Protesta contra minera rusa deja un muerto y heridos en Guatemala

Los manifestantes protestaban por la supuesta contaminación del Lago de Izabal y el Río Dulce, que afecta a pescadores artesanales, por las operaciones de la Compañía Procesadora de Níquel de Izabal (PRONICO), subsidiaria de la rusa Solway Investment Group. Al menos un civil muere y cuatro policías resultan heridos de bala en una protesta contra una minera de níquel de capital ruso en el Caribe de Guatemala. Los inconformes también han quemado este sábado la sede de la Policía del pueblo de El Estor, Izabal, 155 km al noreste de la capital, así como la casa del alcalde del lugar, Rony Méndez.
 
Estas informaciones fueron dadas a conocer por el vocero de la Policía Nacional Civil, Jorge Aguilar, según quien, los incidentes se registraron luego que decenas de policías desbloquearan un tramo carretero con gases lacrimógenos, tras agotar el diálogo.
Debido a los disturbios, las autoridades desplazaron a 500 policías a la zona para restablecer el orden público y el Estado de derecho, así como para identificar a los responsables de estos hechos, ha afirmado.
Los manifestantes protestaban por la supuesta contaminación del Lago de Izabal y el Río Dulce, que afecta a pescadores artesanales, por las operaciones de la Compañía Procesadora de Níquel de Izabal (PRONICO), subsidiaria de la rusa Solway Investment Group.
La firma rusa creó PRONICO en diciembre de 2013, luego de que en septiembre de 2011 adquirió los derechos de los proyectos mineros Fénix y Montúfar a la Compañía Guatemalteca de Níquel (CGN).
La actividad minera en Guatemala se realiza bajo la protesta de ambientalistas, campesinos e indígenas, que se oponen a la explotación de minerales y a la construcción de megaproyectos por considerarlos una amenaza para los recursos naturales.

Fuente: HispanTV-Publicado en: noalamina.org

Entradas populares de este blog

Indígenas estadounidenses protestan en Washington contra gobierno de Trump

Patagonia Chilena: Mañana se estrena documental sobre polémica hidroeléctrica en Cochamó.

Vienen por nuestro litio con la excusa del auto eléctrico y la defensa del ambiente