Mega-minería no es desarrollo



Hernán Horacio Schiaffini
El actual cambalache discursivo en torno a la mega-minería parece comenzar a ordenarse en una dicotomía que ya conocemos. Los argumentos a favor de las explotaciones mineras de oro, plata y cobre a cielo abierto se concentran en ensalzar el desarrollo, el crecimiento y la creación de empleo que supuestamente aportan las transnacionales canadienses y estadounidenses.
Así se define, paralelamente, al adversario imaginario: el ambientalista ingenuo de clase media, que vive bien gracias a la minería, pero no la tolera cuando está cerca de su casa.
Frente a esta posición, que encima se auto-presenta como un incisivo análisis de discurso, hay que decir varias cosas:
-          No es lo mismo una cantera (emprendimiento que también entra en el rubro minero) ni una mina de hierro, que una mina de oro a cielo abierto. Esto parece una burrada de decir, pero hay que decirlo porque hay muchos burros rebuznando. La minería de oro y plata por cierto no es “la madre de todas las industrias”.
-          No son Clarín, La Nación o Perfil los gestores de esta protesta. Los conflictos en torno a la minería a cielo abierto tienen al menos 10 años. Tampoco son los sectores económicamente mejor posicionados los que encabezan y asumen la protesta. Esto no es la 125, y es un error grave si ciertos actores políticos piensan encararlo como si lo fuera.
-          Mientras Julián Rooney, que era Vicepresidente de Minera Alumbrera estuvo prófugo, el mineraloducto de más de 300 kilómetros que lleva el barro con metales de la mina (Catamarca) al tren en Tucumán (que lo traslada luego al puerto de San Lorenzo, Santa Fe, desde donde sale del país) se rompió varias veces. Como pasaba esto, y se contaminaban ríos y suelos, el Fiscal Antonio Gómez procesó al tal Rooney. Si se fijan en el enlace verán qué tipo de personaje es Gómez. O sea, Minera Alumbrera contamina.    
Pero pasemos a la discusión que nos proponen, la del “desarrollo”. Acá hay muchos argumentos confusos, pero lo que los caracteriza a todos es la falta absoluta de mirada crítica. ¿Desde cuándo si le va bien a las empresas nos va bien a todos? ¿Desde cuándo la inversión hecha por transnacionales garantiza mejor calidad de vida para el conjunto de la población?
Los datos que hay en la página de INDEC dicen lo siguiente: en 2003 trabajaban en minería en Catamarca 1.343 personas en promedio anual, incluyendo en ese número a todas las canteras, minas de roca, y demás emprendimientos, o sea, no son 1.400 empleos que creó Minera Alumbrera, contra lo que dice en su página web, donde, además, se anota como propios los “empleos indirectos”, generados en realidad por el Estado o por particulares (y ojo, ése es un número provisto por la propia Alumbrera: ¿será confiable?)
Más datos de INDEC, ahora para todo el país: “Personal ocupado por puesto de trabajo ocupado” según la Encuesta Nacional Minera 2010: 23. 374 trabajadores, otra vez, no sólo en minería de oro, sino en todo el rubro minero: canteras, caleras, piedra laja, etc., que son, cabría decir, las que más empleo aportan. Refútenme, sino.
La propia Gobernadora Corpacci, cuya carrera política se vincula estrechamente al saadismo, declaró al Diario Esquiú de Catamarca el pasado 10 de Febrero que “las empresas mineras invierten en poca mano de obra catamarqueña”, y que “las poblaciones más cercanas a los emprendimientos son las más postergadas, carecen de agua y otros servicios básicos”. Búsquenlo. Además acaba de declarar que no tiene la culpa que “no se haya gastado en salud, en infraestructura ni educación” para esos sectores (Página/12).
¿Dónde están los 250.000 puestos de trabajo que crea la minería de oro a cielo abierto, entonces? Pregunto y exijo respuesta, porque esos números, sin sustento, se vienen agitando en los medios de comunicación. 
Dejo aquí porque sino empezaríamos a tirarnos con cifras y aburrimos. Falta comparar la riqueza extraída contra lo que se tributa, (pasando por alto que tributan por declaración jurada), los sueldos, y los puestos de trabajo que se destruyen contra los que eventualmente pudieran crearse, porque la minería de oro a cielo abierto es incompatible con otras actividades productivas, motivo por el cual fue prohibida en varios estados de Canadá y Estados Unidos, como Ontario, Montana, Winsconsin y Colorado.  
Se nos pone el ejemplo de Chile, país minero. ¿Queremos parecernos a Chile, entonces? Hay otros países de América Latina con mucha minería de este tipo, también: Perú, ¿es el modelo a seguir? México, ¿el México que actualmente está privatizando su petróleo y empujando estos emprendimientos mineros? Brasil, ¿el país sede de VALE, recientemente elegida “la peor multinacional de mundo”?
Ahora que se descubre que hay litio en Argentina, podríamos recordar que el Congo tiene la mayor reserva mundial de coltán, y así le va, de guerra civil en guerra civil, con seis millones de muertos financiados por Nokia y Samsung. O sea: que haya empresas mineras concentradas extrayendo las riquezas del subsuelo por cierto no es garantía de progreso y paz social.
Si hay tanta gente a favor de la actividad minera y es tan beneficiosa para el conjunto de la sociedad: ¿por qué hace falta reprimir brutalmente una protesta en Catamarca, atacar coordinadamente otras tres manifestaciones y sitiar una localidad? 
¿Por qué hoy, que no se puede imponer por el engaño o la fuerza la política minera, se convoca a un debate que se presenta como abierto por la Presidenta, cuando en realidad se lo debemos a los luchadores que defienden sus territorios? ¿Qué necesidad hay de ponerse en contra de los campesinos, los pueblos originarios y los vecinos de pequeños pueblos, y aliarse a burgueses recalcitrantes que nada tienen que ver con un trabajador minero, o que nada les interesa el desarrollo con equidad de nuestra sociedad, como lo demuestran desde hace decenas de años?
Porque además de todo, lo que resulta sorprendente y doloroso, viniendo de defensores de un proyecto como el actual, es el apoyo irrestricto y acrítico a los grandes capitales extranjeros que explotan sin control bienes comunes. Porque en los hechos se sostiene que Julián Rooney o Peter Munck son más nacionales y populares  que los integrantes de FM El Algarrobo, o los asambleístas de Esquel.        
-------------------------------------------
Admiten que "grupos de inteligencia" trabajan en protestas por megamineria

Jefe de Policía de Catamarca dijo que esta medida es para "para resguardar la paz" en las zonas conflictivas de Tinogasta y Andalgalá.
El jefe de Policía de Catamarca, Juan José Palomeque, admitió hoy que "grupos de inteligencia" trabajaban en las zonas de Tinogasta y Andalgalá donde persisten las protestas contra la megaminería, y dijo que lo hacen "para resguardar la paz".
Palomeque reconoció ante la prensa catamarqueña que "se está haciendo un trabajo previo en los ingresos y egresos de Andalgalá", donde mañana se desarrollará una jornada cultural para recordar los dos años de la suspensión de las obras en la mina Agua Rica tras una protesta con incidentes y una represión policial.
"Tenemos grupos de inteligencia que trabajan en el lugar, vemos todas las manifestaciones y tenemos gente trabajando para resguardar la paz", explicó el funcionario.
El comisario Palomeque precisó que reforzaron "la seguridad en Andalgalá enviando más efectivos y no se descarta que colaboren otras fuerzas como Gendarmería" nacional.
El refuerzo se envió por orden del gobierno para vigilar las rutas nacionales donde los manifestantes mantienen campamentos informativos y bloquean el paso a camiones que llevan insumos a las empresas mineras.
En las últimas horas, fuentes judiciales señalaron que un juzgado analizaba ordenar un nuevo desalojo en la ruta nacional 60 en Tinogasta, donde el viernes un operativo de la Guardia de Infantería terminó con represión, incidentes y varios detenidos.
Al respecto, el comisario confirmó a radio Ancasti que la policía estaba "a disposición de la justicia" y aclaró que de concretarse la orden de desalojo "se seguirá el mismo protocolo de la semana pasada" en cuanto a aguardar directivas de la Justicia y evitar la represión.
Consultado sobre los incidentes del viernes en Tinogasta, reportó que hubo "32 policías heridos y 8 ambientalistas" con lesiones y destacó que los perros de la fuerza de seguridad "no actuaron ferozmente" como denunciaron las mujeres que tenían heridas y arañazos en sus pechos.
Finalmente, indicó que se iniciaron "sumarios internos" para determinar responsabilidades de los policías que participaron en los disturbios de Tinogasta.


--------------------------------------------------------



Carlos Saglul (ACTA)

El secretario general de la Central de Trabajadores de la Argentina de Catamarca, Arnoldo "Tito" Núñez, advirtió ayer en diálogo con ACTA la necesidad de que “el Gobierno actúe antes que muera alguien como producto de la represión a las protestas contra la contaminación que producen los emprendimientos mineros a cielo abierto como "Bajo La Alumbrera" y "Agua Rica". ¿Cuántas víctimas tenemos ya a raíz del conflicto social, no son suficientes?”, interrogó.
El Secretario General de la CTA Catamarca, Arnaldo Núñez, no deja de estar indignado por la represión del viernes pasado: " Nunca esperamos algo así, que nos trataran como delincuentes, terroristas, cuando todo lo que hacemos es ejercer nuestro derecho a peticionar”.
Luego de explicar que tuvo que ir a buscar a su hijo a la comisaría, recuerda que "nos tiraban con balas de goma pero a quemarropa. De milagro no mataron a nadie. Pisoteaban mujeres y niños. No les importaba nada. Soltaron perros sin bozal, por las mordidas casi pierde un pecho una compañera.”
“Desde la CTA le advertimos a la Presidenta que tome cartas en el asunto. Después de la represión la gente volvió con más furia a los cortes. La violencia sólo trae más violencia. Vi gente dispuesta a dar su vida por esta causa. ¿Cuántos muertos tenemos ya en conflictos sociales?”, exclama.
Explica que “no somos anti-mineros como se nos trata de presentar para enfrentarnos trabajadores contra trabajadores. Lo que no queremos es que nos sigan contaminando el agua, uno de los bienes naturales más preciosos en esta zona. La mina gasta 100 millones de litros de agua por día contra 80 mil de la capital”.
Dice que no hay controles del Estado, "viene un gerente y toma agua frente a las cámaras para mostrarnos que no está contaminada. No somos idiotas. Las enfermedades vienen por acumulación. Ellos contaminan todo y luego se van”.
Núñez asevera que “el otro día pusieron a la Presidenta a dialogar con un supuesto minero que en realidad es un dirigente del gremio minero de AOMA que está en la CGT. Creo que está todo dicho, ellos son los principales defensores de los intereses de las patronales. Si medimos el miserable tres por ciento de regalías que pagan, que es mentira que den trabajo salvo unas decenas de personas y que además se llevan los minerales bajo declaración jurada, lo único que obtenemos los de abajo, son perjuicios”.
Cuando se escribe esta nota, supuestos trabajadores mineros (a los que les dan 500 pesos extras), personal pagado por la minera y policías realizan contrapiquetes para que la gente no pueda llegar a los piquetes contra Baja La Alumbrera y Agua Rica.
A poco de cumplirse dos años de la salvaje represión en Andalgalá, la advertencia del dirigente de la CTA quedó flotando en el fin de la entrevista como un presagio: ”Tienen que parar esto antes que maten a alguien. A las oficinas cómodas, con aire acondicionada, llega más la voz de las corporaciones que la de nuestra gente. Esto se va a extender”, advirtió "Tito" Núñez.


Entradas populares de este blog

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente

Patagonia Argentina: Las represas en el Río Santa Cruz amenazan al Glaciar Perito Moreno

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia