gobierno en la región, que estén imbuidos en las demandas planteadas en el pliego de doce puntos.
“Son demandas históricas y transversales que el gobierno no está escuchando”, advierte Segura. “Ellos tienen una visión de la movilización por intereses particulares y monetarios, y no entienden que existan movimientos solidarios como éste.”
Entre los puntos más importantes de las demandas se encuentran la solución al alto costo de combustibles, salud de calidad, sueldo mínimo regionalizado y estabilidad para funcionarios públicos, rutas de acceso para el pequeño y mediano campesino y un procedimiento vinculante para decidir sobre la construcción de represas en la zona.
Informe: Juan Nicenboim.
-------------------------------------
Por Movimiento por Aysén

“Lo rodearon entre cuatro, le pegaron en la cabeza, cree que se desmayó, lo subieron a un carro policial en que estaba ya un carabinero lesionado en su pierna, a quien veía por primera vez, y el que, culpándole de su lesión, le pisó la mano derecha. Cuando lo llevaron al hospital no le constataron inicialmente lesiones, pero como se sintió mal por la mañana, lo llevaron nuevamente, en donde le sacaron radiografía en la mano y le habrían diagnosticado un TEC. Apenas pudo firmar la ficha de entrevista”, fue el relato de uno de los testimonios presentados por los observadores de DDHH en Aysén ayer en conferencia de prensa, en los cuales distintas organizaciones de DDHH se basan para denunciar los excesos policiales ocurridos en los últimos días por parte de las fuerzas policiales.
De acuerdo a lo informado por Rodrigo Triviño, profesional de Serpaj, en la noche del martes llamaban desesperadas muchas personas desde Puerto Aysén, denunciando que se estaban lanzando lacrimógenas y balines a quema ropa, luego de constatar los hechos in situ y recabar otros antecedentes, se pueden acreditar varias violaciones a los Derechos Humanos en detenciones y actuar de carabineros.
El día martes fue detenido un joven con lesiones graves y múltiples en su cuerpo (piernas, muslo, espalda, frente y mejilla) con proyectiles o balines, que aun no sabemos si son de goma o de acero, ya que aun tiene algunos al interior de sus piernas. Este joven fue a constatar lesiones con carabineros, el médico de turno dio la orden de que se quedara hospitalizado debido a su gravedad, pero Carabineros frente a esta demanda por parte del médico se niega a dejarlo hospitalizado por falta de contingente policial para hacer de punto fijo con la víctima. Se lo llevan a la comisaría en condiciones paupérrimas, dejándolo en el calabozo sin asistencia médica, ni medicamentos para el dolor e inflamación. Al día siguiente fue dejado en libertad. Esta persona apenas podía caminar, ya que su pierna derecha estaba gravemente lesionada con balines alojados profundamente al interior, describió Rodrigo Triviño.
Agregó que Puerto Aysén se podría describir como una “ciudad sitiada”, enfrentamientos violentos y uso desproporcionado de la fuerza de Carabineros. Las situaciones más graves se produjeron en el Puente Presidente Ibáñez con más de 8 horas de enfrentamientos entre Carabineros y manifestantes, donde las fuerzas policiales hicieron uso de balines los cuales tuvieron como consecuencia 6 heridos, en  4 casos con proyectiles en la cabeza y cara. Un caso fue atendido por la cruz roja con un corte en la cabeza de 8 puntos. Hay testimonios de vecinos los cuales declaran que Carabineros de Civil y uniformados se encontraban en los techos y patios de sus casas  respaldando sus testimonios a través de registros fotográficos, situaciones totalmente ilegales que vulneran los derechos de los pobladores.
En cuanto  a los detenidos, se constataron 9 personas, los cuales presentas diversas heridas en distintas partes del cuerpo, en especial en las mejillas, cabeza por el uso de balines, un detenido con un tec cerrado, y una fractura en una de sus manos debido a un pisotón de un Carabinero.
Casos denunciados
NN Se queja de ser sólo un testigo, pero que lo persiguieron, cayó en una cuneta, lo sacaron del pelo y lo golpearon. Tiene contuso su ojo derecho. No quiso constatar lesiones.
NN: Su detención habría sido a las 04 AM. Estaba saliendo de un bar y sintió golpe en la espalda. Pedía que no lo golpearan en la cara porque tiene prótesis dentales. Lo subieron al carro y arriba del carro lo golpearon, respetando su solicitud, eso sí. Deben haberse registrado sus lesiones de ambas rodillas y en la espalda según él.
NN: Lo detuvieron en los alrededores de la plaza Mahuén: le hicieron una zancadilla para que cayera al piso. Siente dolor en su cadera izquierda. Dice que en el Hospital le querían lavar la herida y poner unos puntos en la herida que allí se le produjo, pero que carabineros se negó, lo sacó de la camilla y se lo llevó al calabozo. Reporta dolor en la cabeza.
NN: No pudo correr cuando vio que piquete venía hacia él ya que andaba con botas de goma (venía de su trabajo en el campo): Era como la medianoche cuando lo detienen entre unos 12 carabineros, lo golpearon en el piso, quedándole mucho dolor en el costado izquierdo de la espalda, y en el bus una carabinera le golpeó la cara. Tiene un visible hematoma en el ojo izquierdo y roto el labio superior, en la cara interna, al centro.
NN1 Y NN2: Fueron detenidos juntos en las afueras del Unimarc, como a las 4 AM: refieren haber sido arrinconados contra la pared del supermercado y pateados antes de subirlos al carro. A uno de ellos le hicieron arrodillarse y poner las manos en alto para darle un puntazo con el pie en su pierna derecha.  Al otro lo golpearon en la cabeza y en la espalda. Ambos dicen que en el Hospital alegaron no encontrarles nada, a pesar de sus quejas

Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

La enorme 'huella ecológica' de 163 millones de perros y gatos en EEUU