Patagonia Argentina: Villa La Angostura pasó de las cenizas al cemento y hay polémica entre vecinos

En 2011 el lugar colapsó por la catástrofe natural. Hoy, los paisajes están en riesgo por la construcción descontrolada.  

Gretel Gaffoglio

Los vecinos de Villa la Angostura están enojados. Dicen que su entorno está amenazado por la tala indiscriminada de bosques. Rechazan inversiones inmobiliarias porque, denuncian, no respetan los paisajes. Y le exigen al Consejo Deliberante que impida el avance del cemento sobre áreas vírgenes del "jardín de la Patagonia", como llaman a esta villa neuquina.
El conflicto se remonta a 2011, cuando después de la erupción del volcán Puyehue, se impulsó una legislación de urgencia (la ordenanza 2659) para atraer inversiones a la etapa de reconstrucción. VLA había quedado sepultada por montañas de ceniza volcánica y había que trabajar duro para que recuperar la belleza perdida. Debido a esa contingencia, se reemplazó una vieja normativa que, consensuada por los vecinos, garantizaba el crecimiento planificado y ordenado del lugar.
Hoy la polémica gira en torno a que no hay una regulación eficiente. La ordenanza de urgencia 2659 permite –según afirman–el avance indiscriminado de proyectos inmobiliarios sobre corredores verdes nativos o en pendientes erosionadas a orillas del Nahuel Huapi.
Villa La Angostura, en plena erupción del Puyehue
“Me opongo a que el cemento invada a la naturaleza. Tenemos un bosque que es prioritario salvaguardar”, dice Fabián Fasce, residente de la villa. “La norma actual propone un desarrollo de alta densidad de gente en pocos metros. Alienta la construcción de grupos de departamentos y la tala indiscriminada”, explica Emilio Alvear y agrega. “El inversor solo piensa en la rentabilidad, y poco le importa un modelo que es agresivo con el paisaje y el medio ambiente”.
Sebastián Leguizamón Charif señala que, concluidas las obras, la mano de obra empleada, generalmente proveniente de otras provincias, se verá obligada a establecerse en asentamientos precarios y eso abrirá otro problema ya que en VLA no hay oferta laboral sobrante. “Así crecieron las villas en Bariloche y aumentó la pobreza y la inseguridad”, argumenta Alvear. E insiste en que ese modelo de desarrollo fracasó en infinidad de centros turísticos. “No queremos ser Bariloche”, grafica.
El Hotel Correntoso, uno de los lugares más bellos de Villa La Angostura

Lo cierto es que VLA viene experimentando un crecimiento de forma sostenida durante los últimos años. En 1997 los habitantes no llegaban a 5.000 y hoy superan los 15.000. El lugar se recuperó por completo de la erupción de 2011. Y solo este año se sumaron 400 nuevos vecinos. Además, la villa resurgió como destino de poderosos desde que el mismos presidente Macri la eligió para sus descansos de verano e invierno.
Clarín conversó el intendente Guillermo Caruso: “La discusión sobre el avance del poder económico en desmedro de la calidad de vida y el medio ambiente—dijo– crece en todos lados. Es auspicioso que los vecinos debatan”. Caruso intentó calmar las aguas al impulsar la creación de un nuevo Consejo Consultivo integrado por el Colegio de Arquitectos del lugar, agrimensores y técnicos, para establecer nuevas normas.
La concejal de PRO, Julieta Fernández, admite que: “No tenemos un racconto certero de las superficies de tala ni el conteo de especies removidas; pero avanzamos hacia un relevamiento integral de la ordenanza”.
Mientras tanto, se tala donde no se debe y preocupan los proyectos inmobiliarios ya aprobados por edificar. “Una ordenanza de crisis no puede seguir vigente hoy”, arremete Leguizamón Charif. “Tampoco sirve enmendarla. Hay construcciones culminadas en Bahía Manzano y en río Bonito, que derivaron en amparos judiciales y talas irreversibles”.
“Falta un plan estratégico de expansión y planificación”, apunta Leo Morsella, presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes. “Debemos consensuar un modelo sustentable para los próximos 20 años. Aún no lo tenemos”, agrega.
El nuevo Consejo Consultivo de Planeamiento Urbano Ambiental, junto con el Consejo Federal de VLA, tienen la última palabra: serán los encargados de dirimir el futuro de este edén en Patagonia.

Fuente: elclarin.com

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Ecofeminismo: “El patriarcado destruirá el planeta si no lo frenamos”