Japón: una distribuidora de alimentos asegura haber vendido carne contaminada con radiación








Uno de los minoristas más importantes de Japón informó este domingo que ha distribuido carne de ganado cuya fuente de alimento fue un lote de pienso contaminado por la radiación. Es la última noticia de una cadena de acontecimientos que han amenazado seriamente la salud pública de la isla desde hace cinco meses, cuando la fuga radioactiva de la planta de energía nuclear de Fukushima desató el miedo en toda la región del Pacífico.
Los casos de contaminación de verduras, té, leche, mariscos y agua han convertido este incidente en la peor crisis nuclear después de Chernóbil en 1986, pese a las garantías de los funcionarios japoneses que aseguran que los niveles de radiación no son peligrosos. Aeon asegura que vendió carne contaminada en una tienda en Tokio y en tiendas de más de una docena de pueblos en los alrededores. Una señal de que la radiación continúa afectando al país cuatro meses después del terremoto y el tsunami que azotó la región el 11 de marzo. El grupo Aeon, que compite con el minorista Seven & I Holdings, informó en un comunicado público que el ganado de la prefectura de Fukushima fue alimentado con paja de arroz que supera los límites de cesio radiactivo oficialmente aceptados por el gobierno. La empresa distribuyó 319 kilos de carne entre el 27 de abril y el 20 de junio en una tienda en Tokio y otras tiendas de Kanagawa, Chiba, Shizuoka, Ishikawa, así como en el centro de Japón. El cesio encontrado la semana pasada supera de tres a seis veces los estándares de seguridad. La carne provenía de la ciudad de Minami Soma, cerca de la planta nuclear de la Fukushima Tokyo Electric Power Co. Los envíos de vegetales de las zonas cercanas a la planta se han detenido debido a los altos niveles de radiación, pero no todos los controles sobre los alimentos se aplican con tanta rigurosidad: los productos del mar se han convertido en un tema preocupante, hace tan sólo un par de semanas se detectó cesio en pequeños peces cercano a las aguas de Fukushima, avivando las preocupaciones acerca de los mariscos y peces en un país donde el sushi y el sashimi son el plato de todos los días.
----------------------------------------------------------------------------
Se confirma que 648 vacas fueron alimentadas con pienso contaminado con cesio radioactivo
PÚBLICO.ES / EFE Tokio 

El gobierno de Japón ha prohibido hoy la distribución de toda la carne vacuna de la provincia de Fukushima, tras confirmarse que más de 648 vacas fueron alimentadas con pienso contaminado con cesio radiactivo y distribuidas en 38 de las 47 provincias de Japón. El ministro portavoz, Yukio Edano, ha informado de la prohibición, que se produce en medio de la creciente inquietud por la distribución en varias provincias de carne contaminada con cesio procedente de la maltrecha central nuclear de Fukushima. Edano, citado por la agencia Kyodo, ha detallado que el Gobierno ofrecerá compensaciones a los ganaderos, a los que las autoridades regionales ya habían pedido que dejaran de distribuir temporalmente la carne, aunque sin llegar a prohibirlo oficialmente. La mayoría de los propietarios de las explotaciones de Fukushima han admitido que no estaban al tanto de la orden emitida por el Gobierno el 19 de marzo de no utilizar pienso almacenado en el exterior, ante el riesgo de resultar contaminado por las emisiones de la central nuclear. Los primeros casos se localizaron el pasado 10 de julio, cuando los análisis efectuados sobre carne procedente de una granja situada a poco más de veinte kilómetros de la central reveló que contenía niveles de cesio radiactivo muy superiores a los límites establecidos. La confirmación de los últimos casos ha desatado la preocupación en Japón, donde el propio primer ministro, Naoto Kan, se ha disculpado por "no haber sido capaz de impedir que esto suceda". El ministro de Agricultura y Pesca, Michihiko Kano, ha asegurado por su parte que trabajará con Sanidad para asegurarse de que ninguna pieza de carne contaminada "llegue al mercado", al tiempo que ha anunciado nuevos análisis sobre el pienso producido en amplias zonas del archipiélago. El Gobierno mantendrá la prohibición sobre la carne vacuna de Fukushima hasta que se pueda confirmar que su consumo es seguro, según Kyodo. El Ministerio de Sanidad, en un mensaje para tranquilizar a los consumidores, ha señalado que comer varias veces carne con niveles de cesio radiactivo superior al límite fijado por el Gobierno no afectaría seriamente a la salud.
"Refrigeración estable" en Fukushima
Coincidiendo con la prohibición total de distribuir carne de procedencia vacuna, TEPCO, la operadora de la planta nuclear de Fukushima, ha dado hoy por concluida la primera fase de su plan para controlar la central, asegurando que los reactores dañados tras el terremoto y posterior tsunami que azotó Japón el pasado 11 de marzo ya refrigeran de forma "estable". Además, han añadido que la radiactividad disminuye de modo "constante". La eléctrica se ha puesto fecha tope, enero del 2012, presentando una "hoja de ruta" para controlar la planta y recuperar los reactores al estado de "parada fría". Todo con el objetivo y la promesa de hacer "todos los esfuerzos posibles para permitir que los evacuados regresen a sus casas", según han señalado. En el mismo documento, la operadora de Fukushima detalla que la radiactividad en las inmediaciones de la planta ha disminuido de modo constante y en la actualidad el nivel máximo ronda los 1,7 milisieverts anuales. Hasta dos millones de veces menos del nivel máximo alcanzado durante la crisis, el pasado 15 de marzo, con la explosión del reactor número 2 y un incendio en la piscina de combustible del reactor 4.
Otra de las actuaciones que se contemplan para solucionar el problema de las filtraciones de agua contaminada al terreno es el diseño de un "escudo" subterráneo que rodearía los redactores.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques