martes, 9 de febrero de 2016

Inverstigadores consideran "homicidio" las muertes por ruptura de dique minero en Brasil


Los 17 muertos y dos desaparecidos que dejó la ruptura de dos diques de contención minera en noviembre en el sureste de Brasil, deben ser considerados como "víctimas de homicidio" cuya responsabilidad recae sobre las empresas propietarias de la instalación, anunció el comisario Rodrigo Bustamante, encargado de la investigación. Subrayó que las compañías Vale, de Brasil, y el anglo-australiano BHP Billiton podrán ser consideradas como responsables de daños ambientales y sus directivos o funcionarios podrían ser acusadas de homicidio voluntario o involuntario."Podemos decir que las empresas y sus directivas tienen una responsabilidad en los delitos cometidos y, en cuando sea necesario, determinaremos la responsabilidad criminal de cada uno de ellos", declaró el comisario Rodrigo Bustamante, encargado de la investigación, citado por el diario O Globo.
 
La propietaria de la presa es Samarco, una sociedad a partes iguales de los gigantes mineros Vale, de Brasil, y el anglo-australiano BHP Billiton.
El comisario subrayó que las compañías podrán ser consideradas como responsables de daños ambientales y sus directivos o funcionarios podrían ser acusadas de homicidio voluntario o involuntario.
Hasta ahora, 80 personas han sido escuchadas en el marco de la investigación abierta por el accidente ocurrido el 5 de noviembre.
La policía tiene hasta el 15 de febrero para concluir la pesquisa.
La ruptura de los diques fue considerada como "la mayor catástrofe ambiental en la historia de Brasil" por la ministra del medioambiente Izabella Teixera.
Los diques contenían residuos mineros cerca de la ciudad turística de Mariana, en el estado de Minas Gerais, y su ruptura provocó una avalancha de lodo que sumergió la población de Bento Rodrigues.
La avalancha se extendió a través del rio Dulce hasta llegar al oceáno Atlántico después de recorrer 650 km.
A su paso, mató a miles animales y devastó amplias zonas de bosques tropicales protegidos y dejo sin agua a unas 280.000 personas.
El gobierno brasileño ha reclamado ante la justicia el pago de 5.200 millones de dólares a las compañías mineras responsables.

Fuente: AFP
-----------
Los daños del derrame minero solo a los 35 municipios de Mina Gerais trepa 308 millones de dólares
 
El estado brasileño de Minas Gerais comunicó hoy a la compañía minera Samarco que la ruptura de sus diques el pasado mes de noviembre, que provocó una riada de lodo tóxico, causó daños por valor de 1.200 millones de reales (unos 275 millones de euros o 308 millones de dólares), informaron hoy medios locales. Esa cantidad es, exclusivamente, la valoración de los daños sufridos por los 35 municipios del estado de Minas Gerais afectados por el vertido de lodos tóxicos de la empresa Samarco, formada por la brasileña Vale y la australiana BHP.
 
Esta valoración, que no tiene en cuenta los daños ambientales ni las futuras indemnizaciones a las familias afectadas por el desastre, contempla exclusivamente los daños sufridos por 35 municipios del estado de Minas Gerais, en el sureste del país, afectados por el desastre de acuerdo con la información publicada por el diario Estadão.
De acuerdo con el estudio realizado por el Gobierno regional, además de las 17 víctimas y de las dos personas que siguen desaparecidas desde el pasado 5 de noviembre, el vertido afectó a 320.000 ciudadanos en la región.
Por el momento, Samarco, empresa controlada por la brasileña Vale y la australiana BHP, ha tenido que hacer frente a multas millonarias y los tribunales han ordenado el bloqueo de sumas millonarias para garantizar el pago de las debidas indemnizaciones a los afectados.
Contaminó 650 km del río Doce
La ola tóxica de 62 millones de metros cúbicos contaminó 650 kilómetros de la cuenca del Doce, uno de los ríos más importantes de la región, y ha tenido impacto en la costa atlántica, por lo que el Gobierno brasileño llegó a afirmar que este accidente provocó el peor desastre ambiental de la historia del país.
Según cálculos preliminares del Gobierno brasileño, la recuperación del ecosistema de la cuenca del río Doce puede alargarse por más de una década y podría exigir inversiones de 20.000 millones de reales (unos 5.140 millones de dólares).

Fuente: EFE