Chile: “Carretera eléctrica, el camino de los empresarios” dice ambientalista

Radio Nuevo Mundo. 
El Presidente Sebastián Piñera informó que durante el primer semestre del próximo año se llamará a licitación para construir una línea que una el Sistema Interconectado Central (SIC) y el Sistema Interconectado del Norte Grande (SING). El anuncio lo hizo al firmar el proyecto de ley que crea la carretera eléctrica pública y precisó que la iniciativa será enviada al Congreso “en los próximos días y ojalá antes que termine el mes”.
Añadió  que la licitación implica la construcción de una línea de transmisión de 610 kilómetros y demandará una inversión estimada de US$700 millones.
En la ocasión el Presidente dijo que el gobierno está consciente de lo altos costos de la energía en Chile, en especial frente al resto de los países de la región.
En cuanto a los obstáculos que están enfrentando algunos proyectos eléctricos en el país, el mandatario reconoció que hoy la cuidadanía está más empoderada y tiene una mayor capacidad de organización mientras que los tribunales de justicia están teniendo definiciones distintas frente a estos temas.
El anuncio del mandatario se hizo en medio de la polémica instalada por los empresarios y la derecha económica en rechazo al fallo de la Corte Suprema contra la termoeléctrica Castilla.
Al respecto, el director de Ecosistemas Juan Pablo Orrego criticó la campaña del terror emprendida por los empresarios y lamentó que la carretera eléctrica pública anunciada por Piñera, sólo esté allanando los negocios a los sectores privados.
El dirigente ambientalista afirmó que a los empresarios lo único que les interesan son sus negocios, luego que emprendieran una escandalosa campaña tras la resolución del Máximo Tribunal que declaró ilegal el estudio de impacto ambiental de la termoeléctrica Castilla y paralizó su construcción como la del puerto, al exigir una nueva evaluación ambiental ambos proyectos en conjunto.
En este contexto, Orrego afirmó que el Proyecto de Ley que perfecciona el sistema para una Carretera Eléctrica Pública, traspasa el costo de las líneas de transmisión directamente a los usuarios.
Orrego puntualizó que para la elaboración de este proyecto, Piñera se reunión cada uno de los empresarios, pero no escuchó a la Comisión Técnica Parlamentaria, integrada entre otros por representantes de la ciudadanía.  
Juan Pablo Orrego agregó que es lo mismo que pasa con los estudiantes o los mapuche, es decir sólo habla y escucha a los empresarios, quienes además acusan a la ciudadanía de ser responsables de una supuesta crisis energética por valorar los fallos sensatos como son los que afectan la construcción dela Termoeléctrica Castilla.
En ese sentido, el dirigente ambientalista afirmó que por la presión que ejercen los empresarios es que Chile se encuentra atascado con megacentrales y termoeléctricas que en pleno Siglo XXI son retrógradas.
El director de Ecosistemas Juan Pablo Orrego afirmó que el país está atrasado en 30 o 40 años en energías sustentables renovables, incluso en materia de eficiencia energética, porque también es arcaico en su uso,  transmisión y distribución de energía eléctrica.
El dirigente ecologista precisó que la falta de una matriz  energética en el país obedece a que las políticas están en manos de los empresarios.
Finalmente, Orrego condenó la campaña del terror emprendida por los empresarios, la derecha económica y los grandes medios de comunicación, que sostienen que las inversiones en el país están en peligro por el fallo de la Corte Suprema contra la Termoeléctrica Castilla.

Fuente: Radio Nuevo Mundo.- Publicado en el Boletin 315 ecosistemas.cl - Imagenes: veoverde.com

------------------------------


Peter Hartmann, Director Codeff Aisén Coordinador Coalición Ciudadana por Aisén Reserva de Vida
Tal como se había informado, el jueves pasado el presidente Piñera anunció el envío del proyecto de ley de la “carretera eléctrica”, a lo que sumó el anuncio de la licitación para interconectar los sistemas del Norte Grande, SING, con aquel Central, SIC. Además, se había  avisado la entrega de ese proyecto para el día siguiente al Congreso. Así  se cumpliría la promesa hecha a los empresarios eléctricos tras el “colbunazo”, de sacar esa ley en agosto. Pero, el mismo presidente informó ese jueves que el proyecto será enviado al parlamento recién esta semana. O sea, aun son contados los privilegiados que conocen dicho proyecto de ley, lo cual nos lleva a efectuar análisis sobre dichos y comentarios de otros y sobre el poco común acto de ese anuncio ¿Es que se ha hecho algo parecido con otros proyectos de ley?
Por eso, el acto de anuncio, con la sola presencia de gran parte del empresariado eléctrico y que dejo muy contentos  a los Matte-Larrain Matte de Colbún, lo dice casi todo, sobre para quien y para el beneficio de quienes, serian esas esa leyes.
Con respecto al anuncio de una interconexión de 600 Km. de largo entre el SIC y el SING, con un costo de U$ 700 millones, vale preguntarse que tan necesaria es. Si bien se dice que le da mas estabilidad a ambos sistemas al permitir trasvasijar energía desde capacidades instaladas sobredimensionadas (que contribuyen a encarecer el precio), esa capacidad instalada es de energía cara y los 700 millones es mas o menos obvio que los deberán pagar los usuarios ¿O es un subsidio estatal, o sea impuestos de todos los chilenos ? Por lo demás, esa línea no contribuye en nada  a la eficiencia y eso implica que incidirá en  los (altos) costos de la electricidad transportada. Finalmente se podría suponer que esa línea serviría para enviar energía desde represas en Aisén a las mineras del Norte Grande. Vale recordar que en el SING sobre el 80% de la demanda eléctrica es de la minería. Pero, por lo que ya sabemos, la expansión minera en las regiones de Atacama y Coquimbo no dejaría sobras. Más bien, esa expansión, con la caída de la central Castilla, es la que lleva a esa interconexión. Interconexión que por lo visto será otro regalo para el desarrollo de las mineras. No de aquel de Chile.
Ahora, con respecto a la “carretera”, se confirma lo que ya temíamos; el Estado asumiría un rol facilitador en lo jurídico y en plazos para el paso de líneas de alta tensión, una especie de subsidio paternal en servidumbres. Y eso con un trazado que sería licitado, sin incluir evaluación ambiental, ni necesidad de permisos sectoriales y sin participación ciudadana. Cuando sabemos que este proyecto es un traje a la medida para HidroAysén y tal vez Energía Austral, no nos explicamos que quiso decir el Presidente con que “permitirá generar mas competencia entre generadoras, creando una matriz energética como la exigida por el desarrollo del país”. Eso, porque tanta facilidad constituye un tremendo salvavidas para esos inviables proyectos de represas en la Patagonia, proyectos que coparían el mercado por un lote de años, impidiendo el desarrollo de otras iniciativas y de una necesaria competencia para desconcentrar un sector en manos oligopólicas.
Quienes sí vieron ese proyecto de ley, en la Comisión Ciudadana Técnico Parlamentaria (CCTP) para el Desarrollo Eléctrico, advirtieron que, “la‘carretera’ no beneficia a las ERNC y carga los costos a los consumidores”. Eso porque el proyecto: “no responde a las necesidades de transmisión que Chile requiere los próximos 20 años, ya que esos trazados ya están licitados; ni responde a las necesidades de subtransmisión que también ya fuera licitada; no esta diseñado para facilitar la inyección de energía proveniente de fuentes renovables no convencionales al sistema troncal; impone franjas fiscales “de interés público” sobre porciones de territorios públicos y privados, imponiendo servidumbres, sin apelación de los afectados, sin participación ciudadana y sin estudio de impacto ambiental; e impone mayores costos a los consumidores”.
Finalmente, la CCTP hace un llamado al gobierno “a escuchar la demanda ciudadana por una real y efectiva política energética, sustentable y democrática e insta al gobierno a acercar sus dichos con los hechos, honrando los compromisos contenidos en la Estrategia Nacional de Energía”.
La  verdad es que este anuncio de proyectos de ley huele a que en el gobierno siguen tratando de hacer las cosas en forma forzada, torcida y a la mala, como ya parece ser costumbre, para darle en el gusto al oligopolio eléctrico y a las grandes mineras. Forma de actuar que ya ha dejado un reguero de ministros renunciados, de proyectos con problemas judiciales y con la ciudadanía movilizada contra ellos. Además del incumplimiento de sus propias promesas electorales y que las eléctricas sigan con utilidades groseras y haciendo trampas financieras. Forma de actuar, que evidentemente nunca ha dado dividendos positivos.
Fuente: El Divisadero.  - Publicado en el Boletin 315 ecosistemas.cl

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques