¿Cuál es el impacto sobre el Medio Ambiente de las armas de guerra?

“Sea cual sea el arma que se emplee, sus efectos sobre las personas son terribles: causan muerte, dolor y destrucción. Pero también existe un impacto muy importante sobre el Medio Ambiente, muchas veces imposible de revertir a corto y mediano plazo.

Armas biológicas
Las armas biológicas representan una amenaza aún mayor que las armas químicas, ya que puede ser imposible revertir sus efectos sobre el Medio Ambiente. Por otra parte, son las más difíciles de detectar y su propagación se ve reforzada por el aumento de la resistencia humana y animal a los antibióticos. El uso de armas biológicas no sólo representa una amenaza para los seres humanos, sino que también constituye una grave amenaza para los ecosistemas agrícolas, las faunas silvestres y sus hábitats: las enfermedades introducidas que afectan a animales o seres humanos domesticados podrían ser particularmente perjudiciales para especies nativas que son naturalmente raras, y especies cuyo número se ha agotado debido a la degradación del hábitat.
Uranio empobrecido 
El uranio empobrecido puede ser fácilmente absorbido por los seres vivos, ya que se convierte en polvo radiactivo tras el impacto. Como resultado, cientos de miles personas, animales y plantas se ven expuestos a esta sustancia altamente tóxica y radiactiva que tiene una vida media de 4,5 millones de años, por lo que sus efectos sobre la salud y el Medio Ambiente son un problema a largo plazo.

Minas terrestres
Se ha estimado que hay entre 60 y 110 millones de minas terrestres en todo el mundo. Más de 26.000 personas resultan heridas o muertas anualmente por minas terrestres y por la misma causa perece un número mucho mayor de animales domésticos y salvajes. Las consecuencias de las minas terrestres se sienten años después de que cesen las hostilidades. Además de las bajas humanas, las minas terrestres contribuyen de forma significativa a las crisis ambientales globales como la deforestación, la erosión del suelo, la contaminación del agua y la disminución de la biodiversidad. Cuando las minas terrestres se descomponen y se corroen, sustancias tóxicas como el Trinitrotoluene (TNT) y Cyclotrimethylenetrinitramine son lixiviadas en el suelo y el agua circundantes. Estos materiales son carcinógenos y tóxicos, de larga duración y penetran fácilmente en la cadena alimentaria.
Armas nucleares
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha calculado los efectos humanos y medioambientales de una guerra nuclear global. Se calcula que más de la mitad de la población se vería inmediatamente afectada. A ello se le suma que la radiación destruiría los cultivos, acabaría con la vida silvestre, contaminaría los mares y las fuentes de suministro de agua potable y acabaría con el equilibrio del Medio Ambiente y los ecosistemas. La fabricación y prueba de armas nucleares también daña los ecosistemas. Grandes áreas de tierra han sido contaminadas en los estados norteamericanos de Nevada y Nuevo México, en Polinesia Francesa, Australia del Sur y partes de Rusia y China. La disposición de los residuos es otro problema que ha provocado ya varias catástrofes en el Medio Ambiente.

Fuente: Medio Ambiente

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”