Argentina: Plantas y saberes ancestrales

En el trabajo de la investigadora del CONICET Hebe González convergen distintas miradas disciplinares sobre el rol de los vegetales en las comunidades tapietes del norte argentino. En las comunidades de Misión Los Tapietes y Misión La Curvita, Provincia de Salta, viven quienes integran el pueblo indígena de los tapietes en Argentina. Allí, en 1998, arribó la lingüista Hebe González, investigadora del CONICET en el Instituto Regional de Planeamiento y Hábitat (IRPHa,  FAUD, UNSJ), con el propósito de registrar la lengua tapiete y la cultura de sus hablantes.

Por Yasmín Noel Daus

Más de veinte años después, al frente de un equipo de especialistas del Consejo, la científica presentó “Ñandipireta ka’a kwawa”, un libro que compila nombres, usos y conocimientos sobre las plantas en lengua tapiete, cuya traducción al castellano es: “Lo que nuestros ancestros sabían del monte”.
Perteneciente a la familia lingüística tupí-guaraní, el tapiete hoy es en el país, según la investigadora, una lengua en peligro. Por este motivo, a partir de un enfoque lingüístico, antropológico y etnobotánico, “el libro intenta contribuir a la preservación de la memoria histórica de los tapietes y del modo de vida de sus padres y abuelos en la región chaqueña”, puntualiza González. Y agrega: “En él se presentan los resultados de un trabajo de documentación lingüística y etnobotánica entre los tapietes, cuyos principales objetivos son contribuir a la preservación del conocimiento que este pueblo posee de su entorno natural y documentar una parte del vocabulario especializado en la denominación de plantas y de elementos relacionados con el mundo vegetal”.
Investigación
Así, para su confección, el equipo liderado por González recopiló nombres de plantas e información sobre sus usos culinarios, medicinales, sobre la construcción de viviendas y la fabricación de herramientas y utensilios. En el proceso, un grupo de mujeres tapietes participó con el fin de compartir sus conocimientos en torno a recetas de cocina y al tratamiento de enfermedades a partir del uso de las plantas. “Estos encuentros grupales pusieron de manifiesto el interés que los adultos tenían en recordar antiguas costumbres relacionadas con los modos de vida”, señala la investigadora.
Para González es importante destacar en este proceso la colaboración de dos asistentes lingüistas y hablantes tapietes de la comunidad tapiete de Tartagal: Hermelinda Romero y Romualdo Awara Montes.
“Ñandipireta ka’a kwawa” fue presentado en Misión Los Tapietes y Misión La Curvita “en un evento durante el cual los protagonistas, sus hijos y sus nietos vieron el resultado concreto de la investigación”, enfatiza González. De cara al futuro, la científica prevé digitalizar el libro para su amplia circulación y avanzar en el desarrollo de un diccionario web que amplíe el registro de la lengua tapiete hacia otros vocabularios especializados.
“Es uno de esos acontecimientos culturales y académicos que deben celebrarse”, opina sobre el libro el etnobiólogo e investigador del CONICET, Pastor Arenas. “No sólo por sus connotaciones científicas, sino porque, en este caso, se privilegia el rescate de un conjunto de saberes del colectivo social que, por añadidura, persigue fines concretos: su uso para los actores”, finaliza.


Fuente: La Arena
 

Entradas populares de este blog

5 razones para entender y respetar a las babosas

Ola de calor en Kuwait supera los 70º C al sol y derrite autos

Venezuela: El Parque Nacional Canaima se ve afectado por actividad minera ilegal