Por primera vez en 100 años, cóndores nacidos en cautiverio ponen un huevo.






El nido está en una reserva patagónica. Lo hallaron porque las aves tenían un transmisor satelital.
El océano Atlántico y la Cordillera, el este y el oeste de Sudamérica, empiezan a recuperar a su custodio alado. Se trata del Cóndor Andino, el ave voladora más grande del mundo, que ayer levantó vuelo con una gran noticia: por primera vez en más de 100 años, una pareja de cóndores nacida en cautiverio y liberada hace seis años, puso un huevo en un nido patagónico. Para los investigadores esto significa el retorno del pájaro al mar, un intento por repoblar más rápido a la zona con estos animales.
Peuma -ilusión, en lengua originaria- y Malén -niña o doncella- son el macho y la hembra que luego de un largo cortejo en las alturas, depositaron su primer huevo a 50 kilómetros de Pailemán, el lugar de descanso de los cóndores, en la reserva natural interprovincial de Río Negro y Chubut, Somuncurá. Las dos aves, cuyo nombre científico es Vultur griyphus, nacieron en el Centro de Incubación Artificial de Huevos, instalado en el Zoológico de Buenos Aires y siendo pichones, fueron liberados en 2003, al sur de Río Negro. Pero antes de devolverlas a su hábitat natural, les colocaron un transmisor satelital que funciona con energía solar, un transmisor de radio y bandas aladas de vinilo de diferentes colores para disguir al macho de la hembra. “Durante el monitoreo, nos llamó la atención que una pareja sobrevolaba la misma condorera y suponíamos que había un huevo. El personal de la Reserva lo confirmó ayer”, cuenta emocionado Luis Jácome, director del proyecto de Conservación Cóndor Andino.
No es para menos: calculan que que esa especie desapareció de la costa patagónica hace más de 100 años. Los únicos ejemplares que vuelan hoy son los que se liberaron bajo el proyecto, 26 en total. Hace miles años, los pueblos originarios consideraban al cóndor un ave sagrada por ser el nexo entre el hombre y Dios. Su rol ecológico es irremplazable como carroñero. Sin embargo, el blanco se encargó de eliminarlo durante la conquista, hace 500 años, bajo la falsa creencia de que mataba para comer. Hoy mueren enredeados en los tendidos eléctricos. El cóndor supo ganarse el cielo desde Venezuela hasta Tierra del Fuego, pero en tierras chavistas se extinguieron en 1965. “En Colombia quedan menos de 50 aves silvestres y en Ecuador, unas 25. No hay números exactos, pero en Bolivia y Perú, casi no hay ejemplares. Y pensar que viven alrededor de 70 años”, preocupa Jácome.
La cría de Paume y Malén tardará dos meses en romper el cascarón y durante un año dependerá de sus progenitores para comer y aprender a volar. Que ésta haya sido la primera pareja nacida en cautiverio y que ya tenga un huevo, viene con otra conclusión. “Los cóndores necesitan 12 años para ser fértiles, sin embargo éstos maduraron antes, porque con seis años ya reprodujeron. Sin duda, esto acelera el ciclo y en consecuencia, repoblar la zona será más rápido”, razona con optimismo el experto Jácome.
Fuente: Clarín
----------------------------------------------------------

Retorno del Cóndor al mar

En la octava liberación, dos cóndores más vuelan libres en el cielo de Sierra Pailemán.
Se trata de un Programa Binacional de Conservación Cóndor Andino (Argentina - Chile), llevado adelante a través de la Fundación Bioandina Argentina y el Zoológico de Buenos Aires.
“La danza de los cóndores volvió a conmover el cielo de Sierra Pailemán”, expresó emocionada Vanesa Astore, la jefa de conservación del Zoológico de Buenos Aires, abriendo el encuentro del viernes por la tarde en el que se realizó la liberación de dos nuevos cóndores andinos que forman parte del proyecto “El Retorno del Cóndor al Mar”.
Es que esta vez, a la buena nueva de las liberaciones de ´Ullpu´ y ´Konkachilla´, dos hembras de un año y medio y un año, respectivamente, se sumó otra noticia que llenó de alegría a la comunidad mapuche y de orgullo a los integrantes de esta iniciativa que busca recuperar una especie que hace 170 años reinaba en la zona y actualmente se encuentra en peligro de extinción.
Fue al anochecer, durante la vigilia protagonizada por los mapuches, los científicos y aquellos que llegan cada año como simples espectadores para ser testigos de la conmovedora suelta de las aves recuperadas o criadas en cautiverio por los miembros del ´zoo´.
En esa noche previa a la liberación, todos ellos acompañan a los miembros del pueblo originario que alrededor de una fogata aguardan el alba ´cargando´ de oraciones las alas de los cóndores, para darles la fuerza que necesitan para emprender el vuelo y para asegurarse de que los pedidos y agradecimientos de la comunidad lleguen a oídos de ´Futachao´, el Altísimo, ya que para esta cultura estas aves que vuelan más alto que ninguna tienen la misión de unir al elevarse la tierra con el cielo (Ver recuadro).
Cortejo y asombro

Durante esta vigilia, “Pailimín” y “Wichi”, un macho que fue liberado en la primera suelta de aves realizada en diciembre de 2003 y una hembra que fue puesta en libertad en 2005, iniciaron la ´danza de cortejo´ que culminó con su apareamiento, ante el asombro de los presentes que, ocho años después de iniciado el proyecto, pudieron ver sobre el trasfondo inmóvil de ese cielo que 170 años atrás fue el testigo habitual de esa danza, activarse nuevamente el maravilloso mecanismo de perpetuación de la especie.
“Al danzar, el macho se estira y expone su cuello y su pecho, balanceándose de derecha a izquierda mientras se acerca a la hembra, para luego fruncir las plumas del vientre, abanicar suavemente la cola y elevar las alas por sobre la espalda en señal de cortejo. Si ella responde a la danza, está preparada para la cópula, entonces el macho se monta sobre ella por uno de los costados y acerca su cabeza a la cabeza de la hembra, que responde picoteándolo en señal de afecto”, explicó Astore.
“Lo maravilloso es que el jueves por la noche “Wichi” y “Pailimín” movidos por la fuerza del instinto repitieron esa danza ante todos nosotros, de la que nacerá un nuevo descendiente de estos cóndores recuperados en el marco del proyecto”, apuntó la jefa de conservación del zoológico.
Con este venturoso marco, la liberación de las dos nuevas aves que tuvo lugar a partir de las 13 fue una de las más emotivas realizadas hasta ahora.
Otras comunidades
Esta vez, los representantes de las comunidades aborígenes ´qom´ originaria de Chaco y de la comunidad ´quechua´ que llegó de Buenos Aires fueron los que acompañaron a los mapuches y formaron parte de la ´rogativa´ que precedió a la suelta y que este año, luego de las palabras iniciales de la ´abuela Teresa´ (la ´machi´ mapuche que arribó especialmente desde Viedma) estuvo oficiada por el ´lonco´ Gustavo Sardina, hijo del ´Taita Carmelo´ que por razones de salud no pudo presidir la ceremonia.
“El amor pudo verse anoche (por el jueves) en este cielo, y es un acto de amor liberar a estos cóndores, para que transmitan a los dioses que finalmente tomamos el buen camino, y que estamos contribuyendo a sanar a la ´pachamama´ (madre tierra)”, expresó el lonco durante la ceremonia del viernes.
Luego, ante los presentes que -dispuestos en círculo- rodearon el pequeño altar compuesto por objetos que representaban a la ´Pachamama´ y a la fogata encendida por la ´machi´ Teresa, el ´Lonco´ y sus acompañantes recorrieron la rueda de espectadores tocando instrumentos de viento y percusión.
“Mantengan los ojos cerrados y piensen en aquellas cosas con las quieran ´cargar´ las alas de los cóndores, que fueron dotadas de fuerza por el rezo realizado anoche por nuestros hermanos mapuches, para que ellos eleven sus pedidos y agradecimientos”, expresó Sardina.
Después, llegó el momento de dispersarse y fijar la mirada en las alturas, orientándola hacia la ´plataforma de liberación´, el espacio creado en la cumbre de la ´Sierra´ por los profesionales del proyecto para albergar transitoriamente a las aves durante el período de adaptación al medio previo a su liberación, que finalmente abriría sus puertas para dejar en libertad a ´Ullpu´ y ´Konkachilla´.



Por VANESA MIYAR
vanesamiyar@hotmail.com


Diario Río Negro On line

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia