23 centrales nucleares están en zonas con riesgo de tsunamis





En el estudio, que se ha publicado en Natural Hazards, los investigadores trazaron un mapa de las zonas geográficas con mayor riesgo de grandes tsunamis en el mundo
Los tsunamis son sinónimo de destrucción de ciudades y hogares y, desde el que azotó la costa japonesa en marzo de 2011, también sabemos que provocan desastres nucleares, ponen en peligro la seguridad de la población y contaminan el medioambiente. Como estos fenómenos son todavía difíciles de predecir, un equipo de científicos ha evaluado las zonas “potencialmente peligrosas” con centrales nucleares terminadas y en construcción.
En el estudio, que se ha publicado en Natural Hazards, los investigadores trazaron un mapa de las zonas geográficas con mayor riesgo de grandes tsunamis en el mundo. Basándose en estos datos, se han identificado 23 centrales nucleares –incluida Fukushima I– con 74 reactores en áreas de alto riesgo. De ellas, 13 centrales con 29 reactores están activas; otras cuatro, que ahora cuentan con 20 reactores, se están expandiendo con nueve más; y hay siete nuevas centrales en construcción con 16 reactores.
“Se trata de la primera visión de la distribución mundial de centrales nucleares civiles situadas en primera línea de costa y expuestas a tsunamis”, asegura a SINC José Manuel Rodríguez-Llanes, coautor del estudio e investigador en el Centro de investigación en Epidemiología de Desastres (CRED, por sus siglas en inglés) de la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica). Los autores se basaron en el registro histórico, arqueológico y geológico, además del instrumental para establecer el riesgo de tsunamis.
A pesar de que el riesgo de estos desastres naturales amenaza a prácticamente toda la costa oeste del continente americano, la costa atlántica hispano-portuguesa y norte africana, el Mediterráneo oriental y zonas de Oceanía, es sobre todo en el sur y sureste asiático donde la amenaza es mayor por la presencia de centrales atómicas.
Para Debarati Guha-Sapir, también coautora del estudio e investigadora en el CRED, “el impacto de los desastres naturales se está agravando, debido a su creciente interacción con instalaciones tecnológicas”.
China: un poder nuclear en construcción
Unos 27 de los 64 reactores nucleares que en la actualidad están en construcción en el mundo se encuentran en China, lo que demuestra la inversión masiva en poder nuclear del gigante asiático. “Pero más importante aún es el hecho de que 19 –dos de ellos en Taiwán– de los 27 reactores se están construyendo en zonas identificadas como peligrosas”, afirman los autores en el estudio.
En el caso de Japón, que en marzo de 2011 sufrió las consecuencias del mayor tsunami de su historia, son siete las centrales que están en riesgo con 19 reactores, de los que uno está en la actualidad en construcción. Corea del Sur está ahora expandiendo dos centrales con cinco reactores en riesgo. India (dos reactores) y Pakistán (un reactor) también podrían sufrir las consecuencias de un tsunami en sus centrales.
El fantasma de Fukushima
“El emplazamiento de instalaciones nucleares no sólo tiene implicaciones para los países que las alojan sino que también compete a los territorios que podrían verse afectados en caso de fuga radioactiva”, subraya a SINC Joaquín Rodríguez-Vidal, autor principal e investigador en el departamento de Geodinámica y Paleontología de la Universidad de Huelva.
Según el trabajo, se deberían aprender lecciones del accidente de Fukushima. Para los autores, la prevención y los estudios científicos previos son las mejores herramientas para evitar este tipo de desastres. “Pero desde el tsunami de 2004 en el océano Índico no se han tomado medidas políticas efectivas”, advierten los investigadores.
La crisis de Fukushima ocurrió en un país muy desarrollado, con uno de los más altos estándares de conocimiento científico e infraestructura tecnológica. “De haber ocurrido en un país menos equipado para gestionar las consecuencias de la catástrofe, el impacto hubiese sido mucho más serio para el mundo”, certifican los expertos.
Por ello, el profesor Rodríguez-Vidal aconseja elaborar análisis más locales, que consideren el efecto-sitio en cada central nuclear, y determinar la adecuación de las instalaciones que se han identificado en este estudio.
-----------------------------------------------------
Fallas en un reactor nuclear belga de Tihange


Le Monde

Se han detectado fallas en la cuba de una segunda central nuclear en Bélgica, el reactor número 2 de Tihange, las fallas son “similares” a las detectadas en la del Doel 3, indicó el jueves 13 de septiembre el productor de electricidad Electrabel, filial de GDF Suez.
“Los primeros resultados de las mediciones ponen de manifiesto que hay indicios similares a los del Doel 3”, declaró un portavoz del grupo, confirmando una información publicada en el sitio del diario belga L’Echo.
Este verano (boreal) se detectaron miles de “potenciales fisuras” en inspecciones en el material de base de acero de la cuba que alberga el corazón del reactor Doel 3, situada a 25 kilómetros de Amberes (norte) y fuera de servicio desde principios de junio.
El reactor de Tihange 2, situado cerca de Lieja (sur), que posee una cuba igual a la del Doel 3, se paró a finales de agosto para inspecciones. “Las inspecciones del Tihange 2 siguen y tardarán aún algunas semanas antes de tener un resultado definitivo y global. Tihange 2 estará parado el tiempo necesario para poder terminar la investigación", precisó jueves el portavoz de Electrabel.
Escepticismo de las autoridades en agosto
Las cubas de los dos reactores fueron fabricadas en los años setenta por la misma empresa, el grupo neerlandés Rotterdamsche Droogdok Maatschappij (RDM), que luego cesó sus actividades. Esta sociedad equipó una veintena de reactores en el mundo, una decena en Europa.
El director de la Agencia federal belga de control nuclear (AFCN), Willy de Roovere, se había declarado en agosto “escéptico” en cuanto a la posibilidad de reactivar el Doel 3, que sólo se autorizará si Electrabel puede demostrar que la seguridad de la instalación no está en entredicho por los defectos detectados.
En el sitio http://transparency.gdfsuez.com, que contabiliza la capacidad de producción del grupo, el reactor de Tihange 2, de una capacidad de 1.008 MW, se señala ahora como fuera de servicio hasta el 1 de octubre.
La Comisión Europea abogó por inspecciones del tipo de las que revelaron el problema del Doel, pero no tiene el poder para imponerlas.
Traducido para Rebelión por Guillermo F. Parodi y revisado por Caty R. Imagenes: mexico.cnn.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia