EE UU investiga la aparición una mancha en el Misisipí





Greenpeace denuncia que es petróleo procedente del vertido de BP.- Otra hipótesis es que sea una floración de algas

EL PAÍS | REUTERS


La Guardia Costera de Estados Unidos investiga una gran mancha marrón que flota en la desembocadura del río Misisipí para tratar de determinar si es petróleo y si su origen está en la plataforma de BP que se hundió hace seis meses causando el mayor desastre ecológico de la historia del país. Greenpeace no tiene dudas de que procede del vertido de BP, aunque otra hipótesis es que se trate de una floración de algas. "Nuestra gran preocupación es que vaya más allá y llegue a zonas sensibles, ha asegurado un oficial estadounidense", han asegurado fuentes oficiales.
Un buque de la Guardia Costera se dirigió al sábado al lugar en el que flota la sustancia, a unos 5,3 kilómetros mar adentro al noroeste de Venice, en el Estado de Luisiana, ha informado el portavoz del organismo, Jeff Hall. Mide 3,7 kilómetros de largo por entre 180 y 270 metros de ancho. "Nuestra principal preocupación es llegar a la costa y entrar en las zonas delicadas", ha dicho Hall, que ha agregado que una primera inspección visual sugiere que la mancha es, en realidad, un conjunto de algas. "Si resulta que es una mancha de petróleo, la limpiaremos", ha concluido. Los resultados de las pruebas se conocerán el martes.
El 20 de abril la plataforma de la petrolera británica BP explotó y se hundió frente a las costas de Luisiana derramando millones de litros de petróleo en el golfo de México. El vertido afectó la vida silvestre y marina y dañó los humedales que componen una gran parte de la costa de Luisiana, perjudicando también a las costas de Misisipi, Alabama y Florida. El Gobierno de EE UU sostiene gran parte del petróleo se ha disipado pero algunos científicos y los pescadores discuten esta hipótesis.
Los científicos responden al Gobierno que la naturaleza no puede haber actuado tan rápido como para evaporar 576 millones de litros de crudo en 100 días. El martes se publicó un estudio, elaborado por investigadores de la Universidad de Georgia, que asegura precisamente que tres cuartas partes del petróleo están intactas bajo la superficie marina. "La idea de que un 75% del crudo ha desaparecido y que no deberíamos preocuparnos por sus efectos sobre el medio ambiente es totalmente incorrecta", explicó el profesor Charles Hopkinson. "Uno de los grandes errores del Gobierno es entender que el crudo disuelto ha desaparecido y ya no supone una amenaza". Ese grupo cree que en el Golfo puede quedar hasta un 79% del petróleo, algo que puede afectar seriamente a la pesca, que comenzó su temporada de gamba blanca este pasado lunes. Muchos de los faeneros del Misisipi, sin embargo, han preferido dejar pasar la ocasión para seguir cobrando de BP por recoger crudo cerca del lugar del accidente. "Como buena parte del petróleo está en forma de microgotas en aguas muy profundas y muy frías, es imposible inferir que el ritmo de descomposición sea el mismo que en otros estudios elaborados sobre crudo en superficie", reza el informe de Hopkinson. Serían malas noticias para la Casa Blanca, que ha intentado reformar integralmente el sistema de concesión de licencias petrolíferas para evitar que vuelva a repetirse una catástrofe como la del golfo, ya que BP no contaba con un plan concreto de emergencia en caso de vertidos en la Deepwater Horizon. Por un lado, Obama eliminó la agencia federal que concedía las licencias, considerada por muchos como un nido de corrupción política y connivencia con los empresarios del petróleo. Por otro, el lunes, la Casa Blanca anunció que, cuando levante la moratoria temporal que ha impuesto sobre nuevas perforaciones, exigirá a todas las solicitudes estudios rigurosos de impacto medioambiental.

Contaminación de costas: Cerca de 944 kilómetros del litoral estadounidense se han visto afectados por el petróleo. Luisiana, con 540 kilómetros, es el estado más perjudicado. Le siguen Misisipi (180 kilómetros), Florida (114 kilómetros) y Alabama (110 kilómetros).
Prohibición de pesca: La zona donde los pescadores no pueden trabajar abarca una superficie de 217 kilómetros cuadrados, casi un tercio del total de las aguas territoriales de EE UU en el golfo de México.
Gasto para BP: British Petroleum asegura que lleva gastados 3.500 millones de dólares (unos 2.700 millones de euros) en indemnizaciones, ayudas a los estados afectados y labores de limpieza y de control del vertido.
Barcos y aviones movilizados: Más de 6.470 barcos han participado en la recogida de petróleo y en los trabajos para intentar sellar la fuga. Para coordinar a esos barcos, y controlar desde el aire la evolución de la mancha, se han empleado un centenar de aviones.
Incendios controlados y disolvente: Hasta 408 fuegos se han iniciado para quemar el petróleo en la superficie del mar y reducir el impacto del vertido en el medio marino. Casi 7 millones de litros de disolvente se han empleado con el mismo fin.
Voluntarios de la Guardia Nacional: 17.500 miembros de la Guardia Nacional, salidos de los estados afectados, se han unido a las labores de control del vertido.
Total de empleados: En conjunto, más de 43.000 personas luchan actualmente contra las consecuencias de la marea negra. Hay 17 bases de coordinación de los trabajos.
Barreras flotantes: Para contener el vertido se han empleado hasta 1.000 kilómetros de barreras flotantes y 2.000 kilómetros de barreras flotantes absorbentes.
Países y organismo implicados: 16 países han prestado ayuda a EE UU (España, Bélgica, Canadá, Francia, Alemania, Irlanda, Japón, Kenia, México, Holanda, Noruega, Qatar, Rusia, Túnez, Reino Unido y Emiratos Árabes Unidos). La Administración Obama también ha contado con el apoyo de la ONU, la Organización Marítima Internacional, la Agencia Europea de Seguridad Marítima y el Centro de Vigilancia y de Información de la Unión Europea.
Petróleo recogido: Todo el esfuerzo realizado ha servido para recoger, hasta el momento, 128 millones de litros de petróleo mezclado con agua.

Entradas populares de este blog

Francia: ‘Mi orina contiene glifosato, ¿y la tuya?’ Denuncia contra el polémico herbicida

Fiebre de Oro amenazan el Parque Patagonia en Chile:Minera Australiana Equus Mining pone en riesgo patrimonio geológico y arqueológico en Aysen

Animales desesperados ante la peor sequía de Australia