Europa: Pequeño pueblo de Macedonia votó un gran no a la minería 

El portal local de noticias Gevgelija.net informó los resultados iniciales emitidos por el comité electoral municipal, anunciando que el 98% de los participantes en el referendum depositaron su boleta en favor de poner freno a la minería. La votación fue el 23 abril pasado y de un total de 19.458 ciudadanos de Gevgelija inscriptos en el Registro Electoral, 13.097 votaron contra la minería y 154 votaron a favor de la actividad. Participó en la consulta un total de 68% de votantes habilitados, superando ampliamente el 50% requerido para dar validez efectiva al resultado.

El referendum ha sido significativo por numerosas razones. En los 25 años transcurridos desde que Macedonia logró su independencia, ésta fue la primer consulta exitosa, tanto en el sentido de alcanzar el mínimo establecido de un 50% de asistencia a las urnas, como en cuanto al hecho de que la mayoría de los votantes se expresó en respaldo a la demanda.
También representó una importante reafirmación de la voluntad de la población, especialmente en momentos en que el partido de gobierno saliente está implicado en un caso de fraude electoral.
La ONG Civil, dedicada al monitoreo de elecciones, declaró que el referendum transcurrió exitosamente en una atmósfera de paz sin problemas significativos, registrándose sólo irregularidades menores. Éstas incluyeron la escasez de información disponible para los ciudadanos por parte de las autoridades, así como casos de votación en grupo y ausencia de nombres de votantes habilitados en el padrón electoral. No obstante, dichas irregularidades no afectaron los resultados generales.
“El único oro que necesitamos son nuestros niños”
La construcción aún no se inicia en las minas de oro del cercano Monte Kožuf, pero las compañías involucradas han recibido las licencias necesarias por parte de las autoridades, autorizándolas a perforar. Las perspectivas de minería en el área sacudieron a este aparentemente somnoliento pueblo de frontera, que obtiene la mayor parte de sus ingresos a través del comercio y otros servicios de atención a turistas de la vecina Grecia. Los residentes se alarmaron ante la posibilidad de que las minas provocaran daños irreparables en el ambiente, incluyendo el envenenamiento de las napas con cianuro, sustancia que se utilizaría para tratar el mineral de oro.
Una iniciativa llamada “Salvación para Gevgelija” hizo uso de los medios de comunicación para movilizar a los ciudadanos a votar en contra de las “minas de oro de la muerte”. Otro de sus slogans fue “El único oro que necesitamos son nuestros niños”.
En respuesta a la preocupación de activistas ambientales de Gevgelija, un programa líder de la televisión independiente llamado “360 Grados” investigó a las compañías mineras canadienses y estadounidenses que recibieron las licencias para explotar el Monte Kožuf. Descubrieron que una de ellas, Reservoir Minerals, es actualmente una compañía off-shore de las Islas Vírgenes, y citó declaraciones del gerente de la compañía según las cuales la empresa es subsidiaria de una firma canadiense. Los periodistas no pudieron determinar quién o quiénes son los reales propietarios de la compañía, la cual tiene también autorización para explorar depósitos minerales sobre el 20 % del territorio macedonio.
Se presume que es muy fácil “actualizar” como licencias mineras los permisos emitidos originalmente como autorizaciones para realizar investigaciones geológicas, requiriéndose para dicho trámite la simple aprobación de un funcionario del Ministerio de Transportes y Comunicaciones. 360 Grados descubrió también que otra compañía que recibió licencias similares en otras partes de Macedonia, aparentemente sin conexión con la mencionada anteriormente, tiene domicilio legal en el mismo edificio de Vancouver.
Todo esto generó preocupación adicional en los oponentes a las minas del Monte Kožuf, tomando en cuenta que en el pasado, inversiones extranjeras directas en Macedonia provenían de compañías off-shore presuntamente vinculadas a funcionarios del partido de gobierno o a algunos de sus partidarios.
El abogado Aleksandar Tortevski brindó información adicional vía Twitter. Señaló que un filón de oro corre a través de la región griega de Halkidiki, pero debido a la resistencia de la población local, el gobierno griego retiró las concesiones de explotación otorgadas a otra compañía canadiense. También argumentó que las compañías mineras canadienses se registran en Canadá por una razón:
Las compañías son registradas en Canadá porque su Poder Judicial no brinda  compensación alguna por contaminación o consecuencias para la salud generadas por ejemplo por el uso de cianuro. Otro aspecto de la controversia estuvo referido al abandono del proyecto de un Centro de Esquí en el Monte Kožuf. Se preveía que el mismo constituiría una gran atracción turistica para la zona. Según el informe de 360 Grados, el gobierno desatendió la reparación del camino al área turística, lo cual condujo al fracaso del proyecto. De acuerdo a los actuales planes aprobados por el gobierno, el área cercana será utilizada para minería a cielo abierto.
Los pobladores de Gevgelija tienen historia en relación a tratar con riesgos para la salud. Durante años, un grupo denominado Arsena ha luchado para lograr que las autoridades resuelvan el problema de los altos niveles de arsénico venenoso en la provisión de aguas agua corriente. Los análisis de agua de grifo realizados por instituciones públicas de salud de Macedonia y del extranjero habían dado por probado su caso.
Al tiempo que las autoridades negaban que el agua fuera tóxica, se anunciaba la apertura de nuevas plantas de tratamiento de aguas, así como la perforación de nuevos pozos durante el mismo período, incluso agregando ceremonias de inauguración con corte de cintas en 2014. La construcción real de un nuevo sistema de provisión de agua comenzó recién en Febrero de 2017, gracias a un nuevo proyecto con fondos de la Unión Europea.
Sin sabotaje, a diferencia de referendums anteriores.
El éxito del referendum generó alivio en los numerosos observadores, que temían que el partido de gobierno saliente, VMRO-DPMNE, saboteara la consulta a la población, tal como ocurrió con un referendum anterior convocado con el propósito de preservar el icónico centro abierto de compras (GTC) de Skopje, la capital macedonia, durante 2015. Aquel referendum se vio frustrado, dado que el número de votantes participantes fue inferior al mínimo legal.
La oposición acusó en aquel momento al gobierno por dar a sus seguidores la orden de no participar. Un funcionario del partido gobernante negó formalmente esas denuncias. Sin embargo los partidos políticos de Macedonia tienen acceso a los registros de sufragios y pueden ver quiénes participaron la votación, por lo cual les resulta fácil verificar si alguien obedeció la orden del boicot. Bajo esas circunstancias, los macedonios que temen represalias por desobediencia simplemente no se asoman a votar.
Otro factor que hizo fracasar aquel referendum fue que la cantidad mínima de votantes para lograr la validez del referendum fue alterada debido al agregado de  “votantes fantasma” al padrón – cuantos más votantes en el registro, mayor cantidad de participantes eran necesarios para lograr más del 50 % de asistencia. Filtraciones de conversaciones telefónicas entre ministros de gobierno indicaron que la municipalidad del centro de Skopje fue un blanco particularmente afectado por el agregado de votantes falsos en el padrón.
En tanto, como parte de las reformas vinculadas a las elecciones generales del país, partes del padrón (o registro electoral) han sido chequeadas y depuradas. En consecuencia, la gigantesca participación en Gevgelija ha sido presentada como una expresión legítima de la voluntad de la población local.
No obstante, el resultado del referendum de Gevgelija no es legalmente vinculante. Ahora queda a criterio del gobierno, y en particular del Ministerio de Transporte y Comunicaciones, revocar la licencia minera.

Fuente: Global Voices

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”