AGUA ROBADA






Le dicen la dama de hierro correntina en honor a la dama de hierro inglesa. Jamás abandona sus principios católicos, pero en algunas ocasiones roba agua. La Patria y los Santos Evangelios olvidados en el patio trasero son parte de sus principios. Manos sucias se apoyaron sobre los libros sagrados y palabras mentirosas pidieron que Dios y la Nación se lo demanden. Los legisladores no paran de olvidarse que son elegidos por el pueblo para representarlos. Y los Senadores –padres de la Patria- para defender a capa y espada los intereses de sus provincias. Todo esto se ha olvidado. Esta amnesia es la que afectó a la primero diputada provincial  y ahora electa senadora por Corrientes, Josefina Meabe de Matho. Quiso (y quiere) hacer su propia patria productiva con los recursos que ella misma votó para que se protejan. Josefina tiene poder. Su paso por distintos estratos de la política provincial –era la presidenta de la Cámara de Diputados hasta que fue electa senadora- le sumaron puntos a favor y contactos valiosos.

En 2001, la blonda legisladora puso los ojos y el dinero sobre una finca casi 620 hectáreas en el departamento de Mercedes, dentro de la Reserva Natural Esteros del Iberá. Sólo como recordatorio: la Constitución Provincial, reformada en 2007, declara a los Esteros del Iberá de dominio público y recurso estratégico, natural y cultural. Pero Josefina tenía otros planes para su “Rincón Malambo”, tal como bautizó a su finca. Es por eso que apoderados de la electa senadora presentaron ante el Instituto Correntino del Agua y el Ambiente (ICAA), un informe ambiental que tramita por Expediente Nº 540/541/08. No obtuvo autorización alguna, pero terca en su propósito, en el verano de 2009 realiza la primera siembra del campo. De acuerdo a las imágenes satelitales obtenidas, la arrocera se encuentra sembrada por segunda vez y lista para bombear agua del río Corriente.

El escándalo estaba instalado. El 27 de agosto de este año, el coordinador de campaña de la organización “Salvemos al Iberá”, Emilio Spataro, inició un expediente administrativo en el I.C.A.A. donde se formula un pedido de información sobre el emprendimiento, que tramita bajo Expediente Nº 540-661/09. El pedido de informe solicitado por la abogada apoderada de la campaña (Patricia Clydde Mc Cormack) tenía como fin que el Estado a través del órgano competente (el ICAA) informara si la arrocera perteneciente a Josefina Meabe de Matho tenía o no autorización definitiva para funcionar.

El organismo respondió que: “Este emprendimiento ha presentado informe ambiental bajo el Expediente Nº 540-541/08- Rincón del Malambo, obteniendo por Resolución Nº 622/09 la opinión del proyecto ambientalmente viable, sin poseer aún autorización definitiva por parte del Ministerio de la Producción, Trabajo y Turismo como autoridad de Parques y Reservas en el ámbito de la Reserva Natural del Iberá, acorde lo establecido en el Decreto Nº 1440/09. (…) No se ha expedido la correspondiente Declaración de Impacto Ambiental.(…) Se ha presentado la documentación técnica correspondiente, sin obtener hasta la fecha la concesión de uso de agua”.

Los hilos de la corrupción y la connivencia entre los distintos sectores del poder no se hicieron esperar. De la galera el ICAA sacó con fecha 13 de octubre, una resolución a medida de Josefina Meabe de Matho en la cual, basándose en la supuesta preexistencia de su arrocera, indicó que no necesita pasar por el proceso de Evaluación de Impacto Ambiental que marca la leyprovincial Nº 5067.

Pero desde que Josefina Meabe de Matho adquiere el campo y hasta el año 2008 no hubo plantaciones de arroz o tomas de agua funcionando, como lo demuestra una secuencia de imágenes satelitales en poder de la organización ambientalista.

Al no haber plantación, ni canal ni bomba la preexistencia es desmentida y si el campo de Josefina Meabe tuvo concesión de agua antes de que fuera adquirido por ella, ésta caduco El Código de Aguas de la Provincia de Corrientes (Decreto Ley Nº 191/01) establece: Articulo 119. – El derecho de uso del agua pública caduca por:

2) Por el no uso del agua u otro objeto concedido durante un periodo de 2 (dos) años continuos, o discontinuos dentro de un período de 5 (cinco) años.

Pero las leyes, en Argentina, son para no cumplirlas. Y más cuando se trata de quienes la crean. A Josefina Meabe de Matho no le importó que el Iberá sea Reserva Provincial, sitio RAMSAR, Área de Importancia para la Conservación de las Aves (AICA) y Parque Provincial, ni que estuviera protegida protegido por las leyes provinciales 3771 y 4736 y los decretos 18/00 y 1440/09. Tampoco le interesó que estuvieran vigentes las leyes de impacto ambiental y audiencia publica (Ley Nº 5067 y su decreto 876/05), el código de aguas de la Provincia de Corrientes, ni la propia Constitución Provincial.

Como buitres sobre un posible cadáver, los usurpadores por terraplenes, los deforestadores, los arroceros ilegales y toda clase de carroñeros acechan a los magníficos esteros.

fuente: medioymedio.com

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

La humanidad tiene una oportunidad: La restauración masiva de bosques