LOS BUITRES QUIEREN DESTRUIR LOS ESTEROS DEL IBERÁ






El arrocero Jorge Vara mostrando las garras de los intereses económicos que repersenta afirmó: “No podemos darnos el lujo de tener al Iberá solo para conservacionismo”
El  ministro de la Producción, Trabajo y Turismo y ex-Presidente de la Asociación de Plantadores de Arroz de Corrientes, negó que los Esteros del Iberá se transformen en un Parque Nacional, en virtud de la desición de D. Trompkins de donar territorio de su propiedad al gobierno nacional para que éste los transforme en una reserva nacional.
Es una actitud que confirma una vez más la sociedad espúria del gobierno provincial con los plantadores de arroz del ministro.
“Por Constitución Provincial, los esteros son Patrimonio de los correntinos y recurso estratégico.
No se puede avanzar en forma significativa sino se establece una relación y una comunicación con el Gobierno Provincial. Porque el Iberá es un tema muy sensible a los correntinos y está protegido por un articulado de la Constitución vigente. No es un tema sencillo en el que un privado puede conversar directamente con un gobierno nacional”, aseveró.
“Corrientes no puede darse el lujo de tenerlo solo para conservacionismo, debe generar provecho económico a través de una explotación racional y sustentable de turismo, hay que definir una estrategia y es la intención de este gobierno avanzar en ese sentido…”, manifestó.
Solamente y a modo de ejemplo,  con una adecuada propuesta turística el Iberá sería de mucho mayor provecho para los correntinos, que con la destrucción masiva del segundo humedal del planeta, que significarían las explotaciones arroceras de las multinacionales que “entusiasman” a los cómplices locales de la entrega y la extranjerización de nuestros tesoros naturales.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques