Chile: Silicosis en Puerto Cristal. La herencia minera que el Gobierno intenta eliminar

Un estudio publicado recientemente demuestra que el 13 por ciento de los extrabajadores de la muestra padece actualmente de silicosis, una enfermedad pulmonar incurable causada por la exposición a la sílice cristalina y que detona en fibrosis o granulomas pulmonares.

Eduardo Andrade

“Solo usábamos pañuelos mojados”, “habían rocas húmedas que caían”, “el olor a dinamita no me permitía respirar”.
Estas son solo algunas de las respuestas de extrabajadores de las minas de Puerto Cristal cuando en el 2016 se les consultó por las condiciones de trabajo en empresas como Minera Aysén, Sociedad Casanova y Soto o Minera Soto.
La mayoría de estos, incluida una mujer, son hoy habitantes de la cuenca del lago General Carrera, en la región de Aysén, y sus respuestas son parte de un informe realizado por el antropólogo Mauricio Miranda y el ingeniero en prevención de riesgos, Cristian Evaristi, por encargo del Servicio Regional Ministerial de Salud de Aysén.
Pero el dato quizás más relevante de este estudio, es que el 13 por ciento de la muestra padece actualmente de silicosis, una enfermedad pulmonar incurable causada por la exposición a la sílice cristalina y que detona en fibrosis o granulomas pulmonares.
Las personas de la muestra eran hombres y mujeres de campo cuyos primeros trabajos los tuvieron entre los 11 y los 20 años. Hoy, la mayoría continúa trabajando, pero pese a la silicosis y a los demás problemas respiratorios que padecen, consideran que las condiciones de salud en las mineras, así como los sueldos, eran buenos o regulares.
Sin embargo, un detalle quizás más sorprendente fue entregado por la presidenta de la Agrupación Social y Cultural Cristalinos, Ángela Melehuechun, encargada de organizar visitas anuales de descendientes de extrabajadores de las minas de dicho sector a la zona de Puerto Cristal, declarado hoy monumento histórico de Chile.
Para Melehuechun, cuyo abuelo murió producto de la silicosis, la presencia de las mineras trajo consigo una bonanza económica que se notó, por ejemplo, en la construcción de los caminos Ibáñez – Coyhaique, Coyhaique – Aysén – Chacabuco. Algo que sin la minería, aseguró la presidenta, hubiera sido imposible.
“Hay varias personas que padecen silicosis por toda la minería que hubo en Chile Chico. En esos años se trabajaba precariamente con pala y picota, no como ahora que hay mascarillas y otros implementos de seguridad. A pesar de eso, tenemos socios en nuestra agrupación que nos dicen que si la minería se abriera ellos volverían a Puerto Cristal. Incluso aunque le pagaran menos”.
Pero, ¿qué se está haciendo hoy el Gobierno con la información recabada por la propia Seremi de Salud de la región de Aysén?
Alejandra Valdebenito es actualmente quien ocupa dicho cargo y, este lunes, ella misma visitó una conocida fábrica de hormigón de su localidad, precisamente en el marco de una fiscalización llevada a cabo en conjunto con la Dirección y la Seremi de Trabajo de la misma región.
“Estamos enmarcados en una política nacional de seguridad y salud de los trabajadores, llamado Plan Nacional de la Erradicación de la Silicosis. Estamos buscando que en los lugares de trabajo se minimicen los riesgos de exposición a la sílice”, señaló Valdebenito.
Asimismo, Andrea Ponce, Seremi de Trabajo de la Región de Aysén, recalcó que esta fiscalización se trata de un hito a nivel nacional.
“Es un tema delicado la silicosis. Nosotros tenemos que unir el trabajo y la fiscalización. Estamos conociendo del trabajo en las empresas, viendo la realidad y hacemos el llamado a los empleadores a tomar las medidas de seguridad para la prevención”, recalcó Ponce.
Cabe resaltar, finalmente, que pese a que solo el 13 por ciento de la muestra padece de silicosis -dato consignado en el estudio citado al inicio de este informe-, es importante recalcar que dicha enfermedad depende de un diagnóstico y que muchos de los síntomas indicados por la muestra podrían elevar posteriormente la cifra en los y las habitantes del lago General Carrera.
Además, hay que recordar que la mina Silva de Puerto Cristal fue la última de los años de bonanza que cerró en 1993. En el caso de la minera Aysén, esta representó el 40 por ciento del zinc y el 50 por ciento de plomo en Chile. Todas estas también han dejado un importante relave que aún continua afectado a la región.

Fuente: https://radio.uchile.cl/2019/05/28/silicosis-en-puerto-cristal-la-herencia-minera-que-el-gobierno-intenta-eliminar/

Entradas populares de este blog

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento

¿Cuánto tiempo nos queda? El informe de la ONU en 60 segundos

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques