Alemanes respaldan a Partido Pirata


PL

El Partido Pirata de Alemania (Piratenpartei), proclamado defensor de las nuevas tecnologías, pasó a ocupar la tercera posición en intención de votos, revela un sondeo publicado hoy.
En caso de celebrarse elecciones generales este día, esa formación obtendría 13 por ciento del respaldo popular, incluso, por encima de Los Verdes, con un apoyo de 11 por ciento, revela la consulta efectuada por el instituto Forsa para el canal televisivo RTL.
Con ese porcentaje, los piratas se convierten en la segunda fuerza política de la oposición, por detrás del Partido Socialdemócrata, que logra 24 por ciento.
La creciente popularidad de la joven formación, fundada en 2006 en Alemania, le sitúa en posición cómoda de cara a los comicios que se celebrarán en mayo próximo en los estados de Schleswig-Holstein y Renania del Norte-Westfalia.
En las elecciones legislativas de Berlín, efectuadas en septiembre de 2011, el Piratenpartei consiguió entrar por primera vez en un parlamento federal al obtener 8,9 por ciento de los votos.
Por su parte, la gubernamental alianza entre la Unión Demócrata Cristiana y la Unión Social Cristiana de Baviera, de la canciller federal Angela Merkel, sigue en primer lugar con 36 por ciento.
No obstante, en caso de convocar a las urnas en estos momentos, ambas agrupaciones obtendrían 12 puntos menos que el porcentaje alcanzado en los comicios de 2009.
El tercer miembro minoritario del Ejecutivo, el Partido Liberal Demócrata, logra apenas cinco por ciento del respaldo, dos puntos más que un mes atrás, pero aún en peligro de no entrar al Parlamento.
Tal y como establece la legislación alemana, un partido puede quedar fuera del Congreso sino supera la barrera del cinco por ciento.
Esa agrupación perdió el pasado año la gran mayoría de las elecciones regionales a nivel de los estados federados.
De acuerdo con analistas de Forsa, por primera vez los liberales se encuentran en peligro existencial que podría representar su hundimiento definitivo.

----------------------------------------------

El 'virus' del Partido Pirata se extiende en Alemania
Daniel García Marco (Dpa) | Berlín

Ya no es sólo un grupo de jóvenes con gafas de pasta y 'freaks' de Internet: el Partido Pirata crece en Alemania y las encuestas vaticinan que conseguirá entrar en tres nuevos parlamentos regionales.
En septiembre de 2011, el partido sorprendió al conseguir representación local en Berlín. El domingo, en las elecciones del estado de federado del Sarre, podría plantar una segunda bandera negra.
Las encuestas le otorgan el 5% de votos necesarios para entrar en el Parlamento. Y lo mismo dice para los comicios de Schleswig-Holstein del 6 de mayo y para los de Renania de Norte-Westfalia siete días después.
No tienen programa ni casi estructura, pero sus promesas de transparencia y de hacer partícipes a los ciudadanos están haciendo crecer una base cada vez más diversa. Un ejemplo es el Sarre. A diferencia de la cosmopolita, joven y urbana Berlín, en el pequeño estado rural del suroeste destaca una población envejecida.
Críticas y guiños
"No somos sólo un fenómeno de las grades ciudades, podemos movilizar a muchos votantes en otras zonas rurales del país", destaca Matthias Schrade, miembro de la dirección federal del partido, cuyo éxito está provocando en los partidos tradicionales tantas críticas como guiños de coqueteo.
Por ejemplo, el presidente de la conservadora CSU bávara y primer ministro de ese estado, Horst Seehofer, copia los predicamentos 'piratas' e imagina ya un "ministro de Internet'.
"Desde lo de Berlín nos conoce la gente. Lo importante es entrar en los parlamentos", dice Schrade antes de que el domingo llegue la primera de las tres pruebas: el Sarre.
Con sólo 347 miembros, una líder de 22 años y sin apenas estructura lograron fácilmente las 900 firmas necesarias para concurrir a las elecciones.
La oposición les achaca que no tienen programa. Los 'piratas' no ocultan que más allá de la legalización de las drogas, de que haya un salario base para todos y de la protección de datos en Internet no tienen de momento muchas más propuestas.
Transparencia
Se centran en la forma más que en el fondo. Y es una forma diferente respecto a la de los partidos tradicionales: transparencia y abrir las puertas a todos.
Sólo se necesita una conexión a Internet para seguir las reuniones a través de Liquid Feedback y Mumble, programas que permiten una videoconferencia abierta a todos para discutir temas. Aún con el riesgo consciente de ser espiados por los rivales.
También hay mesas redondas en las que el contacto es cara a cara. Verdadera democracia es lo que venden los piratas en un momento de desafección política.
Pero no quieren ser sólo un partido de protesta, sino que persiguen ganar influencia. Si todo va bien en las tres próximas elecciones se convertirían en el sexto partido de Alemania.
'Llevar un escáner al Parlamento'
Milchael Hilberer se presenta como candidato en el Sarre y tiene claro lo que hará si consigue escaño: "Llevar un escáner al parlamento", dijo al semanario Der Spiegel. ¿Para qué? "Para poner en Internet a disposición de todos los contratos públicos y los protocolos de las reuniones de las comisiones".
En Schleswig-Holstein ya se habla de que podrían entrar en una coalición de Gobierno. "Siempre con la condición de que las negociaciones se retransmitan en directo por Internet, aunque no me imagino que el resto de partidos quiera", dijo a Der Spiegel Torge Schmidt, candidato pirata en el estado del norte de Alemania.
En Renania del Norte-Westfalia, el estado más poblado del país, la base se ha duplicado desde la entrada en septiembre en el parlamento regional de Berlín.
Por Internet y twitter se expande la aún líquida ideología pirata. ¿Un virus que cambiará la política en Alemania?
Fuente:Elmundo.es

............................................................

JOSÉ-PABLO JOFRÉ / BERLÍN

Esta formación, que se presenta como una opción de protesta visceral, supera en popularidad a los liberales y amenaza a los verdes
El Partido Pirata de Alemania nacido hace 5 años como partido de protesta obtendría un 10 por ciento de los votos si las elecciones fuesen este domingo, según una encuesta presentada ayer por la televisión alemana ARD. Si bien la cifra es algo menos eufórica que la ofrecida en otra encuesta publicada el pasado martes por el Instituto Forsa, que le daba nada menos que 12 por ciento, Los Piratas están cambiando el paisaje político alemán desde que entraron en escena en septiembre de 2011 cuando se hicieron con un 8,9 por ciento de los votos para la Asamblea de Berlín, donde sentaron a sus primeros representantes.
La última gran sorpresa pirata fueron los cuatro diputados obtenidos en Sarre en las elecciones del 25 de marzo con el 7,4% de los votos. Y es que un buen resultado pirata se puede entender en una capital como Berlín, cosmopolita, joven y contestataria, pero el Sarre es un estado más bien rural y de población envejecida: aquí dejaron atrás a los verdes (5%) y a los liberales (1,2%), marcando definitivamente una tendencia, en especial en relación a los liberales, a quienes hace ya tiempo que adelantaron en varios territorios. Pero también son una amenaza para los verdes: en la encuesta de la ARD, los Piratas están sólo 4 puntos detrás de este partido, y en la del Instituto Forsa a sólo un punto, ya que los Verdes obtendrían 13% de los votos.
Más allá de la legalización de las drogas, de que haya un salario base para todos y de la protección de datos en internet, los Piratas no tienen un programa político. Pero su irrupción se inscribe en la opinión publica más bien como una vía estratégica de crítica a la sordera de los partidos tradicionales. Lo confirma la encuesta del canal alemán, que deja en claro que el 72 por ciento de los hipotéticos votantes lo harían por decepción del resto de los partidos.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Insumisión, deconstrucción, decrecimiento