EEUU: Indígenas contra el muro

El pueblo transfronterizo de los tohono o’odham critica la colocación en su reserva de decenas de torres de vigilancia de una empresa israelí

Andy Robinson

Cuando la patrulla fronteriza llegó a la reserva de los tohono o’odham (pueblo del desierto), en el sur de Arizona en el 2013, y anunció un plan para construir 22 torres de vigilancia con tecnología de punta, Josh García dio por hecho que su pueblo daría luz verde al plan. “Somos muy pasivos, tímidos y decían que las torres nos protegerían”, dice.
Pero, de cualquier manera, García, profesor de adolescentes que nació en la reserva hace 36 años, preparó una serie de presentaciones para explicar su oposición al plan a los cerca de 30.000 habitantes de la reserva. “Aparte del impacto medioambiental dije que sería una violación de nuestra soberanía; y comparé la situación con la de los palestinos. Para mi sorpresa mucha gente me apoyó”, explica.
Los tohono o’odham se identifican con los palestinos, que sufren el muro que construyó la misma empresa
Si resulta sorprendente que parte del pueblo tohono o’odham, que vive desde hace milenios en el desierto de Arizona y Sonora (México), se sienta identificado con los palestinos, hay que decir que hay una explicación: la empresa que se hizo con el contrato multimillonario para construir las torres es Elbit Systems, la multinacional israelí de defensa, que también participó en la construcción del muro en Palestina.
Elbit –cuyo lema corporativo es “cualquier amenaza en cualquier momento”– era uno de los expositores en la Border Security Expo, la muestra empresarial de tecnologías de seguridad fronteriza celebrada en abril en San Antonio. Allí, el visitante a la feria podía hacerse una foto de infrarrojos con la tecnología Night­hawk que Elbit utiliza en las torres ya instaladas en la frontera cerca de Nogales. Elbit, junto a otra empresa israelí, Magal Security Systems –que también construyó el muro que cerca la hacinada franja de Gaza–, pretenden rentabilizar el presupuesto que el presidente Donald Trump pide para la construcción de un nuevo muro. Si se acaba construyendo, incluiría los 120 kilómetros de la reserva de los Tohono o’odham, colindantes con México.
Verlon Jose, vicepresidente de la Nación Tohono O'odham, camina a lo largo de muro en la frontera entre los Estados Unidos y México en la reserva de Tohono O'odham (Rick Wilking / Reuters)

Los participantes en la Border Security –principalmente multinacionales de defensa, como Northop Grumann, General Atomics o Elbit Systems–, coincidieron en que la promesa electoral de Trump de construir una barrera de hormigón, comparable con la gran muralla de China, no tiene mucho sentido. Lo que se debe hacer, según dicen, es ampliar el actual “muro virtual”, una red de vallas, unidades móviles, torres robóticas y muros pequeños, todos ellos equipados con sensores subterráneos, cámaras de alta potencia, y drones.
Gracias a su experiencia en Palestina, Elbit y Magal son líderes mundiales en esa área tecnológica. Elbit sustituyó a Boeing, que incumplió las condiciones de un contrato por 1.000 millones de dólares para el control de la frontera cerca de Nogales. “Trump esta creando nuevas vibraciones en el sector”, dijo Bezahel Machlis, el consejero delegado de Elbit el mes pasado en Tel Aviv.
Las torres que se quiere construir en el territorio de los tohono o’odham son estructuras de acero de 30 metros de altura. Equipadas con cámaras de infrarrojos, fuertes focos, sensores y aparatos de radar. Estarán conectadas por una red de carreteras. Al detectar en las pantallas de un centro de operaciones cualquier actividad delictiva, bien sea inmigrantes bien sea traficantes de drogas, los agentes de la guardia fronteriza podrán acceder rápidamente al lugar y detenerlos.
La policía dice que les protegerán de los narcotraficantes, pero no se fían de quienes les quitaron su idioma
Por este motivo, la policía sostiene que ayudarán a proteger a las comunidades aisladas de los tohono o’odham, que habitan localidades de apenas cien o doscientas personas, cada una a diez o veinte kilómetros de distancia. Les protegerán de los narcotraficantes, que controlan parte del territorio en el lado mexicano, y de los grupos de inmigrantes y coyotes que cruzan la reserva. Algunos pueblos de la reserva apoyan el proyecto. Otros no. En cualquier caso, la construcción de las torres se ha retrasado dos años.
Salvando las distancias, hay similitudes entre los tohono o’odham y los palestinos. “Nosotros ocupábamos un territorio enorme antes de que llegasen los europeos, y lo único que queda ya es la reserva; ahora incluso esta zona está siendo invadida por la patrulla y poco a poco perdemos mas trozos”, explica García.
Aunque pocos miembros de la tribu viven ya en México, un muro cortaría nítidamente la tierra histórica de un pueblo transfronterizo. Hasta hace sólo 80 años, los tohono o’odham aún mantenían la vida que llevaban hace un milenio, compaginando el cultivo de maíz, frijoles y calabaza con la caza y la recogida de frutas.
“Hemos sido un pueblo bastante nómada –cuenta García–, incluso en tiempo de mis abuelos. Tenían diferentes campamentos y aldeas. Uno para el verano, donde trabajaban la tierra durante los meses del monzón, y otro para el invierno, donde guardaban el ganado. Y también mantenían campamentos para cazar, principalmente conejos, y recoger diferentes clases de alimentos. Por supuesto, no había una frontera en un sentido permanente o físico. Si ellos necesitaban ropa o café o lámparas de queroseno, iban a México a comprarlos; mi abuelo, por ejemplo, hablaba perfectamente el español además del o’odham y también el inglés”.
Pero a mediados del siglo pasado, todo empezó a cambiar. Muchos tohono o’odham dejaron el campo y fueron a trabajar a Phoenix. Luego, se pusieron en marcha políticas de asimilación forzosa para los indígenas. “Mandaron a los niños al internado, algunos a Pensilvania, otros, como mi madre, a Tucson, donde había una escuela presbiteriana –añade García–. Había bastantes abusos; intentaron modernizarnos, que hablásemos inglés en vez de nuestro idioma”.
Ni tan siquiera ahora, cuando las tiendas y los restaurantes en Tucson comercializan artesanía y cocina indígena mexicana, se dan clases de o’odham en la reserva. La pérdida se ha agravado por el cambio climático. “Cultivábamos con agua de lluvia. Y últimamente la tierra se ha vuelto mucho más seca y el clima, mucho más cálido”, dice García.
Las primeras vallas se erigieron en el lado mexicano
Finalmente, llegó la seguridad fronteriza. “La patrulla empezó a actuar en plan fuerte en la década de los años ochenta, cuando llegaba gente de Centroamérica, huyendo de las guerras. Fue dramático para nosotros porque, de repente, se establecieron controles en la reserva. Recuerdo que nos obligaban a bajarnos para registrar el coche. Son casi mis primeros recuerdos”. Curiosamente las primeras vallas se erigieron en el lado mexicano. “Los propietarios mexicanos pusieron una valla para que los miembros de la tribu no pudieran cruzar; también hay mucho racismo en el lado mexicano”, dice.
Hasta la fecha, la valla de acero que se ha construido en los alrededores de Nogales no entra en el territorio de los tohono o’odham. Pero las torres de vigilancia de Elbit Systems pueden constituir el primer paso a la construcción del muro tecnológico y militarizado en el territorio. “Incluí estas fotos en las presentaciones que hice en las comunidades y la gente se dio cuenta de lo que se trata”, dice García, enseñando en su portátil una imagen de una torre de vigilancia de Elbit en Cisjordania, patrullada por soldados israelíes que apuntan hacia la cámara con sus ametralladoras.

Fuente: http://www.lavanguardia.com/internacional/20170501/422187832218/indigenas-tohono-oodham-contra-muro-mexico-estados-unidos.html - Imagenes:
Indígenas tohono o’odham protestan con danzas contra Trump en Sonora (México) el 25 de marzo (PEDRO PARDO / AFP) - Rick Wilking / Reuters

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”