Las aspiraciones ambientales de Rusia y los derrames de petróleo del Ártico

“El presidente Vladimir Putin voló a Franz Josef Land para inspeccionar personalmente los esfuerzos de limpieza del Medio Ambiente que su gobierno está haciendo en el archipiélago ártico, antes de asistir a la reciente conferencia rusa del Ártico en Arkhangelsk, donde tuvo que enfrentar las acusaciones de Greenpeace.

Protección rusa del Medio Ambiente
Los rusos están intentando transportar 10.000 toneladas de petróleo abandonados y otros desechos de la era soviética de la zona, como parte de un programa de limpieza del Medio Ambiente que comenzó hace varios años. Esta tarea fue citada con frecuencia por los funcionarios rusos que hablaron en los paneles ambientales de la conferencia, aludiendo a sus ambiciosos planes de desarrollo económico de Rusia para el Ártico que estarían acompañados de rigurosas salvaguardias del Medio Ambiente, dado que Rusia ha declarado al 2017 como el "Año de la Ecología".
Greenpeace se hace oír
Pero también se oyeron otras voces como la de Vladimir Chuprov, jefe del programa energético de Greenpeace Rusia, quien habló en una mesa redonda sobre las enormes cantidades de petróleo crudo que se escapa de los envejecidos y mal mantenidos oleoductos rusos, cada año. Señaló que, según el propio cálculo del gobierno ruso, se derraman anualmente cerca de 1,5 millones de toneladas de petróleo. Eso es aproximadamente 10 millones de barriles, casi el doble de la cantidad de petróleo vertido durante el desastre de BP Deepwater Horizon 2010, en el Golfo de México.
La mayoría de estos derrames ocurren en el interior. Pero cada año entre 300.000 y 500.000 toneladas del petróleo que se vierte acaba en los ríos y finalmente se deposita en el océano, por lo que Greenpeace considera que es una de las peores fuentes de contaminación del Ártico. “Eso podría evitarse, si las petroleras gastaran más dinero para hacer un mantenimiento adecuado de las instalaciones y reemplazar los oleoductos más antiguos y deteriorados”, dijo Chuprov. “Las empresas tendrían que gastar solo el 10% de sus ganancias para remediar esto y no lo hacen”. 
No hay sanciones punitivas
Eso sucede en parte porque las leyes rusas que tratan con derrames de petróleo y otras contaminaciones del Medio Ambiente están "llenas de brechas", dijo Chuprov. Su informe indica que se espera que las empresas limpien las áreas contaminadas, pero tales trabajos son a menudo desordenados e incompletos. Y como las empresas rusas no se enfrentan a multas punitivas del tipo que se le otorgó a BP después de la explosión de Deepwater Horizon, no existen presiones reales con las que disuadir a las petroleras para que eviten que se produzcan los derrames.
En cuanto a los esfuerzos publicitados para limpiar Franz Josef Land, Chuprov señaló que el archipiélago era una de las áreas marinas protegidas de Rusia y destinada en gran medida a la preservación de los osos polares y otros mamíferos marinos, pero ésta ha perdido ese estatus y ahora está incluida en un contrato de arrendamiento petrolero.

Fuente: Reciclaje de Residuos

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”