Argentina, Santa Fe: Se cayó el proyecto de ley que limitaba el uso de agroquímicos







Organizaciones ambientalistas con sede en la provincia manifestaron esta mañana su indignación. El plan había obtenido, hace un año, la aprobación de la Cámara Baja y esperaba tratamiento en la Comisión de Salud del Senado pero lo último no sucedió y perdió estado parlamentario. Ahora todo volvió a cero y habrá que esperar la presentación de un nuevo proyecto.

Luego de más de cinco años de la presentación del primer proyecto de modificación de la ley de fitosanitarios 11.273, una iniciativa que intentaba limitar el abundante uso de químicos aplicados al agro cerca de donde habitan seres humanos encontró su ocaso en la Legislatura santafesina. El último proyecto en el que confluían las iniciativas de varios legisladores obtuvo sanción de Diputados, y desde hace un año aguardaba tratamiento en la comisión de Salud Pública y Medio Ambiente de la Cámara de Senadores, donde finalmente perdió estado parlamentario.
En general, las iniciativas modificatorias apuntaban a establecer límites a través de franjas sanitarias en las que se prohibiría la aplicación de todo producto agroquímico en cercanías de poblados, escuelas y viviendas rurales, cuyas distancias variaban según el modo de aspersión (aérea o terrestre). También establecían pautas de precaución en el manipuleo de los químicos y manejo y disposición final de los envases de esos productos y mayores controles sobre empresas fumigadoras e ingenieros agrónomos, al tiempo que proponía el fomento de producciones agrícolas alternativas para las áreas de exclusión de agroquímicos, entre otras medidas.
En la mañana de hoy, Patricio Acuña, secretario de la Organización Ambientalista Muyuqui de San Justo, sostuvo-en diálogo con El Día Menos Pensado- en primer término que “sin dudas estamos preocupados porque esto viene hace tiempo”. Desde hace 10 años “hay una ley que había sufrido modificaciones, que no era todo lo que queríamos pero por lo menos a nivel legislativo se estaba tratando, por lo menso encontrábamos respuestas en torno a la problemática de la salud de estas poblaciones”, agregó.
Luego, “estuvo cajoneado un año en la Comisión de Salud y Medio Ambiente y por lo tanto dejó de tener estado parlamentario. No sabemos porque los senadores hicieron esto. El senador de nuestro departamento no es integrante de esta comisión pero es integrante del cuerpo. Nuestra preocupación gira en torno a cómo los legisladores de esa comisión no tienen este tema presente”, dijo Acuña.
Por otra parte recordó que con anterioridad, “hubo un debate de la Cámara de Diputados en una especie de audiencia pública, hay un fallo en San Jorge, la Cámara de Apelaciones aprobó ese fallo”, es decir, “hay un clamor de voces que se escuchan, hay informes científicos, hay constataciones de médicos, de ciudadanos. Cualquiera se da cuenta de lo que pasa, yo no quiero pensar que nuestros legisladores están de acuerdo con las empresas”, afirmó el ambientalista.
Para finalizar sostuvo que a partir de ahora “hay que empezar de cero”. Desde el año que viene “esto va a ser patrimonio de la nueva Cámara de Diputados y Senadores. Yo no encuentro una respuesta clara de los legisladores. Ellos tienen la responsabilidad pero hay un manto de silencio supongo que para no hacer lio en este momento pre electoral”.
Cabe mencionar que los senadores que integran la Comisión de Salud Pública y Medio Ambiente son José Baucero- por el departamento San Javier-, Danilo Capittani- por el departamento San Jerónimo-, Horacio Galaretto- por el departamento San Lorenzo-, Alberto Crosetti- por el departamento Belgrano- Cristina Antonia Berra- por el departamento San Martín.

“No ha sido caprichosamente”

Inmediatamente después de las declaraciones del vecino ambientalista de San Justo, el senador por el departamento Belgrano, Alberto Crosetti, salió al cruce de las declaraciones para intentar explicar por qué se dejó caer el proyecto de Ley. En diálogo con El Día Menos Pensado, Crosetti, sostuvo que esto que sucedió “no ha sido caprichosamente. Nosotros hemos estudiado el proyecto y hemos consultado a todas las partes interesadas y a todos aquellos que conocen el tema”, es por tal motivo que “creemos que hay que seguir estudiando este tema pero con rigor científico, sin demonizar ningún producto”.
En ese sentido el legislador afirmó que desde la Comisión de Salud que él integra, “hemos trabajado en el sentido de buscar información con mucho rigor en cuento a lo científico. Hemos consultado al INTA, al colegio de ingenieros y a todos los que saben y creemos que todavía falta un debate para poder modificar esta Ley” y volvió a insistir en que se “han demonizados algunos productos y se han dejado a otros por fuera y que son peligrosos también”. “En cuanto termine el receso volveremos a tratar este proyecto. Siempre con la visión de preservar la salud sobre todas las cosas”, expresó el senador.
Para culminar y consultado sobre si recibieron presión alguna para no tratar el tema que preocupa a miles de santafesinos de toda la provincia, Crosetti aseguró terminantemente que “no hemos tenido ningún tipo de presión, no me consta”. Lo que “queremos es hacer algo responsablemente. Nosotros creemos que merece un serio debate y vamos a seguir trabajándolo, (…) aquí no hay ninguna presión, esto es una decisión del conjunto atendiendo a los pedidos de todos los afectados, sin montarse a la idea de que esto es dañino porque es dañino sino con rigor científico”.
LA CAPITAL - NOTIFE



Contaminantes en alimentos
Dos alimentos pueden no ser el mismo producto

migueljara.com


La Agencia de Seguridad Alimentaria (AESAN) ha recomendado oficialmente que niños y mujeres embarazadas no tomen, pero nada de nada, de los siguientes alimentos: pez espada, atún, cabezas de crustáceos, acelgas y espinacas. Dichos productos no están recomendados por su contenido en tóxicos como mercurio, nitratos y cadmio. La advertencia resulta paradójica pues se advierte de la extrema peligrosidad de unos alimentos para niños y embarazadas pero ¿es que no resultan tóxicos para no embarazadas, jóvenes, adultos, mayores, es decir, el resto de la población? Los pescados azules, como saben, son ricos en Omega 3, un aceite esencial para nuestra salud, pero visto como está el patio marino, y su contaminación no para de aumentar, será mejor obtener dicho aceite de frutos como por ejemplo el aguacate, ecológico claro.
Por otra parte hace unos días la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) publicó un informe sobre la calidad de las leches. Analizó el producto de 26 fabricantes y ha llegado a la conclusión de que en general la leche hoy es peor que hace diez años. Llama la atención que entre las analizadas no haya ninguna marca de leche ecológica ¿es que no existen en España? Respuesta negativa. ¿Es que no interesa, por algún motivo, darlas a conocer porque sus resultados sería con seguridad mucho mejores que los de las marcas convencionales? Quién sabe. Lo cierto es que por lo general las leches ecológicas, como las buenas leches, dejan un poso blanco en el vaso mientras que algunas marcas de leche convencional parecen más agua de tiza. Y sí, sé que están pensando en el precio pero una leche de agua de tiza que no llega a un euro el litro y una fresca obtenida de vacas que pastan en semilibertad y que son criadas con criterios de producción ecológica puede costar mucho sí, 2, 3 casi 4 euros pero se mire por donde se mire es que no estamos hablando del mismo producto. Uno es leche lo otro échenle imaginación. Todas estas informaciones lo que nos hablan es de la importancia de invertir más en nuestra alimentación que es salud, más vale comer lo que necesitemos pero de calidad y limpio que comprar por comprar comida que no vale ni lo que marca su precio.


Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento