EEUU: Extendida la contaminación por mercurio en peces de agua dulce





Según revela un estudio federal publicado hoy, prácticamente la mitad de los lagos y embalses de todo el país contienen peces con nivel de mercurio tóxico potencialmente dañino.
La Agencia de Protección Medioambiental, EPA, halló mercurio, un contaminante liberado principalmente por las plantas térmicas de carbón, y bifenil policlorinatos en todas las muestras de peces procedentes de 500 muestras de lagos y embalses entre 2000-2003. Las concentraciones de mercurio en un 49 por ciento de estos lagos y embalses excedían los niveles que la EPA advierte son seguras para la gente que come cantidades significantes de pescado.
El mercurio ingerido por el consumo de pescado puede dañar el sistema nervioso y provocar incapacidad en el aprendizaje en fetos y niños pequeños.
Los peces en un 17 por ciento de los lagos y embalses contenían bifenil policlorinatos o PCB por encima de los niveles recomendados. El PCB fue empleado ampliamente como refrigerante y lubricante hasta su prohibición a finales de la década de los 70, sin embargo, debido a su persistencia en el medioambiente durante largos periodos de tiempo, pueden aún hallarse en peces. El PCB ha sido relacionado con el cáncer y otros efectos en la salud.
El estudio es el último que destaca el alcance por contaminación por mercurio.
En agosto, el Servicio Geológico de Estados Unidos, U.S. Geological Survey, hizo público un informe sobre la contaminación en los peces basado en el estudio de 300 arroyos de todo el país. Dicha investigación halló mercurio en todas las muestras sin embargo, únicamente un cuarto del pescado contenía mercurio en niveles que excedían los recomendados por la EPA.


Fuente: oceansentry.org

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia