Sabotaje de los países balleneros en la Comisión Ballenera Internaciona





l



Ayer fue un día donde las naciones que defienden la caza de ballenas demostraron hasta dónde pueden llegar. La Comisión Ballenera Internacional (CBI), que lleva reunida desde hace una semana, demostró que es un circo y que le queda mucho para convertirse en un organismo de conservación.

POR: Celia Ojeda (@Celia_Ojeda)

Ayer con una agenda muy apretada para el último día se comenzó a hablar sobre el Santuario Ballenero del Atlántico Sur que fue presentado por Argentina y Brasil que analizaron el beneficio económico que les produciría su creación. Tal propuesta de protección fue apoyada por: Costa Rica, Colombia, Estados Unidos, Australia, la Unión Europea, México, Ecuador, Chile, India, Panamá, Uruguay, Nueva Zelanda, Israel, Mónaco y Suiza. Palau, Rusia, Islandia, San Kitts y Camerún se opusieron.

Algo tan obvio como crear un santuario nadie pensó que iba a generar tantos problemas, así que el presidente de la mesa hizo una pausa para calmar los ánimos. Pidió a los cinco países si podían sumarse al consenso de los países que habían votado a favor, pero no cejaron en su idea de bloquear la propuesta.
Entonces empezó el circo y la neblina irreal que cubre este tipo de reuniones.

Japón entró en escena,  y anunció que “¡hablando en nombre de los países que hacen un uso sostenible de las ballenas!” les pedía a los países que se negaban a la creación del santuario salir de la sala, con el único fin de evitar la votación y por tanto el santuario. Obviamente los pro-santuario se llevaron las manos a la cabeza, clamando a la seriedad y se opusieron a tal circo. El presidente decidió dar un descanso para enfriar “la sala”.

En esos momentos en estas reuniones son cuando el presidente dice: - “los observadores abandonen la sala”, y ese es el momento en el que las ONG hemos de abandonar, callarnos y dejar que los países se tiren de los pelos ellos solitos.

Ahí es cuando te tienes que pasar un buen rato royendo las pastas de té de muchos colores y formas diferentes que siempre hay en estas reuniones... y  preparado para cuando un representante de un país sale al baño, preguntarle cómo van las negociaciones, cuál es su opinión, ... la espera es larga y la de ayer fue horrible... tras “un descanso” de casi 9 horas los países llegaron a consenso: la votación para crear este nuevo santuario se hará en 2012.

En vez de poder contaros hoy la creación histórica de este santuario, que está respaldado por la mayoría de los países, caemos en la cruda realidad donde vemos que las naciones pro-balleneras siguen dominando esta reunión.  Los países de latinoamericanos han esperado décadas para llegar hasta aquí y ayer Japón una vez más consiguió bloquear cualquier propuesta que proteja a las ballenas.

Esta situación desenmascara las verdaderas intenciones de mantener cautiva a la CBI de los intereses de los países balleneros. Es de destacar el importante rol del Grupo Buenos Aires, que nuclea al bloque de países latinoamericanos en la CBI,  para impulsar acciones efectivas de conservación. La votación permitirá mostrar al mundo entero que existe una genuina mayoría a favor de la conservación y uso no letal de las ballenas. Esto es justamente lo que ellos desean ocultar.

Elsa Cabrera, directora ejecutiva del Centro Conservación Cetácea también presente en la reunión expresa; “resulta inaceptable que Japón junto a un bloque de países balleneros, muchos de los cuales han sido cuestionados por sus asociación con la política de compra de votos de ese país al interior de la CBI, intenten imponer un sistema dictatorial al interior de una comisión que cuenta con estatutos democráticos para ejercer el legitimo derecho de adoptar decisiones mediante votaciones.”

El Santuario espera que su futuro se decida y todos nuestros esfuerzos están concentrados para que al finalizar el día de hoy las ballenas cuenten con un nuevo área libre de cacería.

Especial mención al Programa Ballena Franca Austral.

La comisionada por Argentina ante la CBI, la Embajador Susana Ruiz Cerruti destacó en la presentación realizada por el Santuario, la importancia de la industria del avistaje de ballenas en la Patagonia y resaltó la larga trayectoria de investigación no letal, mencionando el Proyecto Ballena Franca Austral que lleva adelante el ICB. En su declaración mencionó que Argentina  tiene el proyecto de más larga duración  en forma ininterrumpida de foto identificación de ballenas francas australes que tiene más de 40 años de vigencia. Destacando que este y otros proyectos han contribuido a generar la información científica  que ha fundamentado la propuesta de proponer este santuario.
La voz de la sociedad civil

En el reducido espacio que se ha concedido a las organizaciones de la sociedad civil, los representantes de las ongs latinoamericanas presentes en la 63 va Reunión anual de la CBI expresaron su apoyo al Santuario. Roxana Schteinbarg, coordinadora ejecutiva del ICB fue la vocera de este mensaje dado a los representantes de gobierno presentes en esta Reunión Anual. A través de la declaración elaborada conjuntamente por representantes de Centro Conservación Cetácea, Fundación Cethus, Fundación Promar, Fundación Selva, WSPA Latinoamericana se destaco que las  especies y poblaciones de ballenas de la cuenca oceánica del Atlántico Sur se encuentran entre  las que más sufrieron  la caza comercial a gran escala y que este santuario daría protección a al menos 54 especies, que representan más del 60 % de la diversidad mundial de  cetáceos. Contar con este Santuario extendería el área de protección ya existente a través del Santuario del Océano Austral, protegiendo conjuntamente tantas áreas de alimentación y de reproducción de especies altamente migratorias.

El Avistaje de ballenas también fue incluido entre las consideraciones, afirmando que recuperación de poblaciones de estos cetáceos ha permitido florecer una industria sustentable de turismo que beneficia un número creciente de comunidades costeras. Como así también a las economías nacionales con ingresos y fuentes dignas de trabajo. De este modo el Santuario responde a respetar los derechos de una región y sus pueblos, que en el presente se benefician por la presencia de las ballenas.

Un aspecto que fue destacado, es el hecho que para los santuarios sean  efectivos es necesario que  se respetan integralmente y por eso es esencial que no se impongan la continuidad de prácticas unilaterales de caza.

“Ha sido un orgullo poder realizar esta presentación ante la CBI en nombre de las ONGs latinoamericanas presentes en esta reunión. Al leer sentía que no solo era la voz de mis colegas sino la voz de todos aquellos que desean una vez y por todas que la caza de ballenas sea historia del pasado. Ahora solo lo que necesitamos es la aprobación del Santuario”. expresó Roxana Schteinbarg.

Todas las ONGs aquí presentes resaltaron el gran compromiso y los esfuerzos realizados por los representantes aquí presentes. Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, República Dominicana y Uruguay todos unidos por las ballenas.

José Truda Palazzo, ex comisionado de Brasil ante la CBI destacó: “Que lastima que en un momento así países importantes de la región como Perú y Uruguay estén sin derecho a voto por no pagar sus cuotas. Algo que la región tiene que resolver antes de la Reunión de la CBI 2012.

Vanesa Tossenberger, representante de la Fundación Cethus de Argentina sostuvo: "La creación de este santuario ratifica una vez más  el compromiso de los países latinos en la conservación de los cetáceos y la promoción del uso no letal de los mismos”. 
Sin embargo, el optimismo de las ONG se ha visto truncado tras no llegarse a un acuerdo en torno a un posible aumento del tiempo del que estas disponen para hablar ante los comisarios.
La UE, sin posición común
Precisamente a la hora de abordar esta cuestión es cuando se han mostrado fisuras entre los países miembros de la Unión Europea, sin representación dentro de la comisión. Pese al intento de varios países, entre ellos España, de formar un bloque común, la posibilidad de ampliar el tiempo de intervención de las ONG, que actual-mente es de 30 minutos, se ha encontrado con la firme oposición de Dinamarca.
Aunque los daneses no disponen de la industria ballenera de Noruega e Islandia, países que han incumplido las moratorias de caza en varias ocasiones, tienen bajo su protección a las Islas Feroe, donde se cazan ballenas sin la regulación de la CBI. Circunstancia que aleja a los daneses de las posiciones conservacionistas del resto de la UE.
La posición de Dinamarca respecto a las ONG ha sido contundente. El comisario danés, Ole Samsing, ha acusado a estas organizaciones de "fanáticos e irresponsables", en referencia a las actuaciones del grupo ecologista Sea Shepherd Conservation Society, que intenta impedir la actividad de los balleneros en alta mar.
Aunque esta organización no está presente en la CBI, Samsing ha insistido en que cualquier ONG "representa un punto de vista radical" y que, por tanto, "su presencia en la comisión debe ser restringida".
www.icb.org.ar – ECOticias.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento